Review Super Mario Odyssey: el gordito vuelve a su mejor forma

La Switch parece haber dado con su primer obra maestra y es ni más ni menos que Super Mario Odyssey. Leé los detalles sobre este esperadísimo título, y cómo supo perfeccionar la fórmula, ¡en esta nota!

Mario, la cara de Nintendo y uno de los personajes más reconocidos del mundo del gaming, encontró de vuelta su mejor facción con Super Mario Odyssey. Su más reciente aventura recupera la gloria de navegar niveles abiertos, con un grado de libertad no visto desde los icónicos Mario 64 y Sunshine. Sin embargo, con guiños a toda la saga, y con el uso de una mecánica completamente nueva, esta aventura se reinventa en un paquete único, y ahora sí, absolutamente indispensable si tenés una Switch.

La propuesta en Super Mario Odyssey que lo sacude todo es el uso del nuevo compañero de Mario, su gorra Cappy. Ocurre que en esta nueva entrega, esta es un objeto animado, y colaborará con Mario para rescatar a la Princesa Peach y Tiara quienes fueron capturadas (ooootra vez) por Bowser. Como jugadores podremos lanzar a Cappy sobre enemigos, aliados, y personajes inconsecuentes para “poseerlos”, y controlarlos desde adentro. Usando las habilidades de estos nuevos personajes podremos superar obstaculos al volar, usar su fuerza bruta para derribar cosas, y más. Además, Cappy también puede ser utilizado como plataforma para saltar, e incluso como arma para causar daño.

RELACIONADO: Mario y sus pezones causan furor en las redes sociales

Con el objeto de no hacer spoilers, no te vamos a contar muchas de las posesiones a menos que hayan aparecido en los trailers. Por eso, te podemos confirmar que uno de los momentos más divertidos del juego es cuando podés controlar a un enorme tiranosaurio en un reino prehistórico, y que es todo lo que imaginábamos y más. Por otra parte, poseer a los Goombas también tiene su utilidad y hay una quest muy graciosa donde tenés que agruparlos y formar torres de ellos. Como el juego toma lugar a lo largo de 16 mundos, el nivel de variedad es altísimo y hay de todo un poco.

Super Mario Odyssey también tiene partes inspiradas en los clásicos en 2D, con secuencias donde Mario se traslada exclusivamente de izquierda a derecha. Estas son particularmente graciosas porque de a momentos incluso cambia el estilo de arte, y hasta te puede mostrar personajes pixelados que son encantadores. Estos puzzles suelen reciclar elementos históricos de los primeros Mario o la saga New Super Mario Bros, pero son cortitos y más un extra que parte fundamental del juego.

El área que más nos llamó la atención en los primeros trailer fue Metro Kingdom, una especie de Nueva York recreada para que Mario haga de las suyas. Esta está llena de obstáculos, desafíos, y posibilidades, y es el lugar perfecto para poner a prueba lo que aprendés a lo largo del resto del juego. Muy a lo GTA, incluso tiene minijuegos como un autito a radiocontrol, u otros secretos que vas a poder buscar recorriendo el nivel libremente. Además, el look realista es bastante curioso al ver a Mario, super petiso y caricaturizado, recorriendo la tierra de la “gente normal“.

Un detalle a tener en cuenta es que, dada la naturaleza de mundo abierto del juego, hay montones de cosas para hacer en cada uno de los niveles – incluso después de “ganar” el juego en sí. El espíritu real de Mario Odyssey no está en sobrevivir, en su dificultad, o en conseguir “todas las estrellas”, sino en la mera exploración, para ver qué más podes encontrar. El punto de conseguir más objetos coleccionables es que, justamente, estos dan acceso a más niveles con más mundos y desafíos para seguir jugando. El juego es un puzzle gigante donde vas a querer probar de todo sólo para saber si hay algo más escondido del otro lado.

RELACIONADO – Switch: Zelda y Mario inspiran una nueva serie de controles personalizados

Los juegos de Mario son siempre un gran evento para los fanáticos del gaming en general por el nivel de pulido y cariño que tienen cada uno encima. Sin embargo, el caso de Super Mario Odyssey es especial por sumar un nivel de originalidad e innovación que la franquicia había perdido en la última década y más (sí, Mario Galaxy era interesante, pero su diseño de nivel bastante restrictivo). Este es el mejor Mario en décadas por sumar encanto, desafío, exploración, controles precisos y nuevas mecánicas que reconfiguran la franquicia en un mix donde es imposible no recomendarlo. Además, en oposición a Zelda: Breath of the Wild, este juego no necesita tener en cuenta las limitaciones de la Wii U a la hora de diseñar los niveles por lo que todo está hecho a medida de su plataforma. Damas y caballeros, la Switch tiene su primer obra maestra, que la disfruten.

Comenta!