Review Cuphead: una obra de arte creada a pura nostalgia

Cuphead, uno de los indies más esperados, está finalmente entre nosotros para traer toda su acción 2D con tiros, movimientos precisos y toda la nostalgia. Leé nuestras impresiones, ¡en esta nota!

Cuphead ya está disponible para Xbox One y PC tras más de tres años de espera, con su sucesión de disparos, plataformas y 2D. Este juego había sido revelado originalmente alrededor de 2014, y de inmediato capturó la atención de los fans por su estilo único de arte, inspirado en los dibujos animados de 1930. Ahora finalmente pudimos jugarlo, y podemos confirmar que la espera valió la pena.

El juego tiene una premisa simple pero bastante oscura: Cuphead, un bicho con una taza por cabeza, decide ir al casino y empieza a ganar todo lo que juega. Endulzado por las victorias, apuesta más de lo que debe y pierde su alma. Para no tener que entregarle el alma al diablo, quien por cierto, es dueño del casino, Cuphead debe convertirse en su parca personal y cobrar el alma de otros deudores. Para eso, tendrá que emprender una aventura a lo largo de varios mundos con varios niveles cada uno, bien al estilo de los clásicos.

RELACIONADO: Resident Evil 7 Biohazard estará disponible con Xbox Play Anywhere

Cuphead es un juego que se desarrolla completamente en 2D, y las influencias son claras. Hay algo de Rush N’ Attak, Contra, Megaman, y otros Run & Gun clásicos de la época, pero el estilo gráfico te va a recordar a las primeras producciones animadas de Disney y muy especialmente Warner Bros donde no sólo toma el estilo, sino también sus flitros hacen que se sienta un dibujo animado viejísimo. El juego tiene dos tipos de niveles – los que tenés que transitar, y los que únicamente contienen un boss. A lo largo de estos encuentros te vas a topar con diferentes obstáculos que vas a tener que memorizar y aprender a navegar para llegar al final sin que te quiten tus 3 meros puntos de vida.

Cuphead es un juego relativamente difícil porque, si bien tenés vidas infinitas y podés volver a intentar todo cuantas veces quieras, tu vida es una sola y no hay sistema de checkpoint en los niveles. Cada vez que arrancás a jugar una etapa, tenés que ganar, o volver a empezarla. Y si bien el juego comienza relativamente fácil (aunque requiere tu atención), con el paso de los niveles y las horas se puede tornar bastante infernal. Sin embargo, el trabajo de memorizar los obstáculos, enemigos y cómo superarlos, es lo que más recompensa dentro del juego y lo que te permitirá hacer la diferencia cuando juegues.

RELACIONADO – Xbox Live: presentaron los Games with Gold de Octubre

Cuphead cuenta con la habilidad de caminar, saltar, y nunca dejar de disparar. Los enemigos vienen de todas las direcciones, no solo de la derecha, por lo que mientras corres, vas a tener que mantener la vista sobre toda la pantalla, y apuntar con los analógicos. La cosa se complica más todavía cuando estás disparando sobre plataformas o plataformas móviles, donde para apuntar en diferentes direcciones tenés que dejar apretado el bumper derecho para que tu personaje se quede en posición y puedas apuntar libremente. Si bien los controles pueden resultar confusos, al menos pueden ser reconfigurados a gusto, incluso en la versión consola.

Un detalle a tener en cuenta es que Cuphead tiene su modo cooperativo, en el que un segundo jugador puede tomar el control del hermano de Cuphead, Mugman. Este segundo personaje es básicamente un Luigi – igual al protagonista en cuanto habilidades, pero de diferente color. Esto hace relativamente más sencillo el juego porque duplicás el poder de fuego, e incluso podés revivir a tu compañero caído con un parry bien ejecutado (básicamente saltar sobre su fantasma y volver a saltar en el aire). Esta es la única concesión de un juego que usa la dificultad como parte de su identidad. Lo mejor es cuando dos personajes acumulan energía para su ataque especial, y lo usan uno detrás del otro para causar daño en los bosses.

RELACIONADO – Tutorial: ¿Cómo jugar gratis Fortnite: Battle Royale en PS4, Xbox y PC?

Una vez fuera de los niveles, vas a tener que circular un mapa donde podés hablar con otros personajes, encontrar niveles secretos, atajos, y más. Lo interesante es que algunos de estos niveles especiales te recompensan con mejoras para tus armas o tus ataques especiales por lo que vale la pena no quedarte solo con lo que te dan al principio del juego, o volver a repetir niveles con nuevas armas a ver si te dan más puntuación. Como Cuphead tiene un montón de secretos ocultos, vas a tener un montón de excusas de todo tipo para volver y seguir jugando niveles, a ver si te salen mejor o si con esa arma en particular te sale pasar el nivel sin que te toquen.

A fuerza de algo de la mejor animación que hayas visto en un videojuego, controles hiper-precisos, y un estilo de arte único, Cuphead tiene con qué convertirse en uno de los indies más queridos de los últimos tiempos. La animación será de los 30s, pero el gameplay es de los 90s, y la comodidad de las vidas infinitas, juegos salvados, y poder jugar en línea hacen que agradezcamos poder jugar esto en 2017 como el genial amalgama que es. Se puede conseguir en el Windows Store (para jugar en Xbox y PC al mismo precio) y Steam por U$D 19.

Al igual que los protagonistas de Cuphead luchan por mantener su alma intacta, los desarrolladores ya lo lograron al producir algo que se parece a muchas cosas que ya conoces, pero las combina en algo completamente único y propio.

Comenta!