Review Final Fantasy VIII Remastered: mejor que nunca, y mejor de lo que recordabas

Final Fantasy VIII está de regreso para la actual generación de consolas, remasterizado a nivel gráfico, con la experiencia original intacta y mejorado. Encontrá todo lo que tenés que saber de este relanzamiento ¡a continuación!

Final Fantasy VIII se lanzó en 1999 y tuvo la durísima tarea de suceder a no solo el juego más querido de la saga, sino al que es reconocido como uno de los mejores de todos los tiempos. Esta secuela, surgida de las ganas de revolucionar y potenciar lo que habían creado llevó a una secuela polémica que dividió a los fanáticos durante años. A 20 años del estreno original, el juego de PS1 regresa remasterizado para PS4, Xbox One, Switch y PC, y es hora de darle una nueva oportunidad porque es muchísimo mejor de lo que recordas.

De qué se trata

Final Fantasy VIII es un JRPG de combate por turnos donde controlaremos a Squall, un chico de 17 años que está a punto de recibirse en un liceo. Esta organización se llama Garden y sus fuerzas son los Seed, un grupo de mercenarios que cumple diferentes misiones a lo largo y ancho del mundo.

¿Pero esto no es Final Fantasy? Bueno, si bien el principio del juego serán nuestros primeros momentos en batalla real, pronto comenzarán a aparecer las hechiceras, los viajes en el tiempo y una mezcla de futurismo y tropos de JRPG que crean la que quizás sea la mezcla más única de la saga.

RELACIONADO – Final Fantasy 8 Remastered lanzará en septiembre: detalles y data de la nueva versión HD

El combate es único y espectacular

Uno de los aspectos más divisivos de este RPG fue su giro completamente único a la hora de los combates. En el juego controlamos hasta tres personajes a la vez y elegimos qué hace cada uno desde un menú.

Sin embargo, el protagonista real está detrás de escena donde a cada personaje le podemos asignar Guardian Forces, poderosas criaturas que los dotan de habilidades. Estas nos darán la posibilidad de usar el sistema de Junction para combinar magia con diferentes atributos y así potenciar lo que podemos hacer, sin que sea necesario salir a subir de nivel. Es un sistema que no es elegante pero que permite un nivel de obsesión de esos que te dejan romper el juego en las primeras horas o jugar del modo que se te ocurra.

¿Cómo que la magia no se usa?

El juego no hace un buen trabajo en explicar los sistemas a pesar de los tutoriales. La magia es algo que tenés en tu inventario y mientras más copias del hechizo tengas, más fuerte será. Muchas personas entendieron que debían usar el comando “draw” y “tomar” la magia del enemigo, pero lo cierto es que es apenas un modo de conseguir hechizos, y a medida que nuestras GF se vuelvan más poderosas podremos refinar items en hechizos o cartas, o robarlos del mundo, y más.

RELACIONADO – Best of E3 2019: Final Fantasy VII es el gran ganador de los Game Critics Awards

Se trata de un juego que recompensa la curiosidad tanto en el mundo como en el menú y que siempre te hace sentir que te queda más por ver. Lo mejor es que una vez que entiendas el ritmo, no lo vas a poder soltar.

Los personajes

Cualquier personaje puede equipar cualquier GF, y cualquier hechizo, son todos lo mismo, ¿no? No. Una de las mejores cosas de Final Fantasy VIII es la caracterización y lo distinto que es cada personaje del cast, a la vez que la química que tienen entre ellos es espectacular.

Dentro de los personajes, el mejor de ellos es el protagonista Squall, una deconstrucción de Cloud y el arquetipo del chico malo. Squall se comporta de modo parecido y hasta dice líneas que podrían ser del rubio de pelo pinchudo. Pero en los primeros 5 minutos presentan a Quistis que se ríe y le baja el tono y dramatismo. De ahí se introducen a Zell, Selphie (sí, se llama así, como una selfie), Irvine y Rinoa que redondean el cast como arquetipos de anime que casi siempre se dan vuelta de formas más que interesantes.

A lo largo del juego también podremos controlar a otros personajes, pero son estos seis los que hacen al cast principal. Cada uno de ellos está diferenciado no solo por su look, sus estados y demás, sino también por poseer una habilidad única.

Por otro lado, cuando un personaje fue golpeado muchas veces podrá acceder al comando limit break para hacer un combo extremadamente poderoso, y cada uno tiene una mecánica única. “Pero ¿por qué no puedo dejar a mis personajes con poca vida y hacerlo siempre?”, te podrás preguntar. La gracia es que podés asumir ese riesgo y jugar así. Final Fantasy VIII es un juego donde si pensas algo, podés hacerlo. Las reglas son duras, a veces obtusas, pero funcionan siempre y te dan un nivel de libertad único – y eso es espectacular.

RELACIONADO – Review Astral Chain: nada más dulce que el deseo en cadenas

Remaster, no remake

Final Fantasy VIII no fue el primer título 3D de la saga, pero sí fue el primero en estar desarrollado íntegramente con proporciones realistas, con un sentido de espacio y cinematografía. Los gráficos eran impresionantes para 1999, e incluso el tiempo no le jugó una pasada tan mala como a su predecesor.

Lo más destacable son las icónicas secuencias FMV (Full-Motion Video) están intactas, incluso se ven mejor que nunca. Lo que sí está retocado son los modelos de personajes que ahora muestran rasgos apreciables en una TV de alta definición. Quistis de repente usa lentes, Squall tiene ojos y se ve su cicatriz, y Zell tiene un tatuaje y no una mancha negra en su cara. El triunfo real de Final Fantasy VIII Remastered es que se ve como vos pensas que se veìa en en 1999, y no como realmente se veìa.

El remaster ¿agrega algo?

Final Fantasy VIII tiene un par de mejoras de calidad de vida que vale la pena mencionar. Como en todos los otros remaster de la saga, hay trucos que podés activar y desactivar a cada momento, en este caso apretando L3, R3 o los dos a la vez. Estos son experiencia máxima, acelerar la acción X3 o jugar sin encuentros aleatorios.

Por lo demás, la única novedad es jugarlo en plataformas modernas. El juego incluso preserva la relación de aspecto original con marcos negros a los costados así que vas a ver prácticamente lo mismo que en 1999, pero mejor.

Conclusión

El Final Fantasy VIII es una de las entradas más fieles a los conceptos básicos de la serie, el de dar vuelta todo lo que conocés. El juego es, aún hoy y con una óptica moderna, increíblemente innovador en la variedad de sistemas que propone y mezcla para lograr un combate táctico único y lleno de posibilidades.

RELACIONADO – Review Gears 5: Todo lo que necesitas es amor y tu vieja Lancer

Por el lado de la historia, es hora de reconciliarse con ella, dado que los años nos hicieron entender que esta no es una historia para adolescentes, sino sobre adolescentes y mientras más viejo seas, más detalles vas a notar en el juego. Si ya lo jugaste, es nostálgico por partida doble y esta es definitivamente la mejor forma de experimentarlo. 

FECHA DE LANZAMIENTO 3 de septiembre de 2019
DESARROLLADOR Square Enix
DISTRIBUIDOR Square Enix
PLATAFORMAS PS4 – PC – Xbox One – Switch

Comenta!