Review Resident Evil 7: Biohazard – vuelve el horror

Resident Evil 7 está de vuelta con su séptima entrega en la línea principal, un experimento que pone a la serie de cabeza y cambia todo lo que conocías. Encontrá todo lo que tenés que saber antes de jugar este título, ¡en esta nota!

Resident Evil regresó con un nuevo título, el primero para la nueva generación de consolas, y con el primer título en varios años que se puede llamar ambicioso. La franquicia, que parecía oxidada con los mismos personajes y mecánicas, intenta de nuevo hacer lo que hizo Resident Evil 4: reinventar todo para que se sienta fresco. Y, para sorpresa de todos, lo logró conservando la identidad de la serie.

En Resident Evil 7 todo cambia: no vas a controlar ni a Jill, ni a Chris, ni Leon ni nigún personaje clásico, sino a Ethan Winters, un personaje nuevo. Winters llega a los pantanos de Louisiana y busca a su esposa, pero se termina encontrando con los Bakers, una extraña familia que oculta un secreto que ya conocés si jugaste el demo. De ahí en más todo el juego toma lugar en la casa de los Baker y sus inmediaciones, similar a lo que pasaba con Resident Evil 1.

RELACIONADO: Resident Evil 7 Biohazard estará disponible con Xbox Play Anywhere

El mayor cambio en Resident Evil 7 es que Capcom optó por abandonar la cámara en tercera persona, un estandarte de la serie, y usar una cámara en primera persona donde ves todo desde la perspectiva de Ethan. Esto ayuda que los pasillos y habitaciones parezcan mucho más claustrofóbicos y en serio te sientas atrapado dentro de la extraña casita del pantano (mas aún si lo probaste en realidad virtual como en la demo). Al igual que ocurría con la primer entrega de la serie, el hogar de los Baker está lleno de pasadizos secretos y misterios para que descubras, y esto es el gran cambio. Realmente vas a sentir que conocés la casa, y que el ambiente se comporta como un personaje más.

A pesar de ser un juego donde se abandona la acción internacional y multi-arena con zombies por todos lados de Resident Evil 6, en RE7 no te vas a quedar sin pelear. Para bien o para mal, esto no es Outlast o Amnesia, sino Resident Evil, y parte fundamental del juego es organizar tus items, conservar munición, y jugar inteligentemente. Ethan puede usar muchas de las armas clásicas como pistolas, escopetas, ametralladoras, y cada arma se siente muy diferente de la otra, pero la estrategia siempre es la misma: apuntá a la cabeza de los enemigos. Sin embargo, muchas veces la mejor opción es huir para conservar recursos, y por eso es importante conocer bien la casa. Lo genial es que Capcom te de la opción de elegir, y ambas sean válidas.

RELACIONADO – E3 2016: Probamos Resident Evil 7 en VR y te contamos todo

El apartado audio y gráficos se merece una mención especial por desbordar calidad, especialmente si lo jugas en realidad virtual (nosotros lo jugamos en PS4 y lo probamos también en Xbox One, sin muchas diferencias). El juego es inmersivo, y te va a sorprender por su nivel de detalle, donde el piso cruje o se escuchan sonidos atmosféricos a la distancia. Incluso, los objetos que veas esparcidos por la casa cuentan historias si sabés leer y prestar atención. Resident Evil 7 sabe tener momentos inteligentes, pero no te los va a frotar por la cara.

Resident Evil 7 es una experiencia donde balancea todo lo mejor de las primeras entregas, y los momentos de tensión de las más recientes. El ambiente y los secretos son la gran estrella de esta entrega, y la variedad de bosses y enemigos hace que el ritmo sea fantástico. Resident Evil 7 es, al último, el más parecido al primer RE de PlayStation 1. Si se puede criticar algo es que quizás los bosses no ofrezcan demasiada información acerca de sus puntos débiles, o si les estás causando daño, pero esto es más que nada una crítica menor.

Comenta!