Review Soulcalibur 6: la espada recupera su filo en un regreso lleno de gloria

Soulcalibur 6, la más reciente de la saga de juegos de pelea con espadas, ya está entre nosotros con montones de novedades para los fanáticos. Lee nuestras impresiones después de jugarlo, ¡en estas líneas!

Soulcalibur 6 finalmente está entre nosotros, y en Cultura Geek nos dimos el gusto de jugarlo para traerte todos los detalles. La saga de pelea con espadas que tantas alegrías nos dio a lo largo de generaciones está de regreso en PlayStation 4, Xbox One y PC; y como buena katana, no perdió el filo. Varios nuevos sistemas le dan un toque de frescura, mientras que lo que recordás de la saga que te enamoró por primera vez sigue ahí.

La saga Soulcalibur es diferente a otros juegos de lucha en un aspecto fundamental – si bien se tratan de duelos entre personajes, estos no se definen a las piñas (que las hay), sino con armas de filo. Así, diferentes guerreros y guerreras se cruzan en el campo de batalla con estoques, espadas cortas o largas, katanas, y hasta variaciones como el memorable látigo de Ivy. A seis años del último título en la saga principal, Soulcalibur 6 representa el reencuentro de la saga consigo misma tras experimentos en F2P y algún que otro spin-off, y demuestra ser grandioso por enfocarse en lo esencial: el filo y las armas.

RELACIONADO: Bandai presentó sus próximos lanzamientos: jugamos Jump Force, Ace Combat 7 y más

El primer detalle a destacar es el control. Soulcalibur 6 responde de la mejor manera, y cada personaje parece obedecer a la perfección nuestros comandos, y dado que este es un juego de esquivar el golpe,  posicionarse y contraatacar, eso es vital. Cada uno de los personajes cuenta con acciones que le permiten hacer uso de los espacios que deja el enemigo y estará en el jugador aprender a navegar el campo de batalla. Por ejemplo, si jugas con Sophitia, vas a tener que aprender a ser un maestro con la estocada frontal que es ideal para iniciar combos, y contraatacar cada vez que un adversario yerra. Eso sí, si pifias este ataque, vas a quedar regalado ante otro contraataque, y así sucesivamente.

El apartado gráfico es una maravilla, y saca a relucir lo mejor de cada personaje. Lo que vemos en pantalla en Soulcalibur 6 tiene la magia de ser una versión mejorada de lo que imaginábamos en los primeros títulos, dado que el arte se mantiene fiel, y los personajes son la pieza principal de esta exposición. Como contrapunto, los escenarios son un tanto monótonos, aunque algunos van a hacer uso del Unreal Engine y su motor de iluminación para sorprenderte, que son los más memorables. Sin embargo, esto no se trata de fotos, sino de movimiento, y en ese sentido el juego fluye y se mueve a la perfección.

En cuanto a la jugabilidad, Soulcalibur 6 permite que agarres el joystick y toques los botones para pegarles a los oponentes, o que aprendas a manejar contraataques y juegues con más calidad. El sistema de combate es simple, y se trata más de una guerra psicológica que de hacer combinaciones largas para entrar en combos. Así, tenés un botón para golpe horizontal, otro vertical, botón para patada, y el último para cubrirte. Como si fuera un piedra-papel-tijera táctico, cada movimiento se contesta con otro, y la habilidad real pasa por saber reconocer qué hace el rival para encontrar espacios en su guardia. Eso sí, si sos un novato y le das masa al joystick, te vas a divertir igual.

Un agregado interesante es Reversal Edge, el clásico ataque especial que podés hacer en general una vez por round de la mayoría de los juegos de pelea. En este caso, los dos personajes entran en una instancia de duelo corto cuando tocás R1, y tenés que superar un minijuego estilo piedra-papel-tijera donde cada botón le gana a otro y le da toda una dimensión de juegos mentales. Como balance, no vas a poder abusar este modo dado que en caso de errar, vas a quedar abierto a contraataques. Esto representa Soulcalibur 6 en su máxima expresión, fácil de entender y realizar, pero que siempre te requiere estar a la altura del rival.

En cada combate vas a tener tu barra de “soul” (alma), que hablando mal y pronto, es la típica barra de “super” de los juegos de pelea. En Soulcalibur 6 la podés usar para imbuir a tu personaje con ataques más fuertes, realizar tu Critical Edge, que es un super que una vez que impactó no falla, y más. Los super en particular son vistosos y memorables, y muestran a cada personaje en su mejor punto – llenos de energía y vibrando por el combate. Nuestro consejo es usarlos al final de un combo, total solo requieren que presiones R2, para maximizar el daño. Cada personaje tiene tanta personalidad que esto solo te va a dar motivos para intentar diferentes estilos y probarlos a todos.

RELACIONADO – Metroid Prime 4: el clásico volverá de la mano de Bandai Namco

Soulcalibur 6 tiene dos modos historia. Uno permite crear tu propio personaje y rolear un poco, mientras que el segundo es el tradicional modo con cinemáticas para cada personaje. El primer modo es Libra of Soul, y tenés que subir de nivel, y viajar por el mundo mientras cumplís misiones, conseguís armas, etcétera. Este modo tiene un rudimentario sistema moral de luz/oscuridad, y podés elegir qué opción te llama más la atención mientras seguís los diálogos. La historia no es particularmente interesante, pero la propuesta de crear tu propio personaje sí es divertida, aunque sea un poco inferior a lo que propuso Tekken 7, por ejemplo.

El otro modo, Chronicle of Souls, sí se parece más a lo que buscábamos y cuenta con una historia más lineal donde los personajes que conoces pueden brillar. El juego te muestra una línea de tiempo, y diferentes personajes hacen diferentes cosas a lo largo de la historia, y podés desbloquear más contenido mientras más juegues. ¡Era así como tenía que ser! Los dos modos historia cada tanto se cruzan, y hasta en un momento aparece Geralt del Witcher 3 para dotar a la cosa de alguna estrella invitada, una tradición de la saga. Finalmente, el modo online es básico, pero está ahí si querés competir en rankings o jugar contra amigos a la distancia. Incluso hay un chat donde 8 jugadores pueden comentar mientras dos pelean, que es bastante simpático.

RELACIONADO – The Witcher en Netflix: confirmaron a Henry Cavill como Geralt de Rivia

Soulcalibur 6 es un triunfo en devolverle la vitalidad y el filo a una serie que iba camino a ser venerado clásico sin presente, y lo hace por medio de retornar a lo básico y lo que la hizo especial. El combate es una delicia y más divertido que nunca, y aunque lo que pasa fuera de este por momentos parece que sobrara, no hay nada que criticarle al plato principal. El juego no es tan técnico como otros de pelea así que no imaginamos que vaya a convertirse en uno de esos títulos competitivos que se juegan por años (para eso, Bandai Namco ya tiene a Tekken 7 y Dragon Ball FighterZ), pero sí es uno de los mejores títulos para jugar con amigos y no parar en toda la noche.

Comenta!