Top 10: los mejores videojuegos de 2017

El 2017 fue un año increíble para los videojuegos, donde no importa qué género te guste, hubo algo para todos, y acá recordamos nuestros grandes favoritos. Acompañanos en esta ranking con lo mejor.

El 2017 fue un excelente año en lo que a videojuegos respecta, y es una gran temporada para ser un gamer. Comenzó fuerte con muchos títulos esperadísimos, y a medida que avanzó las sorpresas no dejaron de aparecer, al punto que todos los géneros tuvieron excelentes exponentes. Por eso, desde Cultura Geek decidimos compilar una lista con nuestros favoritos, que no deberías dejar de jugar. ¿Quizás hasta de esta lista pueda salir tu regalo de navidad, no?

The Legend of Zelda: Breath of the Wild

Si el año pasado alguien nos hubiera dicho que en el 2017 Nintendo volvería no solo a ser relevante sino que lanzaría uno de los mejores títulos en la historia de la franquicia The Legend of Zelda, los hubiesemos acusado de locos. No obstante, Breath of the Wild hizo su debut junto a la Switch, y trajo una experiencia única que supo rescatar lo mejor del primer Zelda para NES y combinarlo con los mundos abiertos y gráficos del gaming moderno. La leyenda fue reinventada con un Link libre que puede recorrer el mundo a gusto y explorar cada rincón de Hyrule, y ahora, nada volverá a ser igual.

RELACIONADO – The Game Awards 2017: los 5 momentos imperdibles de la ceremonia

Persona 5

Si la rebeldía, pasión, y estilo fueran destiladas en un videojuego, el resultado sería sin dudas Persona 5. La querida franquicia de JRPG de Atlus regresó con la que indudablemente es su mejor historia hasta ahora, protagonizada por un grupo de rebeldes (los ‘Phantom Thieves‘) que roban los corazones, y con esto las malas intenciones, de los más corruptos en nuestra sociedad. El título presenta un Tokyo vibrante, lleno de personas para interactuar, amigos por conocer, y complejos niveles donde el dramatismo adolescente parece plenamente justificado en la cara de la injusticia y la opresión del mundo en que vivimos.

Super Mario Odyssey

El otro gran regreso de Nintendo fue el de su icónico ex-plomero en el brillante Super Mario Odyssey. Este destaca entre otros videojuegos lanzados este año por devolvernos al auténtico Mario en 3D, el que explora rincones, encuentra secretos, y atraviesa todo tipo de mundos únicos con colores y visuales increíbles. Así como Mario 64 puso la base de cómo se hacían los buenos plataformas en 3D, Super Mario Odyssey es el juego que demuestra que la gran N todavía es dueña de una creatividad imparable y es capaz de reinventarse de cara al futuro. Podés leer más detalles en nuestra review.

PlayerUnknown’s BattleGrounds

La nueva sensación del gaming competitivo es PlayerUnknown’s Battlegrounds, un título que explotó este año a pesar de estar en Early Access, y no haber lanzado oficialmente. Este juego no propone historia, ni experiencias para un solo jugador, sino un caótico todos-contra-todos en una isla gigante donde hordas de jugadores se enfrentan hasta que quede un solo jugador en pie. La dinámica tocó una fibra sensible en los gamers de todo el mundo, y al día de hoy es uno de los juegos con más jugadores simultáneos en su plataforma principal, Steam.

RELACIONADO – Top 10: los videojuegos más raros creados para vender un producto

Horizon: Zero Dawn

Una de las grandes sorpresas del año fue Horizon: Zero Dawn, de Guerrilla Games. El estudio era conocido por la saga de shooters Killzone, que pasaron sin pena ni gloria por nuestras consolas PlayStation, pero todo cambió con la historia de Alloy. Este juego combina elementos de franquicias como Tomb Raider, Monster Hunter o Assassin’s Creed en un impresionante mundo abierto lleno de dinosaurios robots a los que podemos cazar con nuestro arco y flecha. Para leer más sobre esta genial aventura, podés leer nuestra review.

Hellblade: Senua’s Sacrifice

En materia videojuegos todavía es posible sorprender, y eso exactamente es lo que hizo Ninja Theory con Hellblade: Senua’s Sacrifice. Este juego no tiene tabúes y nos pone en control de Senua, una chica que batalla con los terribles demonios de su interior en una cruzada para salvar el alma de quien fuera su pareja. La cuarta pared es destruida completamente en un juego que habla con el jugador, pero además, propone un combate frenético y de alto riesgo donde la muerte tiene consecuencias reales.

Cuphead

Muchos temían que Cuphead fuera puro humo y no estuviera a la altura de las expectativas. Esto fue un gran error: la genial aventura protagonizada por dos hermanos cabeza de taza presentó una estética única inspirada en la animación de los años 30, pero también una banda de sonido dinámica e increíble, y el mejor gameplay de plataforma 2D en años. El juego requiere precisión, atención y concentración por parte del jugador, y lo recompensa con algunas de las batallas o niveles más intensos del gaming de los últimos años. Leé más en nuestra review.

RELACIONADO – Top 10: anime de la última década que deberías ver

Nier: Automata

Japón volvió con fuerza en 2017, tras varios años donde parecía que los estudios occidentales tenían la llave del futuro. Los nipones le perdieron el miedo a ser “raros”, y en los últimos tiempos se lanzaron algunos JRPGs que reinventaban las fórmulas de antaño camino al futuro, y quizás el mejor ejemplo sea Nier: Automata de Square Enix. Este es un juego lleno de marcas de autor (Yoko Taro es un científico loco del gaming), que no teme clavarse de cabeza en temáticas de existencialismo, y condimentarlas con el fantástico gameplay al que Platinum Games nos tiene acostumbrados. Podés conocer más detalles en nuestra review.

Resident Evil 7

Si tuvieramos que definir Resident Evil 7 en una sola palabra, sería coraje. El mismo coraje que necesitó Capcom para refundar la saga de zombies con un FPS con nuevo protagonista y dejar de lado lo que hicieron en la última década es el que los jugadores necesitarán para recorrer los pantanos de Louisiana y enfrentarse a sus peligrosos moradores. Este juego supo comprender la tensión que hacía genial a la franquicia en sus inicios (un verdadero retorno a las raíces), pero también modernizarla con genial gameplay de FPS y exploración, e incluso agregar realidad virtual a la mezcla si tenés el hardware. Leé más en nuestra review.

Destiny 2

Destiny 2 trajo a la ópera intergaláctica de regreso con mejores gráficos, un modo historia coherente, y mucho, mucho, mucho más de lo mismo pero que nos gusta igual porque el gameplay es excelente. La verdadera victoria de Destiny 2 es haber funcionado como un ecualizador que removió los elementos más insípidos de la primer entrega en una experiencia refinada, mucho más parecida a lo que Bungie describió en un principio, cuando hablaron del juego por primera vez. Destiny hoy es más que un juego, es un hobby, donde siempre se propone un lugar para encontrarte con tus amigos o tu clan para una vez más salvar a la galaxia. Alguien tiene que hacerlo.

Y a vos, ¿qué juegos te gustaron más? ¿Cuales faltan? Contanos más en la sección de comentarios.

Comenta!