Review Monster Hunter World: Tengo un mundo de sensaciones

Finalmente y después de mucho bombo, llega Monster Hunter World para regalarnos una experiencia única y memorable. ¿Estará a la altura del hype? ¡Enterate en esta nota!

Capcom hizo una apuesta fuerte con Monster Hunter World, confió en una de sus más longevas franquicias la carga de poder trasladar un divertido, complejo y casi infinito universo de las portátiles a las consolas caseras de esta generación.

La saga Monster Hunter había nacido allá por el 2004 en la legendaria Playstation 2, pero luego de una recepción no muy alentadora para Capcom, las otras dos entregas de esa saga para PS2 no salieron de Japón.

RELACIONADO: Monster Hunter World: ¿por qué lo nuevo de Capcom nos recuerda a Pickle Rick?

Monster Hunter fusiona elementos de RPG con nociones básicas y complejas de caza y rastreo, y supo ser su propia bestia y abrirse camino en un mundo donde era ya difícil innovar. Y aunque la propuesta de jugabilidad que esta saga ofrecía era innovadora y fresca, su complejidad y atención al detalle terminó alejando al jugador casual y convirtiendo a esta saga en algo de culto.

Y fue así como poco a poco Monster Hunter desapareció de la escena de consolas caseras y migró a las consolas portátiles, haciendo una parada ocasional en alguna casera con un porteo o un remaster HD como se dió en PS3 y en Nintendo Wii y Wii U.

RELACIONADO: ¡Feliz cumpleaños! Capcom anuncia Megaman 11 para 2018

Pero Capcom volvió a confiar en Monster Hunter, pisó el acelerador a fondo con Monster Hunter World y nos dio vuelta el mundo.

Una de las principales cosas negativas que un fan de la saga puede encontrar en esta edición (y prácticamente la única) es lo simplificado que se volvió el sistema de crafteo, recolección y rastreo con respecto a sus antecesores.

Pero fuera de eso, todos los sistemas de juego fueron mejorados no sólo para darle la bienvenida a nuevos jugadores, sino también para agilizar el gameplay transformando a Monster Hunter World en uno de los multijugadores más divertidos que puedas encontrar.

Pero antes de precipitarnos, hablemos un poco de la historia. Como bien es de esperar, no es demasiado complicada y sirve más que nada como excusa para recorrer este inmenso mundo y cazar increíbles animales sin sentirnos demasiado culpables.

Básicamente nos encontramos con un grupo de cazadores y exploradores buscando un nuevo mundo cuando el legendario Zorah emerge de las profundidades del océano con su espalda infestada de volcanes y provoca que nuestro barco se hunda y naufraguemos.

Luego de una breve misión tutorial donde aprendemos de forma práctica y divertida las bases del juego, nos reunimos con el resto de la tripulación y comenzamos a explorar este nuevo mundo en busca de nuevos recursos para hacer florecer a nuestra civilización, y también una forma de detener a Zorah en su destructivo despertar.

En esta aventura contaremos con un pequeño felino que, así como a nuestro personaje, podremos editar como se nos antoje, eligiéndole además un equipamiento acorde a la ayuda que esperamos recibir de él.

Este compañero además de luchar a nuestro lado podrá buscar recursos e incluso curarnos en las situaciones más desesperantes, regalándonos un pequeño alivio cuando estamos al borde de perder a nuestra presa.

Monster Hunter World es un juego que mezcla la estrategia y administración de recursos de un RPG táctico, con la adrenalida y agilidad de un hack n’ slash o un plataformero 3D.

Básicamente, nos encontramos ante una variedad de mapas muy llamativa, donde podemos descubrir diferentes tipo de bestias (con diferentes patrones y costumbres) que se adaptarán al clima y a las particularidades de cada escenario para hacernos la caza más difícil.

En nuestras cazas, contaremos además con la posibilidad de elegir entre 14 tipos de armas diferentes, cada una con sus particularidades que nos ayudarán dependiendo el tipo de bestia que estemos cazando.

Por ejemplo armas de largo alcance como un arco largo o una ballesta que nos sirve para cazar bestias aéreas o aquellas que tienden a emboscarnos y luego huir.

También contaremos con armas rápidas pero de poco daño, armas grandes y de daño masivo pero muy lentas e incluso armas transformables que cambian de una espada y en escudo a una espada bastarda masiva que partiría el obelisco en dos.

A todo esto se suma a nuestro arsenal una útil honda a la cual le podremos cargar diferentes tipos de munición que, si bien no sirven para matar a ninguna de estas bestias, nos servirán para distraerlas, activar trampas, dispararle a lianas para abrir nuevos caminos, etc.

Y como si todo eso fuera poco, también tendremos la posibilidad de mejorar nuestras armas y armaduras con los materiales que extraigamos de nuestras presas. Mientras más rara y esquiva (o dura) nuestra presa, mejor el material que recibiremos (y por ende, el arma o armadura que podremos construir).

Como dijimos antes, contamos de varios escenarios diferentes para explorar, cada uno con su flora y fauna específica. Pero existe un mundo que une a todos estos lugares, y ese es el hub principal de Monster Hunter World.

Este hub nos permite comprar armas y armaduras, mejorar las que ya tenemos (así como las de nuestro felino acompañante), organizar misiones de búsquedas de materiales, flora y fauna para ampliar las capacidades de nuestra civilización (y recibir jugosas recompensas) y aceptar misiones.

Si bien Monster Hunter World es maravilloso por sí mismo y nos ofrece incontables horas de entretenimiento y exploración, la verdadera papa empieza cuando jugamos online.

En cualquier momento de cualquier misión, podremos invitar hasta 3 integrantes más para que nos ayuden a explorar este increíble mundo. El gameplay cambia radicalmente porque debemos actuar como equipo, tapando las falencias de nuestros compañeros con nuestras habilidades, así como nuestros compañeros compensarán las nuestras con sus talentos.

Esto nos va a obligar a ponernos de acuerdo sobre qué arma llevará cada uno, quién se va a dedicar a curar y a buffear a nuestros compañeros, quién llevará raciones e items, etc.

Jugando a Monster Hunter World de este modo, nos sentimos casi en una aventura sin precedentes, sopesando paso a paso las recompensas de trabajar en equipo, y las consecuencias de haberle fallado a nuestros compañeros.

Un detalle para nada menor a resaltar en esta entrega es el de la inteligencia artificial. La mayoría de las bestias (si sobreviven a algunos encuentros con nuestro cazador) se irán adaptando a cómo cazamos y deberemos cambiar la estrategia, sino usarán nuestras debilidades en nuestra contra y volveremos a curarnos al campamento antes de haber impactado el primer golpe.

RELACIONADO: Los 15 lanzamientos de videojuegos más esperados del 2018

Y si bien las muertes casi no tienen penalización ya que al morir volvemos al campamento, ciertas misiones específicas nos permiten morir una cantidad limitada de veces antes de darnos la misma por fallida.

Es por eso que hay que prestar atención y nunca mandarnos cabeza de gato sin inspeccionar nuestros alrededores y hacer del terreno, el más propicio para nuestra caza.

Entre todas las herramientas que tendremos a nuestra disposición, una de las más divertidas es la red de caza. La misma nos sirve para capturar pequeñas bestias y luego adoptarlas como mascotas. También podremos conseguir materiales raros que de otra forma no podríamos.

Como vemos en esta nota, Monster Hunter World es un juego completo, divertido y lleno de actividades divertidas, que lo hace un juego largo y atrapante.

De esta manera, y sin arriesgarnos demasiado, podemos decir con seguridad (aunque recién haya comenzado el 2018) que nos encontramos ante uno de los contendientes a juego del año, por lo completo y hermoso que es.

Monster Hunter World ya está disponible para Xbox One y Playstation 4 a U$D 59,99.-

Comenta!