Review Battlefield 5: la segunda guerra en primera persona

Battlefield 5 ya está entre nosotros para llevarnos de nuevo a la Segunda Guerra Mundial con un puñado de nuevos modos e historias y su icónico multiplayer. ¿Qué hay de nuevo en esta entrega? Enterate acá.

Battlefield 5, lo nuevo de EA y DICE, finalmente está entre nosotros y tuvimos la oportunidad de jugarlo. Bah, “está entre nosotros” es un decir dado que por ahora está disponible si hiciste la preorden de la edición especial, y no todo el contenido está disponible sino que llegará con el correr de los meses. Aunque si tenés la suscripción a EA Access hace como siete días que lanzó. Pero si tenés EA Access Premier hace más de diez días que podés jugarlo. ¿Confundido? Sí, nosotros también. Es que Battlefield 5 hoy cuenta con porciones de juego que llegarán con el correr de los meses, y por ahora lo que tenemos es un fragmento de la experiencia total.

Battlefield 5 llega a PlayStation 4, Xbox One y PC para traer su icónico y aclamado multijugador, con la novedad que esta edición será la primera en incluir un battle royale, pero este lanza en marzo. El juego también tiene un componente cooperativo, pero que llegará después. Lo que sí tenemos son 3 campañas single-player que se titulan War Stories, con una cuarta que… sí, adivinaste, llegará más adelante. Debajo de todos estos problemas administrativos, se encuentra Battlefield 5, un espectacular shooter que conserva su identidad como una de las mejores franquicias bélicas de los videojuegos, pero se siente incompleto.

RELACIONADO: Battlefield 5 también tendrá su modo battle royale y lo lanzará en marzo 2019

El escenario de Battlefield 5 es la Segunda Guerra Mundial, y por ello el juego es particularmente oscuro, especialmente en single-player. El conflicto bélico más letal de la historia de la humanidad se mantiene fascinante, sobre todo porque hace años que la franquicia no visita esta época. En algunos episodios podemos ver cosas poco frecuentes en estos juegos como tropas senegalesas del ejército francés, o una historia a bordo de un tanque alemán, e incluso la resistencia noruega – todos en niveles abiertos y bastante destructibles, al punto que por momentos nos recordó al caótico Bad Company.

Esta destrucción es particularmente genial cuando jugás multiplayer, claramente el foco de la experiencia Battlefield 5, que ahora posee un sistema de fortificación, y permite defender diferentes puntos para que no volteen edificios encima tuyo. Eso sí, por más que fortifiques, si no podés detener el avance enemigo, vas a ver tu cuidadosa labor completamente destruida. Lo más divertido del juego es construir fuertes con amigos y usarlos para defender posiciones y destruir a quien sea que se acerque a donde estás.

RELACIONADO – Preview Battlefield V Beta Multiplayer: más grande, más lindo, más destructible

De los mapas disponibles al momento del lanzamiento, el más divertido es Devastation, que toma lugar en Rotterdam y permite combate urbano. Hamada es bastante más abierto y super destacable si querés imaginar cómo será el eventual battle royale. Finalmente, Twisted Steel es el más único de la colección y presenta edificios en un pantano con un puente de acero que une dos mitades de mapa y promete convertirse en un clásico. Los mapas se prestan más que nunca para el buen juego en equipo antes que para mandarse solo a conseguir headshots, y la forma de lograr esto es mediante la escasez de recursos, a la vez que cada rol está mucho mejor definido. Podés jugar solo, pero es una forma de desaprovechar la experiencia.

Como no podía ser de otra manera, DICE creó un apartado gráfico y sonoro que no se puede definir de otra forma que “impresionante”. Los disparos simplemente se sienten bien, el sonido y movimiento en la pantalla acompañan a la perfección, e incluso los cambios de cámara cuando echas el cuerpo para abrir puertas o te tirás detrás de un objeto para tomar cubierta se sienten naturales. Del mismo modo, la presencia de objetivos diarios y bonos de experiencia te van a motivar a obtener más recompensas significativas y que la progresión no se sienta estirada de más – exactamente lo contrario a lo que ocurría con Star Wars Battlefront II.

Battlefield 5 no está libre de bugs, y cada tanto podés ver algún jugador que atraviesa el piso o las patas se le mueven de forma innatural. Del mismo modo, por momentos podés enfrentarte a bastante lag y contadores que no parecen funcionar del todo, y no registran objetivos. Sin embargo, la libertad que el juego nos otorga no está para nada comprometida y eso es lo que siempre destacó en estas experiencias. Como si fuera una página web de Geocities en los 90s, vas a ver que un montón de cosas parecen tener signos de “en construcción”, pero lo que ya está armado, está más que bien y nos presenta uno de los mejores Battlefield en años.

Comenta!