Review Legend of Zelda: Link’s Awakening – y yo desperté queriendo soñarla

The Legend of Zelda: Link’s Awakening, uno de los más queridos títulos en la saga de aventuras de Nintendo, se relanza con una remake completa que tiene todo. Conocé todos los detalles ¡a continuación!

Nadie nunca va a poder decir que a la Switch le faltan títulos o que no saben qué jugar. Nintendo regresa con un nuevo exclusivo, una remake completa de The Legend of Zelda: Link’s Awakening, una de las entregas más queridas de la saga. Esta lanza en exclusiva para la consola híbrida y es todo lo que este clásico se merece y más: un verdadero sueño del que ni el Wind Fish quisiera despertar.

Remake en serio

The Legend of Zelda: Link’s Awakening se lanzó originalmente para la Game Boy en 1993 y se convirtió en un clásico eterno. En este, se introdujeron montones de detalles que se volvieron clásicos de la saga como los minijuegos de pesca, algunos personajes recurrentes, y mucha de la psicodelia y extraña magia que es sinónimo de la serie. Sin embargo, esta no es una remasterización de aquella joya, sino que se trata de una remake completa donde el juego de 8 bits en blanco y negro ahora se convirtió en un título 3D con estilo de arte único que mejora todos y cada uno de los detalles del original.

RELACIONADO – E3 2019: Nintendo emitió su Direct donde anunció Luigi’s Mansion 3, Animal Crossing, Zelda y muchos más

The Legend of Zelda: Link’s Awakening es diferente a otras remakes o remasters recientes. Por ejemplo, Final Fantasy VIII Remastered toma el juego original y mejora aspectos como modelos o jugabilidad para dar la experiencia que recordabas. Resident Evil 2, por otro lado, reimagina el título original con tecnología actual pero tomándose libertades en nombre de un diseño de juego moderno. Nintendo tomó un approach diferente y con gráficos actuales, lo recreó cuadro por cuadro, pero aprovechando las ventajas de la Switch sobre la Game Boy original.

Si jugaste Legend of Zelda: Link’s Awakening esta nueva versión es exactamente igual a nivel jugabilidad: empezás en la isla, vas a la playa, buscás tu espada, exploras el bosque, conseguís la llave, entrás al primer calabozo -hasta el más mínimo detalle está meticulosamente recreado. La diferencia, los gráficos en alta definición hacen ver a Koholint como la tierra de fantasía que pretendía ser y el estilo de arte te va a hacer sentir que prácticamente estás viendo una maqueta desde arriba con la aventura de Link.

¿De qué se trata?

Este es un título de aventura donde controlaremos a Link, eterno protagonista de la saga, que se ve perdido en una isla tras un naufragio. Al levantarse descubre que es imposible escapar de la isla sin despertar a una criatura gigante conocida como Wind Fish que duerme en un huevo en la montaña más alta.

Para lograr escapar se deben conseguir ocho instrumentos místicos e interpretar la canción que lo despertará. Con una vibra cuasi a lo Shadow of the Colossus, a medida que progresamos se nos plantea la idea de que despertar al Wind Fish terminará con la vida en la isla, que sólo existe en su sueño – ¿entonces, no seríamos los malos?

El gameplay

Este es un título de aventura con cámara en plano picado, casi al punto de ser cenital. A lo largo de un mapa enorme moveremos a Link con nuestro analógico y usaremos diferentes botones para activar diálogos, recoger objetos, blandir nuestra espada y más.

RELACIONADO – Review Ni No Kuni: Wrath of the White Witch – si querés llorar, llorá

Una enorme diferencia con respecto al juego original está en el hardware, la Game Boy tenía apenas un pad analógico, A y B. La Switch suma no solo los botones X e Y, sino también los L, R, y más, y asegura que no deberemos ocupar espacio para algunas herramientas como el escudo, permanentemente en R, o las botas en L.

Si bien en un principio no tendremos nada de equipamiento, a medida que recorramos la isla encontraremos diferentes objetos que nos darán acceso a nuevas habilidades. Por ejemplo, podremos comprar un arco, encontrar un bumerang en una quest bastante larga o recuperar objetos como la pluma de Roc para saltar, bombas para demoler enemigos o paredes, o el brazalete de fuerza para levantar objetos

Lo bueno de esta versión es que algunos quedarán equipados como habilidades pasivas sin tener que ir al menú y poner el ítem activo en cuestión. Así, podremos saltar al agua sin problemas o levantar las rocas sin inconveniente. Si recordás lo limitado que era el sistema original de Game Boy, este cambio te dará ganas de rejugar la nueva versión ya mismo.

RELACIONADO – Review Final Fantasy VIII Remastered: mejor que nunca, y mejor de lo que recordabas

El juego es una sucesión de mini puzzles constantes que deberemos resolver para progresar y recorrer la isla, una especie de pequeño mundo abierto. En oposición a la versión original, el mapa ahora no son varias pantallas conectadas sino un universo constante construido como una hermosa maqueta de la isla que podremos recorrer libremente, siempre y cuando tengamos la herramienta necesaria para sortear cada barrera. Donde si regresa la cámara con scrolling es dentro de las dungeon, los calabozos del juego donde obtendremos objetos y enfrentaremos bosses para progresar la aventura.

En los calabozos, Nintendo puso algunas de sus mejores ideas como recorridos que nos llevarán por diferentes puntos a medida que encontramos la llave o herramienta para progresar, momentos donde la cámara se torna 2D como si fuera un Mario (con muchísimos easter egg incluidos) y bosses que siempre cuentan con mecánicas únicas y originales para cada encuentro. Cada una de ellas está construida sin guías ni punteros, a lo vieja escuela, y cuentan con un diseño tan bien pensado que la progresión se siente natural y que recompensa por sí misma al jugador que está prestando atención.

RELACIONADO – Review Astral Chain: nada más dulce que el deseo en cadenas

En conclusión

The Legend of Zelda: Link’s Awakening es un espectacular remake que es por escándalo la mejor versión de un título increíble. El arte respeta la intención del original y reimagina para audiencias modernas, la música suena mejor que nunca y las mejoras en calidad de vida (viaje rápido mejorado, habilidades pasivas, mejor control y más) hacen que no podamos dejar de recomendar la experiencia. Eso sí, el punto negro en lo que de otro modo es una joya imperdible son los framedrops, que son bastante más frecuentes de lo que nos gustaría. Nunca el juego es injugable, pero sí es raro de Nintendo, un gigante famoso por la calidad y pulido en cada una de sus obras. Ojalá un parche lo corrija, y podamos vivir la versión definitiva de este remake que parece salido de un sueño.

FECHA DE LANZAMIENTO 20 de septiembre de 2019
DESARROLLADOR Nintendo/Grezzo
DISTRIBUIDOR Nintendo
PLATAFORMAS Switch

 

Comenta!