Review Bleeding Edge: contá hasta cuatro, como en el punk

Bleeding Edge, lo nuevo de Ninja Theory como parte de Microsoft Studios, está entre nosotros con su propuesta de combate melée en arena por equipos. ¿Cómo funciona esto? Te lo contamos, ¡acá!

Bleeding Edge llega con una propuesta diferente a la de otros shooter por equipos: esta vez, en vez de dispararnos en una arena gigante deberemos combatir cuerpo a cuerpo con combate a cargo de Ninja Theory. Es la cruza, por así decirlo, de DmC: Devil May Cry y Overwatch, donde la clave es usar las armas en el momento correcto y generar interminables combos. Este es uno de los primeros exclusivos para Microsoft (está disponible en Xbox y PC) desde que el gigante de Redmond los adquiera como parte de Microsoft Studios.

Lo más importante en este tipo de juego es que no faltan los héroes hiper carismáticos y llenos de personalidad. Estos se baten a duelo en una arena donde los ataques melee son la fuente primordial de ataque, y lo más importante es controlar las habilidades, los tiempos de espera, y en saber encadenarlas para lograr esos larguisimos combos que son la escencia del juego. La clave está en justamente aprovechar los ataques comunes para mantener al enemigo ocupado hasta que puedas volver a usar tus habilidades especiales.

RELACIONADO – Videojuegos: Los mejores lanzamientos de abril 2020 para PC, PS4, Xbox One y Switch

Cada uno de los 11 personajes es diverso y único y tiene habilidades diferentes, roles agrupados en daño, tanque y soporte, y looks hiper distintivos. Desde científicos en cuerpos robot a una motoquera, la estética quizás recuerde más a Borderlands o Apex Legends que a Overwatch. Lo más importante es que cada uno tiene 3 habilidades y un ultimate, y no requiere realmente apuntar. Por esto, buscar kills no sirve de nada y es mucho más importante completar los objetivos del mapa.

El combate es tan intenso que se desarrolla no solo horizontal sino verticalmente y habrá que saber manejar los espacios para esquivar al enemigo, o detenerlo mientras pasa por encima tuyo. Esto se siente particularmente distinto comparado a los shooters, donde una estrategia similar acabaría con un headshot que te deje en la lona.

RELACIONADO – Review Resident Evil 3 Remake: masacrá, quemá, y disparale a tu Nemesis

El meta del juego, crear equipos y teorizar encuentros es donde Bleeding Edge es más flaco. Por ejemplo, los fighters y tanks se sienten muy similares entre sí y no se diferencian lo suficiente, e incluso son intercambiables si equipas los mods correctos. Además, como hay cuatro mapas y dos modos, eventualmente vas a aprender qué esperar ya sea en king of the hill, que es una pelea más frenética, o power cells, donde tenés que recoger objetos para anotar puntos.

Lo que Bleeding Edge suma para aportar variedad son peligros ambientales que rodean los objetivos claves. Por ejemplo, la electricidad te puede matar si no te acercás por el punto justo, te pueden disparar con misiles, o hasta te puede pisar un tren. Así, si te tocan roles defensivos, es buena idea intentar mover a los oponentes a estos peligros y usarlos a tu favor.

RELACIONADO – Review Doom Eternal: una sinfonía de sangre, huesos rotos y heavy metal

En Conclusión

Bleeding Edge es un éxito en el sentido que encontró una forma única de taclear el formato de combate en arena de héroes. Sin embargo, y al menos en esta primera versión, de a momentos parece excesivamente simple y escueto. Sabemos que hay al menos un personaje y otro mapa en camino, pero quizás lo más importante sea una vuelta de tuerca más para mejorar el balance. Si bien tiene la virtud que es hiper accesible, y es más acerca de lo frenético del momento que la estrategia, quizás a la hora de competir y pensarlo como eSport nos demos cuenta que el borde no está tan afilado después de todo. Te recomendamos probarlo, acordate que es gratis con Xbox Game Pass.
Bleeding Edge

FECHA DE LANZAMIENTO 24 de Marzo de 2020
DESARROLLADOR Ninja Theory
DISTRIBUIDOR Xbox Game Studios
PLATAFORMAS Xbox One, PC

Comenta!