Review Red Dead Redemption 2: muy bueno, nada malo y sobre todo nada feo

Rockstar regresa al mundo de los triple A con el esperadísimo Red Dead Redemption 2, precuela de su aclamado título de cowboys y te contamos todo. Enterate qué hay de nuevo en el lejano oeste, ¡en esta nota!

Rockstar intentó algo loco allá por 2010, cuando decidió darle una pausa a GTA, su franquicia más reconocida, para llevar su fórmula de mundo abierto al lejano oeste con Red Dead Redemption y con su primera aventura, Red Dead Revolver. El juego probó ser un éxito masivo que enamoró a los jugadores gracias a un mundo enorme y uno de los protagonistas más carismáticos que hayan escrito. A 8 años del juego original los desarrolladores regresan con una secuela que es a la vez una precuela, Red Dead Redemption 2, y nos vuelve a sumergir en el oeste americano.

Primero vamos a lo básico – Red Dead Redemption 2 es un juego de mundo abierto que toma lugar en lejano oeste, y lanza para PlayStation 4 y Xbox One el 26 de octubre. Antes de su lanzamiento, Cultura Geek tuvo el gusto de jugarlo largo y tendido y tenemos varias cosas para contarte al respecto. Este título se puede jugar tanto en primera como tercera persona, al igual que GTA5, y trae varias novedades a la fórmula que le dan vigor y fuerza. Eso sí, esta vez el énfasis en la historia es mucho más alto y más que hacer locuras por el mapa, vas a pasar gran parte de la historia metiéndote en el mundo, interactuando con otros personajes, y esto se traduce en un juego que da menos lugar a las locuras, pero más espacio para la épica del cowboy.

RELACIONADO – Red Dead Redemption 2: Rockstar Games estrenó el trailer de lanzamiento oficial

Red Dead Redemption 2 tiene un montón de caras conocidas, pero esto no se trata de una precuela hecha a las apuradas y sin pensar. En principio, nuestro protagonista no es John Marston ni su hijo, a quien pudimos controlar al final del juego anterior, sino Arthur Morgan. Este es uno de los miembros de la banda de “Dutch” Van der Linde, pero que curiosamente no es mencionado en el primer juego. Similar a Marston, este se unió a la pandilla muy joven y comparte su visión de llevar una vida libre de la influencia del gobierno (“el Tío Sam“), pero con el correr del tiempo su visión acerca de Dutch empieza a cambiar. Este choque de ideologias y el crecimiento del grupo hacen al corazón de la historia del juego.

Durante la primer hora y algo de juego, no tendremos acceso al mundo abierto sino que estaremos totalmente inmersos en la historia, donde se nos explican un par de mecánicas de gameplay y nos presentan a los personajes. En un principio, la aventura se trata de obtener recursos y garantizar la supervivencia de nuestro grupo, por lo que vamos a encontrarnos más con animales salvajes que con forajidos. Es una introducción lenta, pero que sienta las bases de la trama para de ahí construir. Mientras recorremos el paraje nevado, podremos conocer al resto de la pandilla, los hombres y mujeres que la componen, y cómo es la figura de Dutch Van der Linde quien la mantiene unida. La cosa cambia un poco cuando se nos presentan las pandillas rivales, y más aún cuando (¡por fin!) se abre el mundo abierto y obtenemos esa sensación de libertad que solo Rockstar sabe crear.

RELACIONADO: Red Dead Redemption 2 suma modos cooperativos y competitivos para online

Red Dead Redemption 2 no es un juego fundamentalmente distinto a su predecesor o a otros open world de Rockstar Games, pero sí es un juego que brilla por los detalles y está pulido hasta el último centímetro. Si bien hay tiroteos, forajidos, asaltos y demás marcas de estilo de la compañía, por otro lado también hay vida en el salvaje oeste y te va a tocar (entre otras cosas) arrancar el día al lado de tu grupo de la pandilla, con escenas largas y diálogo. Cuando planeas tus atracos para el banco no se sienten como minijuegos sino como una simulación. Lo mismo ocurre con tu personaje, que si no descansa, comenzará a mostrar signos de desgaste físico, le crecerá la barba, adelgazará, y demás. Por otro lado, si te pasas con las comidas, vas a terminar con un cowboy que no entendés cómo se puede subir a su caballo.

Al poner tanto énfasis en la supervivencia, Red Dead Redemption 2 hace algo que casi ningún otro título de open world sabe hacer, que es lograr que las aventuras paralelas, fuera de la historia, tengan sentido. Si Arthur y su grupo quieren sobrevivir, y oponerse a la idea de modernidad que las ciudades le traen, hay motivos para detenerse a hablar con otras personas, cumplir favores, y obtener recursos para nuestro grupo, ya sea en materiales o personas que se nos unan. Y, como los recursos nunca sobran, tenés las mil excusas para salir a explorar el vasto, vastísimo mundo del juego. La otra cara de la moneda es que, a la vez, esto justifica el por qué de la violencia: además de una lucha por perdurar, la alternativa es la sumisión, y todo el juego los personajes hablan de que harían todo menos eso.

RELACIONADO – Red Dead Redemption 2: nuevo trailer y explicación de gameplay en español

Un detalle interesante de Red Dead Redemption 2 es que no toda interacción tiene que terminar en violencia. En oposición a GTA, por ejemplo, podés elegir de qué modo progresar situaciones de tensión para escalarlas o desarmarlas. Del mismo modo, cuando tenés un evento aleatorio en el mapa (por ejemplo, alguien al costado del camino te pide agua), vas a tener que pensar si realmente es una persona necesitada, o si es una excusa para asaltarte con un grupo que espera escondido. Este es un título que te fuerza a ser cínico, a apreciar la contención de tu grupo y a entender a la sociedad como un villano que está ahí para hacerte cambiar, pero cuando vos logras cambiar a alguien, es un triunfo.

A la hora de hablar del mapa, además de decir que es enorme y que cuenta con montones de puntos que vas a reconocer del primer juego, podemos decir también que el modo de moverte por ellos es una maravilla. Los caballos son más que un medio de transporte, y es sobre sus lomos que se construye gran parte de la atmósfera del juego. Mientras viajás de punta a punta en caballos, un acompañante a tu lado va a ir charlando con vos, comentando cosas, y a veces, haciendo progresar la trama. Además, los diálogos están muy bien escritos y muchas veces te va a pasar que elijas no apurarte cosa de poder terminar conversaciones antes de llegar al objetivo. Eso sí, si lo que tenés ganas es de moverte a alta velocidad al galope, podés mejorar tu caballo con herraduras nuevas, monturas, o cambiarle el peinado.

Un punto importante como mencionamos arriba, es el cuidado del caballo. Siempre hay que tener en nuestros bolsos tónicos para la vitalidad y hasta para revivir el caballo, porque ya nos pasó que pasamos horas generando un “lazo emocional” con él, haciéndole upgrades y “tuneandolo” para minutos después, en medio de la nada, tropezar con una piedra y no sólo golpearnos fuertemente sino lastimar mortalmente a nuestro corcel, sin otra opción que ponerle fin a su vida. Gran problema no sólo por perder a nuestro querido compañero, sino también porque tuvimos  que caminar varios kilómetros, sin poder correr, llevando la pesada montura al cuestas para no dejar abandonado todo lo que llevamos. Un momento típico de “Red Dead”, donde sólo hay que caminar varias decenas de minutos sin nada a la vista.

RELACIONADO – Red Dead Redemption 2: Descubrí las fronteras, pueblos y ciudades del juego

Otro aspecto interesante del juego es lo variada que es la banda de rechazados de Van der Linde. Entre el grupo hay hombres y mujeres; blancos, negros, nativos, y latinos; y el juego no tiene problema en comentar asuntos sociales con bastante ingenio. Y, la gracia de contar con un cast diverso pero al que volvés constantemente para hacer sobrevivir, es que con el paso de las horas llegás a conocerlos a todos. Es en ese punto donde realmente te involucras con la simulación, la trama, y querés lo mejor para el grupo.

Red Dead Redemption 2 es un juego que, disfrazado de GTA, es en realidad una simulación que te trata de poner en la mente de un cowboy en el ocaso de esa forma de vida, antes de entrar al siglo XX. Con gráficos espectaculares y detalles que hacen al mundo más vivo que Rockstar haya creado hasta ahora, este título es no solo un hito a nivel técnico, pero también a nivel emocional donde cual estudio Ghibli, te van a enamorar de lo cotidiano de una realidad que no es la nuestra. Eso sí, en vez de tierna, esa realidad es violenta – muy violenta.

Comenta!