J. K. Rowling: ¿qué pasó entre Dumbledore y Grindelwald?

J. K. Rowling profundizó aún más en la relación de Dumbledore y Grindelwald. ¿Qué dijo y cómo respondieron los fans? Te lo contamos, ¡acá!

Uno no crea algo tan grande como el Mundo Mágico sin enfrentar a la crítica y el odio. Después de más de 20 años de la primer historia de Harry Potter y un imperio construido, J. K. Rowling lo tiene en claro, y se ve envuelta en otra polémica. El nuevo conflicto llega de uno que había quedado en el pasado: la sexualidad de Albus Dumbledore y porqué se mantuvo oculta hasta ahora.

Meses antes del estreno de Animales Fantásticos: Los Crímenes de Grindelwald, la relación sentimental del mago con el director de Hogwarts estuvo en boca de todos. Para muchos fue sorpresivo conocer que Dumbledore era gay y otros señalaron que era algo sacado de la galera.

El revuelo regresa con el lanzamiento del DVD de la película y su material adicional. En él, Rowling no sólo habla de la relación cercana y sentimental que mantuvieron los personajes, sino que la define como intensa y activa. “Fue apasionada, y fue una relación amorosa. Pero como sucede en las relaciones homosexuales o heterosexuales o la etiqueta que le quieran poner, uno no sabe realmente los sentimientos del otro. No sabés, sólo podés creer que sabés.”

RELACIONADO – Wizards Unite: Primeras imágenes y detalles del Pokémon Go de Harry Potter

El microclima de Twitter estalló y las críticas volaban por todas partes. Con distintas palabras, todas decían lo mismo: en un intento de conformar a todos y mantenerse relevante, J. K. Rowling está inventando cosas.

Mientras que la autora asegura que la sexualidad del director del colegio siempre estuvo presente, otros dicen que es algo nuevo para justificar la falta de representación en su obra. Lo cierto es que ambas partes tiene un punto válido.

Durante los libros no se habla explícitamente de los sentimientos de Dumbledore, de la misma forma que no se hablan de la Profesora McGonagall, la Profesora SproutGilderoy Lockheart. Pero decir que no el tema no se tocaba no es real. La vida privada de Dumbledore estuvo expuesta a lo largo de El Príncipe Mestizo Las Reliquias de la Muerte, donde se describió la relación con Grindelwald como compleja y profunda.

En ambos libros se dio a conocer, de una forma no muy directa, el lazo que unía a los dos magos, uno que iba más allá de la amistad. “¿Sabía yo, en lo profundo de mi corazón, quién era Grindelwald? Creo que si, pero cerré los ojos.” Quizás no estaba escrito literalmente, pero el mensaje era claro.

La saga se publico entre 1997 y 2007, en esa época hablar de un personaje homosexual no era tarea fácil – sobre todo en una historia que apuntaba a chicos. Pero los indicios estaban ahí. No fue lo único que señaló la historia: el lugar de la mujer como par, la discriminación y la esclavitud también estuvieron presentes. 

RELACIONADO – Daniel Radcliffe, el ex Harry Potter, bromeó sobre ser Wolverine en el futuro

¿Quiere decir esto que la obra es perfecta y la autora es víctima de los haters? No, pero decir que ella “confirma que algunos personajes en sus libros y películas son gay en todas partes menos en sus libros y películas” tampoco es real.

No es algo nuevo ni que surgió en los últimos años para mantenerse en primera plana. En octubre de 2007, cuatro meses después de la publicación de Las Reliquias de la Muerte, Rowling dijo que siempre había pensado a Dumbledore como una persona homosexual. “Dumbledore se enamoró de Grindelwald, y eso se sumó a su horror cuando Grindelwald se mostró como realmente era.” 

Por último, escribir un libro implica tener cientos de páginas que nunca llegaron a la versión final. Escribir siete entregas de un mundo tan grande te deja con suficiente material para armar un libro especial. ¿Está mal seguir entregando secretos de la historia después de todo este tiempo? George R. R. Martin lo hace sin problemas con Game of Thrones. ¿Cuál es la diferencia con J. K. Rowling?

RELACIONADO – Harry Potter: ahora podés imprimir fotos que se mueven como en las películas

Sin embargo, hay algo de lo que sí se puede acusar con certeza tanto a Rowling como a Warner Bros. Uno de los momentos más esperados en la segunda entrega de Animales Fantásticos era el encuentro de Dumbledore y Grindelwald y no se dio. Posponerlo y, en consecuencia más luz en la historia, tuvo como único propósito estirar la trama. Pero ¿serían los primeros en hacer eso con una franquicia?

Habrá que esperar para ver cómo evoluciona la historia en las próximas entregas de Animales Fantásticos. ¿Ustedes qué piensan?

Comenta!