Ignacio Brasca, el argentino finalista de la Facebook Developer Conference: “Mark Zuckerberg vio nuestro proyecto”

Charlamos con Ignacio Brasca, el único argentino finalista de la Facebook Developer Conference. Cómo es llegar Sillicon Valley y qué presentaron en el evento.

En Cultura Geek hablamos con Ignacio “Nano” Brasca, un oriundo de Armstrong, Santa Fe, que fue el único argentino que junto su equipo llegó a las finales de la Facebook Developer Conference en San José en Silicon Valley.

– Buen día Ignacio ¿Cómo estas? Para empezar contale un poco a la gente sobre el evento ¿qué es la Facebook Developer Conference?

– La F8, o la Facebook Developer Conference es una conferencia que hace Facebook todos los años, desde hace 4 años mas o menos. Y básicamente muestra todos los avances en los que estuvo trabajando Facebook durante el ultimo año.

Las últimas dos fueron una locura. Facebook está teniendo mucho protagonismo, no sólo en las redes sociales sino en la estrategia de negocios que tienen y a dónde quieren llegar. Por ejemplo, quieren tener satélites propios con conectividad total de Facebook.

– Eso suena un poco complicado con todos los problemas de seguridad e información privada que aparecieron últimamente.

Si, eso fue gracioso, porque estuve los dos días de la conferencia y Zuckerberg dijo que era consiente de los problemas que habían surgido últimamente, pero que estaban trabajando para ser más seguros. Otras de las cosas que mostraron fueron los algoritmos que están utilizando y los planes que tienen para reducir el bullying en Internet, el hate speach, el terrorismo, y el spam.

RELACIONADO – Youtube dejará gratis todas sus series originales: ¡Hola Cobra Kai, Origin y Weird city!

– ¿Qué otras cosas viste durante la conferencia?

Había muchísimas horas de sesiones de conferencias, estaban todo el día y había de todo. Nosotros teníamos acceso a todas, pero la verdad fuimos a una o dos de inteligencia artificial porque estábamos reventados. No te imaginas las cosas que hay, son del futuro. Además, le están poniendo muchísima garra a la realidad virtual, no sé si sabías pero anunciaron el Oculus Quest. Es básicamente el Oculus pero sin cables y no necesita PC, está terrible.

¿Lo pudieron probar en el evento?

No lo pudimos probar pero nos van a regalar uno, sale a la venta el 21 de mayo y nosotros ya lo vamos a tener. 

Selección y trámites previos

Toda historia tiene empieza por algún lado, ¿Cómo fue el principio? ¿Dónde empezó todo? y ¿cómo un habitante de un pueblo en Santa Fe terminar al lado de Zuckerberg en Sillicon Valley?

Sí, encima soy de un pueblo, Armstrong, ni siquiera soy de la capital. La verdad fue rarísimo y muy cómico. El año pasado había participado en una entrevista para Facebook, pero nunca me avisaron si había quedado o no. Un tiempo después me avisaron que había un Hackaton en Buenos Aires y dije “ya fue, voy, debe ser por algo de la entrevista”.

El Hackaton de Facebook son 48 horas, programación a full, después me volvieron a mandar otro correo y me dicen “Ud está invitado a la F8”. En ese momento ni sabía que era, entonces la verdad ni lo miro, “es como un spam” pensé. Un lunes a la mañana estaba yendo al laburo y se me da por abrir el correo, adentro decía aplicar ahora, y bueno, apliqué. 

Cuando aplico me dice su hotel y su pasaje de avión está siendo cubiertos por Facebook y lo vamos a estar viendo los días de la conferencia. Cuando vi eso digo “estos me están jodiendo”, así que le mande como correos a tres personas diferentes de Facebook preguntando si era verdad. Hasta que me contesta uno y me dice ‘sí Ignacio, esto es verdad, pero no nos sigas mandando mensajes a nosotros porque le están llegando correos tuyos a las personas sin sentido’.

RELACIONADO – Razer Hammerhead Duo: ¡conocé los nuevos auriculares con dos parlantes por oído!

Ya tenías casi todo entonces, ¿Cómo fueron los tramites? ¿tenías visa?

– Eso fue parte de lo complicado para llegar. La visa y el pasaporte, porque  son tramites que tardan un montón y no tenía mucho tiempo.

– Para el tramite de visa ¿Facebook te hizo de sponsor?

– Si, Facebook me mandó una carta de recomendación para que pudiera sacar la visa y en 5 días la tenía. El dolor de cabeza fue sacar el turno, me tuve que ir a Buenos Aires a la embajada de Estados Unidos dos días para poder sacarla.

– ¿Y Facebook se hizo cargo de los tramites de visado o eso lo tuviste que pagar aparte?

No, es lo único que tuve que pagar yo, pero la verdad fue culpa mía. Sé que hubo gente que les escribió para preguntarles y Facebook se hizo cargo. Pero la verdad así era más rápido, no era tanto y ahora tengo la visa por 10 años, así que estoy contento.

Yo saque la B-2 que es para turismo y conferencia y cuando llegue a la embajada le dije, “che tengo que ir a Facebook” y me dijo básicamente ‘ah bueno, está bien entonces’. La verdad que salió todo bastante rápido, a pesar del susto que tenía con los tramites. Lo que más me hizo sufrir fue esperar después y no saber si llegaba.

– ¿Con cuanto tiempo de antelación te mandaron todo?

El primero de abril me mandaron el correo, la verdad tenía miedo de no poder ir por la visa pero todo salió bien.

RELACIONADO – Razer y Star Wars: sumate al lado oscuro con estos periféricos Stormtrooper edition

– ¿Vos habías tenido experiencias así antes de los Hackaton de Facebook?

– Sí, varias veces participé de algunas Global Game Jams, e incluso desarrollamos con un grupo de amigos Pilcrow, una aplicación para ayudar a personas en situación de calle. La aplicación tenía un destino de estado, o sea no tenía un destino de usuario a usuario sino que te bajabas la aplicación y te comunicabas directo con el Estado.

Entonces, el Estado tomaba tu solicitud de problema y lo distribuía a Organizaciones sin Fines de Lucro para que se hicieran cargo de la situación. La idea era alivianarle trabajo al estado en relación a la atención de personas en situaciones de calle. Y aunque tuvimos mucha difusión al final no llegó a nada.

Su llegada a la conferencia

– Una vez que llegaste a Estados Unidos, te pediste un taxi y te bajaste en Sillicon Valley, ¿Cuánto te temblaban las piernas? ¿qué fue lo que hicieron? 

– Eso fue una locura, en el avión pensaba “¿esto realmente está pasando?” para mi era un sueño llegar allá. Nunca había salido siquiera del país, ni viajado en avión, y cuando llegué a Sillicon Valley me preguntaba ¿qué hago acá?

En cuanto a las conferencias duraba 2 días y lo que hicimos nosotros (el Hackaton) duraba el mismo tiempo, pero se hacía antes de las conferencias. Teníamos esos dos días para hacer el proyecto y en la conferencia lo presentábamos. 

Cómo fue su participación

– ¿Que aplicación desarrollaron?

A mí siempre me gustó el tema de la comunidad, y este Hackaton estaba relacionado con el tema de las Naciones Unidas. Es así, ellos te ofrecen varios temas posibles y vos tenés que desarrollar lo que quieras pero que siga esos lineamientos. Los puntos que presentaron eran educación, infraestructura de ciudades, cultura, y salud.

Nosotros decidimos seguir por la educación porque todos éramos de países con problemas en la educación. La aplicación que desarrollamos, OpenCurriculum, permite actualizar la currícula de todos los profesores del país a una currícula actualizada global. Por ejemplo, un profesor en Stanford sube su programa  y un profesor de Sudáfrica la puede bajar y utilizar.

Por otro lado, funciona también con un GitHub de repositorios de programación, donde podes meterte, hacer cambios, y cambiar la planificación educativa para bien. 

¿Eso funciona de forma abierta o únicamente para profesionales de la educación? Para evitar que ocurra como con Wikipedia que cualquiera puede editarla.

Es completamente abierta, pero para que no pase como Wikipedia vos mandas una solicitud y el desarrollador de la planificación lo tiene que aceptar. Decide qué cambios van y cuáles no, y así se aseguran que los cambios que se vean reflejados sean sólo para mejorar el nivel educativo.

Esto además lo hicimos con infraestructura también, hay un chatbot de messenger que te dice que currículas hay sin que tengas que acceder a la página. Por otro lado, hay un modelo de machine learning (IA) que traduce automáticamente los contenidos al idioma del usuario, pero sin usar traductor sino inteligencia artificial dentro de la aplicación para no usar Internet.

– ¿Cómo fue el trabajo? ¿Los equipos habían sido armados previamente o fue todo en el lugar?

No, nosotros no nos conocíamos. La cosa fue así, cuando llegué a San Francisco me contactó Gabriel Ziegler, que era un desarrollador de Brasil y me dice si quería entrar al grupo con ellos. Todo esto por Messenger, y le dije “Bueno dale está bien, yo no tengo grupo”. Cuando llegué allá me dice ‘este es el equipo’, y ahí nos conocimos todos. La verdad que se armó en un grupo de chat y en menos de diez horas estábamos todos organizados para trabajar juntos.

– ¿Como fue la división de tareas? ¿Vos en particular de que te encargaste?

– Yo estaba con otros dos chicos y nos conectábamos al backend (al programa) para que se vea bien. Usamos Wit.IA, que es una herramienta de Facebook opensource, un framework. El tema de la IA para la traducción lo desarrollaron un compañero de India y Gabriel, otra parte del equipo se dedicó al back end y el resto al diseño del producto.

Etapas y proceso de selección

– ¿Como fueron las diferentes etapas? ¿ Hubo un proceso de selección?

– Lo de las instancias de selección fue gracioso porque antes de finalizar el segundo día estábamos esperando el veredicto de los jueces. Pasaban por cada proyecto y cada representante tenía que comentar sobre el mismo, qué hace, qué no hace. Antes de que nos tocara a nosotros la gente empieza a enloquecerse y no entendíamos nada. La cosa es que nos damos vuelta y aparece Mark Zuckerberg.

Fue una locura, cuando me di vuelta casi me desmayo. Y bueno, ahí le tuvimos que explicar nuestro proyecto a Mark Zuckerberg. Y a todo esto vino a ver nuestro proyecto y otro proyecto más.

La verdad, no sabemos si vino porque se lo comentaron y quería verlo, o sí fue a ver proyectos al azar. Aunque seguramente se los habían comentado porque fue a ver 2 proyectos de 50, o tuvimos muchísima suerte o ya sabía. 

De esos 50 proyectos que participaron pasamos solamente 8 equipos a la final y fue gracioso porque la selección de los finalistas la hizo gente muy técnica. Entonces, pasaron trabajos muy técnicos, pero cuando fuimos a la final muchas selecciones se hicieron por lo atractivo de las ideas más allá de que fueran funcionales o no.

Ubicación y premios

– ¿Ustedes en que puesto quedaron?

– Solo se saben los primeros 3, el resto no sabemos en que posición. El segundo puesto fue una especie de máscara de Instagram para hacer entrevistas, y el primero era una aplicación para cruzar la frontera, aunque la verdad no lo entendí muy bien.

En tanto, el tercer puesto era una aplicación muy parecida a la nuestra pero que se hacía por WhatsApp. La idea era tener cursos a disposición pero en WhatsApp, en el que vos le mandabas un mensaje a un bot y te respondía.

– O sea que podrían haber quedado ahí

– Si, después pedimos feedback y un chabón de Facebook nos respondió que la idea estaba buenísima y estructuralmente muy bien hecha, pero que ya existía algo similar. No lo que habíamos hecho nosotros pero sí algo parecido, como GitHub por ejemplo. Nosotros lo pensamos más desde el negocio y no como idea innovadora.

Igual, entrar a los 8 para mi fue ganar, a pesar de esto no me voy a dormir en los laureles y hay que seguir trabajando. Hubo gente que me dijo ‘ya está ahora te podes tirar a dormir’, pero para mí es cuando más hay que darle para adelante.

– Los finalistas presentaron sus proyectos arriba del escenario, ¿no?

– Si, a todos los que quedamos en la final presentamos los proyectos y los explicamos arriba del escenario. Y después durante la conferencia Mark Zuckerberg mostró fotos de nuestro equipo trabajando en la aplicación.

– ¿El tuyo en concreto o el de todos?

No, el nuestro en concreto. La verdad que lo cuento y todavía no puedo creerlo, al día de hoy no caí y creo que me va a costar un tiempo creerlo.

– ¿Hubo premios?

– Sí, a todos los finalistas nos dieron 500 dólares y nos van a mandar el Oculus Quest, y los primeros puestos se llevaban premios más grandes. Por ejemplo, el primero puesto eran U$S14.000 que se dividían en todo el equipo.

Comenta!