Review Dragon Quest I, II y III: Deja que la leyenda vuelva a la vida en Nintendo Switch

Dragon Quest recibe la remasterización de sus tres primeros títulos para Nintendo Switch, en esta triple Review te contamos los detalles sobre estos auténticos clásicos y por que ¡deberías jugarlos!

Dragon Quest, la legendaría IP de RPG creada hace más de 30 años por Yūji Horii recibe la re-edición de los tres títulos originales de la saga. En una versión hecha tanto para nostálgicos como para aquellos que quieran adentrarse en las raíces del genero. 

Hagamos un poco de historia

La saga Dragon Quest tuvo su estreno en el año 1986 en Japón en la plataforma NES o Famicon (Family como siempre lo conocimos por estas latitudes). Sus creadores fueron el diseñador Yūji Horii, el compositor Koichi Sugiyama y un tal Akira Toriyama (Dragon Ball) que se encargaría del diseño de personajes del juego.

RELACIONADO – Review Luigi’s Mansion 3: ¿A quién vas a llamar?

Yūji Horii quien originalmente se había graduado en literatura, se destacó en un concurso de programación de videojuegos organizado por la compañía Enix (actual Square Enix) lo que hizo que volcará su carrera hacia el mundo de los videojuegos.

El propio Horii ha declarado en reiteradas ocasiones la influencia del rol occidental al momento de crear Dragon Quest, más precisamente de la saga Ultima. No obstante, para que su obra cuente con un enfoque propio el creativo japonés optó por un tono más cándido tanto a nivel artístico como en el tono de sus historias. Estos elementos han sido fundamentales a día de hoy, para dar forma e identidad a lo que hoy conocemos como JRPG.

En la actualidad Dragon Quest se mantiene como uno de los pilares del subgénero JRPG como la IP más reconocida en Japón y  una de  las  más emblemáticas en occidente, solo “relegada” por Final Fantasy.

Este contexto nos lleva al inicio de la saga, con este re-lanzamiento para Nintendo Switch de sus tres primeros capítulos, los que aún con sus concesiones lógicas por el paso del tiempo, son piezas de gran importancia en la historia del JRPG tal y como lo conocemos.

Dragon Quest I, II y III: Deja que la leyenda vuelva a la vida

Los tres primeros juegos de la saga podrían enmarcarse dentro de “La trilogía de Erdrick” ya que comparten la línea temporal que hace referencia al héroe homónimo y a la clásica disputa del bien contra el mal.

En el caso de Dragon Quest I, encarnaremos a un descendiente del héroe legendario conocido como Erdrick, portador de la esfera de luz que le permitió derrotar al mal de antaño. Nuestra misión será derrotar al Rey Dragón, quien ha robado la esfera para sumir al mundo en una nueva era de oscuridad.

Dragon Quest I

Dragon Quest II, funciona como una continuación directa desde lo narrativo a la primer entrega y nos sitúa cientos de años luego de los hechos ocurridos en el juego anterior. La paz que había reinado en el mundo se ve pronto amenazada por los ataques del mago Hargon y para hacerle frente tomaremos nuevamente el lugar del héroe, como uno de los herederos del legado de Erdrick. Con la misión de devolverle la tranquilidad a los reinos de la región.

Dragon Quest II: Luminaries of the Legendary Line

Dragon Quest III, la última entrega de la trilogía original tiene la particularidad de ser el primero en la línea temporal de la saga. En esta precuela nos enfrentaremos a nuestro antagonista Zoma (con un importante giro de guión en medio) y luego de la victoria recibiremos la esfera de luz que nos convierte en el propio guerrero Erdrick, del que hablan las leyendas en los títulos posteriores.

Dragon Quest III: The Seeds of Salvation

Este planteamiento narrativo que puede parecer tan simple, resume  la premisa que será un sello distintivo en toda la saga, la cual posee once entregas principales y otros tantos spin-off a día de hoy. A pesar de su simpleza, se permite ya en sus primeros juegos introducir mundos y personajes, tan ricos como carismáticos. Otro elemento que hoy a más de 30 años de su nacimiento, la saga aún conserva.

Gameplay

Con diferencias tan paulatinas como sólidas, Dragon Quest sentó las bases en el terreno jugable que la gran mayoría (por no decir todas) las sagas de RPG japonés seguirían como una suerte de guía.

Dragon Quest I

En Dragon Quest I nos encontraremos con una gran región que recorrer (para la época, el juego data de 1986) ciudades, mazmorras y cientos de enfrentamientos por turnos contra monstruos de diferente nivel y poder de ataque que habitan alrededor de la región, y en los que deberemos optar por ataques melee, hechizos o huir incluso (si fuese necesario). Los enfrentamientos se darán siempre de forma aleatoria y deberemos ir incrementando nuestro nivel a cada combate hasta poder dar con nuestro enemigo final.

RELACIONADO – Review Death Stranding: reinventar el gaming, morir y volver a empezar

A la formula original, que Dragon Quest II respetará casi a raja tabla, se le añaden los aliados. El combate por turnos de enfrentamientos aleatorios esta vez se complementa con la posibilidad de poder combatir con hasta tres personajes en nuestro bando. Una característica elemental en los juegos JRPG actuales pero que en su origen significó un gran cambio en el sistema de juego de esta saga. Nuestros compañeros de aventura serán Cannock y Moonbroke, príncipes de reinos aledaños al nuestro.

Dragon Quest II: Luminaries of the Legendary Line

Por último Dragon Quest III si en lo narrativo funciona como precuela, en lo jugable toma las características de los dos juegos previos y da el paso al siguiente nivel. Al sistema de combate por turnos y con un grupo de aliados, se le suma un aliado más a la party y se incluye por primera vez un sistema de clases, lo que nos permite asignar diferentes perfiles a nuestros aliados de entre, guerreros, magos o ladrones, entre otros. 

Arte, tres reliquias en tu Nintendo Switch 

En este apartado, los tres títulos gozan de una calidad indiscutible. No se puede soslayar que fueron realizados para la era de los 8 bit, por lo que en caso que no los hayas jugado en su momento o vivido esa época del gaming, no esperes iluminación dinámica ni foto-realismo a 4K. Algo que sin duda no puede impedir ver los logros técnicos y artísticos de estas tres obras.

Dragon Quest III: The Seeds of Salvation

Los diseños de Akira Toriyama se ven convertidos a los 8 bit originales de manera excepcional, así como la banda sonora del mítico Koichi Sugiyama en los tonos MIDI mandatorios por cuestiones de espacio en memoria y las limitaciones del hardware original de la época.

RELACIONADO – Review Just Dance 2020: “yo solo hago pop, pop para divertirme”

Pese a estas limitaciones originales, los tres títulos disfrutan de versiones remasterizadas en sus ediciones de Nintendo Switch lo que permite apreciarlos de la mejor manera, en especial los simpáticos diseños de Toriyama que cuenta con una nitidez inusitada para estas entregas, en resolución HD para las tres entregas. 

Conclusión ¿Vale la pena jugar Dragon Quest?

Como palabras finales de esta triple Review queremos decirte, que pese a sus limitaciones y el paso del tiempo, y ya sea por curiosidad o nostalgia, la oportunidad de volver a estos primeros capítulos de la obra de Yūji Horii es algo que simplemente no deberías dejar pasar. Sus sistemas podrían hacer dudar a más de uno, por lo simple pero a la vez exigente de las reglas propias del videojuego de hace más de tres décadas. Pero sin duda es un viaje que valdrá la pena, y que ns permite explorar las raíces del sub-genero JRPG y la historia viva de los videojuegos.

Dragon Quest I, II y III, ya están disponibles (por separado) en Nintendo Switch a través de su Store oficial.

FECHA DE LANZAMIENTO 27 de septiembre de 2019
DESARROLLADOR Chunsoft
DISTRIBUIDOR Square Enix
PLATAFORMAS Nintendo Switch

Comenta!