Review Animal Crossing: New Horizons – ideal para llevar a una isla desierta

Ya podemos disfrutar de Animal Crossing: New Horizons, la nueva entrega de la saga de simulación social de Nintendo. ¿De qué se trata esta vez? Te lo contamos, ¡acá!

Animal Crossing: New Horizons

Nintendo tiene grandes sagas como Mario, Zelda o Pokémon que todos los gamers reconocen como esenciales. Sin embargo, pocos fanáticos son más pasionales acerca de la propuesta única que Animal Crossing, la saga de simulación social, coleccionismo y expresividad. Ahora, y en exclusiva para Switch, la gran N nos trae Animal Crossing: New Horizons, la esperadísima secuela de New Leaf, que te permite convertir una isla desierta en el paraíso que siempre soñaste.

¿De qué se trata Animal Crossing: New Horizons?

Nintendo es excelente a la hora de crear juegos de aventura, plataforma, y acción, pero esta saga es bastante distinta. En Animal Crossing no jugás niveles o experimentas una historia, sino que empezás en una isla completamente desierta de la que te convertís en residente, pero también una suerte de figura de autoridad. En juegos anteriores llegabas a un pueblo más o menos en funcionamiento, al que se mudaba gente, y lo hacías crecer de a poco, pero ahora arrancas completamente de cero.

RELACIONADO – Review Doom Eternal: una sinfonía de sangre, huesos rotos y heavy metal

La idea es que para comenzar tu pueblo, tu casa, y todo lo que se necesita para convertir la isla en un paraíso, tomas un enorme préstamo de Tom Nook, el mapache usurero. Si bien esto te da el empuje inicial, de ahí en adelante vas a tener que trabajar para pagar esa deuda, mejorar tu pequeño pueblo, y abrir instalaciones como museos, tiendas, y más. Sin embargo, la parte clave es que eventualmente comenzarán a llegar a vivir los dichosos animales que son el verdadero corazón del juego.

Los habitantes de la isla

Lo complicado de describir Animal Crossing es que muchos jugadores lo hacen por medio de las cosas que podés hacer – pescar, regar flores, construir edificios, y cosas. Esto no está mal, pero es un poco faltarle a la verdad porque el juego se trata de las relaciones con los otros. Los objetos que juntemos se pueden procesar, convertirse en materiales, regalos y objetos que nos permitan ayudar a los habitantes que se mudan de la isla, y así mejorar nuestra relación y a cambio conocer más de ellos.

Animal Crossing: New Horizons

RELACIONADO – Review My Hero Academia One’s Justice 2: disparejo pero potente como el propio Deku

Cada uno de los habitantes de tu isla que vayan llegando tendrá diferentes personalidades, gustos, y necesidades, e interactuar con cada uno de ellos será distinto para cada jugador. Ellos nos contarán historias de su vida, sus gustos, harán juegos de palabra, y más; y ahí está la magia real de la saga porque si hace click con vos, vas a estar pendiente de ellos como si fueran tus más cercanos amigos. Además de los residentes y el mapache Nook también regresarán miembros permanentes del elenco como tu asistente Isabelle, KK Slider el músico, y Kapp’n con su barco.

Animal Crossing: New Horizons

La personalización

Además de crear vínculos con los animales y comenzar un próspero pueblo de la nada, el otro componente clave es que lo que hagamos de la isla será lo que nosotros queramos. Esto implica no solo modificar la locación de edificios, sus habitantes o más, sino incluso literalmente darle forma, elegir cuáles serán jardines, y más. Esto también aplicará a nuestras ropas, nuestras decoraciones, y habitaciones, que ahora libres del hardware de la 3DS se pueden apreciar en tres dimensiones y múltiples ángulos por primera vez en la historia de la serie.

RELACIONADO – Review The Division 2 Warlords of New York: ¿una premonición gamer llena de balas?

¿Atrapalos a todos?

Con respecto a la parte de cómo obtener dinero, el método principal es crear y vender objetos o recursos. A medida que recorras la isla vas a poder pescar, plantar, atrapar insectos, minar rocas y piedras preciosas, sacudir árboles para sacar frutos y más siempre cuando crees las herramientas necesarias. Esos recursos se pueden aprovechar para crear cosas, nutrir tu museo o ser vendidos. Tenés mil tareas para completar, y si sos fanático de este aspecto no te vas a aburrir en mucho tiempo porque siempre hay algo más que encontrar. La cuestión será que justamente hay algunos recursos que no están en tu isla y necesitan que viajes, o que solo aparecen en ciertas estaciones, por lo que podrás crear objetos temáticos, o cumplir con ciertos objetivos solo en ciertas estaciones.

Animal Crossing: New Horizons

El motivo de esto es que Animal Crossing: New Horizons no está pensado para que lo juegues rápido o para desbloquear todo con urgencia, sino que es mejor tomarte tu tiempo con él. Como empezás de la nada y progresas de a  poco, es más productivo jugar poco cada día que largas sesiones donde te vas a encontrar que no hay tantas cosas para hacer o que los recursos se agotan y tenés que alejarte cada vez más para conseguir lo que buscás – especialmente al principio donde la isla está casi vacía. En este caso los impacientes sufrirán un poco, dado que por ejemplo, para dar el paso a la casa propia, por más que consigas todos los recursos necesarios, vas a tener que esperar al otro día para disfrutarla.

El multiplayer

Un aspecto cuestionable de Animal Crossing: New Horizons es que todos los jugadores en una misma consola comparten isla, y por lo tanto, sus recursos. Por un lado, varios jugadores pueden jugar juntos, recorrer la isla y sacarse fotos (inclusive usando hasta tres joycon en simultáneo con un “party leader”), pero por el otro, prácticamente estarás consumiendo los recursos del otro jugador a medida que juegues.

En el modo online vas a poder visitar islas de otros amigos, o invitarlos a la tuya, y ellos podrán solo hacer aquello que el dueño del lugar les de permiso. Lo cierto es que este modo no aporta la gran cosa, pero si preferís no jugar solo, es bueno que esté ahí.

RELACIONADO – Review: Ori and The Will of Wisps – tan desafiante como hermoso

Conclusión

Decir que un juego es o no el mejor de una saga es muy categórico y requiere perspectiva, pero en el caso de Animal Crossing: New Horizons al menos podemos estar seguros que es el más grande hasta ahora. Este tipo de juego con componente de simulación social y personalización vive o muere por la cantidad de cosas que podés hacer mientras jugás, y justamente este es el que más opciones te da.

Si su extraño sentido del humor que combina lo emotivo con los juegos de palabras y la magia de lo cotidiano, que en cierto modo recuerda al estudio Ghibli hace click con vos, seguro que lo vas a volver a prender varias veces a lo largo del año para chequear qué más hay y seguirte sorprendiendo. sin dudas Animal Crossing es un excelente juego para adultos que quieren jugar solos, para compartir con los mas chiquitos para que aprendan jugando.

FECHA DE LANZAMIENTO  20 de Marzo de 2020
DESARROLLADOR Nintendo
DISTRIBUIDOR Nintendo
PLATAFORMAS Switch

Comenta!