Review Fallout 76: un apocalipsis en donde los bugs no son radroaches

Fallout 76 lanzó hace un par de semanas, y tras algunos parches, muchas horas de juego y exploración, esto es lo que tenemos para contarte al respecto. Todo lo que tenés que saber, ¡en estas líneas!

Fallout 76 es la más reciente entrada en la icónica saga post-apocalíptica de Bethesda, pero que cambia tanto la fórmula con respecto a Fallout 4 como en su momento la cambió Fallout 3 con respecto al 2. Este es un título de acción y aventura en mundo abierto que podremos explorar junto a otros jugadores online por primera vez en la historia de la saga. El juego ya está disponible para PC, PlayStation 4, y Xbox One, y nuestra primera impresión nos dejó con resultados mixtos.

Cuando lanzas Fallout 76 por primera vez te cuentan la historia de la archi-reconocida franquicia: vivimos en Estados Unidos en un futuro donde la Guerra Fría llevó a que los norteamericanos, China y Rusia envíen todo su arsenal nuclear uno contra otro. Inmediatamente después crearemos nuestro personaje, un/a residente del refugio nuclear Vault 76 (Bóveda 76, de ahí el nombre del juego) que sobrevivió a la catástrofe y está listo para retomar el suelo de su país. Como nos “levantamos tarde” por la fiesta de despedida, somos los últimos en salir del refugio armados con nuestro campamento y ganas de explorar.

Ver Fallout 76: Jugamos la beta de PS4! desde CulturaGeek en www.twitch.tv

RELACIONADO – Fallout 76: ¡nuevos modos, personajes y todas las novedades que anunciaron en Quakecon 2018!

Para quien nunca haya jugado Fallout antes, estos históricamente son RPGs donde visitamos pueblos, hablamos con los habitantes, descubrimos secretos, nos unimos a facciones, y vivimos una historia en el post-apocalipsis. Fallout 76 remueve casi todos estos elementos para dejarnos explorar libremente un fragmento de Boston donde las marcas de las armas nucleares aún están frescas. Hay mutantes y enemigos, pero no hay poblados, no hay personas, y no hay diálogos: si ves otro humano, es un jugador que está conectado en línea igual que vos. Este es un sistema muy parecido a Destiny, donde no se trata de un MMO – no es masivo, el número de jugadores rara vez pasa los 10 en un mapa. A los jugadores los ves, podés interactuar, unirte a ellos, o simplemente seguir camino por tu lado.

Fallout 76 tiene dos pilares: la exploración, y la construcción. El segundo es muy similar a lo que vimos en la entrega anterior, Fallout 4, y podremos construir nuestro refugio lo más próspero posible para conquistar la indómita norteamérica pos-nuclear. Para ello deberemos recoger recursos, y así armar nuestra armadura, armas, fuente de alimento, agua potable, etcétera dado que nuestro personaje tiene necesidades básicas que deberemos atender. Podremos recoger madera de árboles caídos, de desarmar objetos, o de encontrarla en el mundo abierto, y esto es nuestra herramienta principal para dar los primeros pasos, y de ahí comenzar a trabajar con más y mejores materias primas. Además. a medida que juegues, vas a poder expandir el mapa, reclamar nuevas áreas, y encontrar más lugares que visitar y explorar.

Ver Fallout 76! Arrancamos el juego desde Cero! desde CulturaGeek en www.twitch.tv

RELACIONADO – Fallout: Obsidian dijo que es “muy dudoso” que hagan un juego nuevo

El aspecto más rico de Fallout 76 es la exploración, donde podés sacar tu Don Ramón interior y convertirte en el ropavejero más cargado de Estados Unidos en primera o tercera persona, como más te guste. Como en todo juego de Bethesda, ni bien emergemos de la secuencia inicial tenemos libertad total para ir donde se nos ocurra, enfrentar todo tipo de peligros, etcétera. Esto es lejos lo mejor del juego – al ser un sandbox puro, casi sin objetivos (de nuevo, no hay personajes “inteligentes” controlados por la computadora) podremos meternos donde se nos ocurra y explorar los restos de las vidas de las personas que perecieron en el ataque. La narración ambiental es exquisita y prácticamente podemos imaginar qué hacían los sobrevivientes de la catástrofe en cada lugar que visitamos, o cómo vivían antes. Además, esto tiene recompensa: armas, recursos, armaduras, etcétera, y el mapa es enorme por lo que el loop es casi infinito.

Fallout 76 tiene quests con las que nos envían a puntos específicos, nos enseñan mecánicas, y nos hacen oír grabaciones o leer diarios y registros en computadora de personas que narran sus historias pero nunca, en ningún momento, tendremos la agencia de decidir algo sobre la trama. Nuestras opciones son ir a donde nos indican, o salir a explorar a donde queramos. Esto es raro para la franquicia que siempre destacó por sus excelentes historias, genial sentido del humor, y espectaculares diálogos – lo que vemos en una sesión de juego nada tiene que ver con esto sino que nos quedamos con la exploración, los eventos públicos que surgen en distintos puntos del mapa, y ese tipo de detalles. Inclusive, cuando hay varios objetivos activos al mismo tiempo es imposible diferenciarlos uno de otros para seguirlos en el HUD, tendremos que entrar al mapa y entender cuál es cuál.

RELACIONADO – Más exclusivos: Microsoft adquiere el estudio Obsidian, creadores de Fallout: New Vegas

Otro aspecto a mencionar de Fallout 76 es que este es el primer juego de Bethesda creado para multiplayer en un mapa consistente por lo que, si bien es de esperarse que en juegos así de abiertos haya bugs, en este título en concreto se multiplican. Ocurre seguido que te encuentres con pantallas negras de carga que no llevan a ningún lado, que atravieses muros o salgas disparado en el aire, o que simplemente el juego no te permita completar un objetivo porque la cadena de la quest se rompió de algún modo. A esto se suman caídas en FPS, texturas rotas, y una performance generalmente floja en la versión de Ps4 y PS4 pro que probamos. A pesar de los parches, por momentos el juego se torna literalmente injugable dado que no se puede progresar, y eso es una pena dado que la propuesta de un sandbox así de abierto rebosa de potencial. Esto es algo que esperamos que se solucione a la larga vía parches, pero que deberías tener en cuenta si esperabas con ansias esta entrada.

A medida que progreses vas a poder subir de nivel y adquirir “perks“, nuevas características para tu personaje, que a la vez te permitirán subir tus habilidades armado con un sistema de cartas y de paquetes que vas a poder ir abriendo a lo largo del juego  y que vas a ir “coleccionado” y usando dependiendo que misión tengas que completar. Cuando empezás, tu nivel es 1 en todos los atributos, pero vas a poder subir uno por cada nivel, y mientras más superes, mejores habilidades podrás equipar. Esto te permitirá desde acarrear más cosas en tu mochila a recibir bonificadores de experiencia, resistir mejor la radiación, o encontrar ítems perdidos. El nivel de libertad es amplio, y permite que desde el principio armes tu personaje con lo que vos quieras como prioridad. Eso sí, carisma, el estado que regulaba las interacciones sociales, ahora sirve únicamente para dar experiencia extra por jugar con otros jugadores así que cuidado si ya estás en nivel alto, no desperdicies muchos puntos en esto.

En cuanto al combate, Fallout 76 es un shooter competente en tiempo real. En un principio, tu personaje puede aparentar tosco, pero eso es para dar lugar al progreso tanto en las armas que vas a poder conseguir o crear, como en las perks que vas a poder sumar. Para ayudarte en combate, está el sistema VATS. En los juegos de la saga, esto permitía “ralentizar” el tiempo para hacer disparos calculados con un porcentaje de probabilidad de darle en alguna parte en específico. Esta vez, al ser un MMO compartido con otros jugadores, el tiempo no se ralentiza, pero sigue siendo una gran ayuda a la hora de disparar y contar con una mano extra, o aprovechar al máximo los segundos que te da el juego entre cada tiro.

Algo que vas a poder hacer sobre el final del juego es aprovechar tus perks, lo que equipaste, y los niveles que subiste para poder enfrentarte a otros jugadores. Estos duelos arrancan cuando empezás a disparar a un jugador, y este jugador te contesta con más disparos. En ese momento, comienzan duelos donde te podés enfrentar en facciones o en solitario a quien quieras, pero que no te van a molestar si sólo querés explorar el Boston post-apocalíptico dado que simplemente podés elegir no responder. Lo que es más, si un jugador provoca de más a otro y este se rehusa a responder, el atacante será marcado con un pedido de captura y cualquier persona podrá atacarlo libremente y reclamar sus pertenencias.

Fallout 76 es una gran idea en papel, con muchísimo potencial, pero que una vez con el juego completo te sentís como si faltara algo. Explorar y construir es divertido, y con un buen grupo de amigos podés pasar horas y horas haciendo locuras. Eso sí, más allá del setting, este es indudablemente el menos Fallout de todos los Fallout, y se siente como una crisis de identidad para la franquicia. ¿Es por este lado el futuro que Bethesda imagina para la saga? ¿O volveremos a controlar personajes que por medio de quests con resoluciones múltiples permiten cambiar el mundo que los rodea en títulos futuros? Depende de qué aspecto de la saga sea tu preferido, Fallout 76 puede parecerte el game que te trae libertad para solo pasear y recoger cosas que esperabas, o una decepción que ofrece todavía menos contenido significativo que Fallout 4.

Comenta!