Review RAD: Mutantes ochentosos, golpizas y mucho neón

Cultura Geek jugó Rad, el ultimo título de Double Fine publicado por Bandai Namco. Y en esta review te contamos todo lo que necesitas saber.

RAD es el ultimo título del estudio de Tim Schafer, y el último título que sacan como desarrolladora independiente, aunque publicado por Bandai Namco. Para quienes no lo recuerden Double Fine fue adquirido por Microsoft y el anuncio se realizó en el marco de la E3 2019.

Lo nuevo del estudio de Schafer es un roguelike con vista que oscila entre lo isométrico y lo cenital, es decir vista de arriba y algo en diagonal. En este vamos a explorar diferentes escenarios generados procedimentalmente.

RELACIONADO – Commandos 2 HD Remaster estrenó un nuevo tráiler con gameplay

El Post Post Apocalipsis

El colorido mundo de RAD nos sitúa en un futuro en el que la humanidad no solo pasó por un apocalipsis sino que pasó por dos. Como bien introducen en el juego el primero era algo que se veía venir, al menos en retrospectiva, y los “antiguos”, o sea nosotros, medio que se lo merecían.

La tierra quedó completamente destruida, inhabitable, contaminada, y llena de monstruos mutantes. Nuestros salvadores, unas entidades que parecen mecánicas y cuidan de nosotros nos informan que las maquinas que hacen que el aire sea respirable están fallando. Es en este punto que nos ofrecemos como voluntarios para salir al mundo de RAD y tratar de salvar a nuestro asentamiento y el mundo.

RELACIONADO – PlayStation 4 suma nuevas opciones de color para los DualShock

Aunque claro que las cosas no son tan fáciles como uno quisiera, todavía está el problema ese de la radiación. Para poder salir al Fallow nuestro protector nos tiene que transformar en un renacido, o re hecho. Keytar de por medio y con eléctricos acordes renacemos con la capacidad de captar RADs y respirar en el Fallow.

¿Que hacemos en el Fallow?

Nuestro objetivo en esta tierra de nadie es volver a activar unas maquinas ancestrales que nadie sabe como funcionan pero que nos mantienen vivos, y devolver el verde a la tierra. Y muy convenientemente nuestra nueva habilidad nos sirve para interactuar con estos dispositivos.

Por otro lado mientras avanzamos vamos retornando la vida al mundo muerto y dejamos a cada paso pasto y flores, algo que además de ayudar a la narrativa nos sirve de guía para saber por donde anduvimos, sobre todo en niveles más complejos.

A medida que pasamos niveles la complejidad y tamaño de los enemigos aumenta. Además de la cantidad de torres con las que tenemos que interactuar para enfrentar al jefe de cada mundo y progresar.

El gameplay, los ítems y las mutaciones

Primero vamos a dar una clase de ciencia, ¿Qué es un rad? Un RAD es la unidad que se utilizaba para medir la radiación absorbida por una persona. En consecuencia de nuestra capacidad vamos a absorber radiación con cada enemigo eliminado y cuando la barra de RAD se completa mutamos. Como es obvio a esta altura los RAD absorbidos funcionan como la barra de nivel. Cuanto más alto nivel tenemos más grotescos y letales nos volvemos.

Eso sí, cada vez que morimos empezamos de cero en un mapa que se genera de nuevo y sin ningún ítem o mutación. Por esto vamos a tener que tener mucho cuidado al avanzar por las mazmorras metálicas de este futuro post-post-apocalíptico.

RELACIONADO – PlayStation 5: ¿Sony podría revelar la nueva consola en febrero?

Estás mutaciones que recibimos a medida que subimos de nivel son aleatorias y nos otorgan habilidades destructivas o defensivas. además los ataques que podemos ejecutar son bastante variados.

Entre las mutaciones que experimentamos en Cultura Geek recibimos alas para escapar rápidamente del peligro, un brazo en llamas que dispara bolas de fuego, una calavera que podemos arrojar como granada, una cabeza de cobra que envenena enemigos, o una cola que deja huevos de pequeños clones nuestros para que ataquen a distancia a los enemigos.

Sumado a estas habilidades activas, que requieren un cooldown para volver a usarlas, tenemos también habilidades pasivas. Dentro del juego estas se llaman endo mutaciones (o mutaciones internas). No alteran nuestro aspecto físico pero son una gran adición, como ser la resistencia a los lagos radioactivos, al fuego, o ver donde se ocultan los enemigos o los valiosos ítems. las habilidades pasivas se obtienen interactuando con artefactos antiguos que se encuentran en instalaciones olvidadas en el tiempo.

RELACIONADO – Switch: la híbrida de Nintendo tendrá controles estilo SNES

Obviamente las mutaciones, ya sean activas o pasivas, no van a ser lo único que nos ayuden en nuestra tarea. En esta categoría vamos a encontrar ítems curativos, los que nos hacen aumentar la dosis de RAD por única vez, los corazones que absorben ataques tóxicos, o ítems que nos dan más cassetts por kill. Y es que en el mundo ochentoso de RAD los viejos cassettes de cinta son nuestra moneda corriente.

Y sí no queremos perder nuestros valiosos cassetts es recomendable depositarlos en el campamento cuando terminamos cada nivel. Además cuanto más depositemos vamos a ir desbloqueando cosas nuevas para usar en la próxima jugada. Porque aunque no queramos, la muerte nos va a asechar en cada rincón y vamos a morir, más de una vez.

RELACIONADO – Splinter Cell: ¿Sam Fisher se vuelve a poner el traje en VR?

En el Fallow vamos a encontrar algunos individuos que viven ahí fuera, y a mutantes que no son enemigos, sino que como nosotros fueron renacidos pero desterrados. Con estos vamos a poder comerciar o cumplir algunas misiones simples a cambio de objetos que van a hacer nuestra vida más sencilla. 

Además de las mutaciones podemos atacar cuerpo a cuerpo a nuestros enemigos con un bate de Baseball, y algunas variantes que vamos a desbloquear.

El estilo del apocalipsis en los 80

En cuanto al apartado gráfico RAD cuenta con una paleta de colores bastante estridente para un páramo desierto. Los colores del terreno árido contrastan exquisitamente con el verde que vamos dejando a nuestro paso y el juego rebosa de colores. En las entrañas metálicas de las instalaciones que las maquinas dejaron atrás los pasillos con neón resaltan aún más las diferencias.

Además en los escenarios nocturnos los colores brillantes cobran un protagonismo mucho mayor otorgando una enorme variedad a un entorno monótono. Pero además de monstruosidades y plantas, cuevas e instalaciones van a adornar el paisaje los restos de lo que fue la civilización, y televisores, muchos televisores CRT.

RELACIONADO – Ninja acusó a Twitch de recomendar porno en su cuenta

Por otro lado la música acompaña a la estética con ese gustito ochentoso que va a la perfección con los acabados de neón que mencionamos anteriormente.

¿Es un juego RADiactivo?

Las conclusiones que sacamos de las largas, y a veces frustrantes pero sumamente divertidas horas que le dedicamos a RAD es que se trata de una joya para los amantes del genero. A pesar de morir y perder todo el juego nos incentiva a explorar una vez más el mundo, y cada vez que morimos nuestros puntos cuentan para desbloquear nuevos ítems que comprar y facilitar la tarea. Y aunque los menos pacientes quizás se van a ver desalentados por el tipo de juego, RAD es una joya que vale la pena probar.

RAD se pone a la venta el día 20 de Agosto de 2019 para las consolas PlayStation 4, Xbox ONE, y Nintendo Switch, y para PC.

FECHA DE LANZAMIENTO 20 de agosto de 2019
DESARROLLADOR Double Fine Productions
DISTRIBUIDOR Bandai Namco
PLATAFORMAS PlayStation 4, Xbox One, PC, Switch

Comenta!