Top 5: periféricos de video juegos que eran literamente malísimos

A veces los videojuegos tienen periféricos para mejorar la inmersión y experiencia, pero muchas veces estos son un señal de un fracaso. Te contamos algunos de los peores que conocemos, ¡en esta nota!

La realidad virtual, los instrumentos de Guitar Hero y Rock Band y los controles de movimiento son periféricos que tienen el potencial de elevar algunos juegos y convertirlos en experiencias increíblemente divertidas y memorables. Sin embargo, estos experimentos no salen siempre bien, y muchas veces dan lugar a experiencias horribles, incómodas, y a veces hasta funden empresas. Esta es nuestra lista de algunos de los peores agregados para videojuegos que te van a poner los pelos de punta.

RELACIONADO  En 2020, la industria de los videojuegos obtuvo más ganancias que el cine y el deporte juntos

Guitar Hero On Tour

La saga Guitar Hero fue gigante en el ocaso de la generación de la PS2, y Activision se moría por poder llevar este éxito a las consolas portátiles, como una “gira”, para seguir con las metáforas rockeras. Para esto crearon Guitar Hero On Tour para Nintendo DS, quizás el peor juego de la saga, con una lista de temas increíblemente aburrida en versiones horrendas, pero nada era tan terrible como los periféricos que la acompañanaban. El peor era lejos el “agarre” que tenías que meter en el puerto de GBA y sostener con la consola que no prendía del todo bien y la dejaba “bailando” para que el juego te crashee en cualquier momento y te obligue a resetear. Sin embargo, tampoco se queda atrás lo que era básicamente una púa normal de guitarra, con todo el potencial para rallarte la pantalla. Lo peor – si tenías una DS “fat”, una DSi o una 3DS el periférico directamente no andaba porque no tenía espacio físico. Bueno.

Sega Activator

¡Sega does what Nintendon’t! O algo así. Este es uno de esos periféricos inexplicables que no sabes por donde empezar a decir por qué no sirven. La idea era que armabas una especie de plataformita octogonal frente a tu TV y cada “lado” representaba un botón. Así, en vez de mover tus dedos por un joystick la idea era que aletees como un estúpido en diferentes dirrecciones para representar cada cosa que tocabas. ¡Más esfuerzo, menos precisión y menos diversión! Esto es un gran regalo si tu mamá te quería convencer de que vayas a jugar afuera… y sí, antes que jugar esto

RELACIONADO  Cyberpunk 2077 ya vendió 13 millones de unidades incluso contando devoluciones

Kinect

La historia del Kinect es épica porque combina futurismo, ambición y casi destruir una generación completa de consolas y una marca en el proceso. En pleno furor de los controles de movimiento y éxito de la Wii, Microsoft y PS contestaron con sus alternativas. El Move de PS es un fracaso para el olvido pero no le llega ni a los talones a Kinect, que proponía jugar con movimiento sin usar control de ningún tipo, solo una cámara. A veces era una curiosidad divertida, otras una porquería imprecisa. Varios juegos intentaron hacer uso de esta tecnología sin demasiado éxito, y Microsoft argumentó que el problema era que, como no todas las consolas tenían Kinect, los developers no le daban la atención que necesitaba. Por eso, cuando lanzó la Xbox One, a los miles de problemas que ya tenía, se le sumó el Kinect de próxima generación que terminó de cementar su precio en $499 USD al momento de lanzamiento. No tuvo que pasar mucho tiempo para que Microsoft desista, y elimine el periférico de su consola para poder reducir el precio. El fracaso de la Xbox One obligó a Microsoft a cambiar para siempre y repensar toda su estrategia de consolas tras vender un tercio menos que PlayStation 4, una de las más exitosas de la historia. Eso sí, siempre nos quedarán los temazos de Star Wars Kinect.

uDraw Game Tablet

Muchos de estos periféricos son catastróficos, pero este es en concreto el que tiene el privilegio de haber logrado fundir a una empresa a pesar de no ser concretamente una tecnología horrible. Esta tablet lanzó en 2010 para Wii, y eventualmente llegó a PS3 y Xbox 360 en 2011, y proponía poder usar tus consolas para crear arte, dibujar, y apuntar al preciado mercado casual. Especialmente en Wii, el gadget no fue mal recibido y muchos medios elogiaron la propuesta. El problema llegó cuando THQ, que en aquellos años era uno de los grandes gigantes de la industria, sobreestimó el mercado que un producto así podría tener y se excedió con las unidades producidas. La compañía entró en una hemorragia de gastos que llevó a la cancelación de juegos, venta de franquicias, y que sus diferentes partes debieran ser vendidas para cubrir este error de millones de dólares.

RELACIONADO  CODA: Orquesta Corear despide el año con arreglos sinfónicos de videojuegos

Power Glove

Nintendo experimentó con los controles de movimiento desde mucho antes del lanzamiento de la Wii, y la primera vez fue en la generación de 8 bits. El Power Glove es legendario por ser un desastre, funcionar mal, y ser un pésimo sistema de control para juegos que claramente hubiesen funcionado mejor con un joystick tradicional. Era increíblemente impreciso, terriblemente caro, peculiarmente feo, e incluso configurarlo era un trabajo que simplemente no valía la pena. Lo más cómico fue que la primera vez que lo vimos fue en la película The Wizard de 1989 donde el antagonista de la historia lo presenta con la línea “Amo el Poweglove… es malísimo“, que seguramente en la mente del guionista sonaba cool y bien de chico malo, pero en realidad hacía eco perfecto de nuestros sentimientos.

Seguro se te ocurren mil más, así que contanos cuáles son los peores periféricos en la sección de comentarios.

Comenta!