Forza Motorsport 7 Review: la simulación alcanza su climax

Forza Motorsport 7, el esperadísimo simulador de autos, ya está entre nosotros para traer emoción a máxima velocidad y los coches más detallados a los fans. Leé todas las novedades y nuestras impresiones acerca de su más reciente entrega, ¡en esta nota!

Forza Motorsport 7, una de las franquicias más icónicas de Microsoft, llega con una nueva edición para PC, y exclusiva en consolas para Xbox One. Este genial juego de carreras vuelve al ruedo con más de 700 vehículos representados al más obsesivo detalle, una variedad de circuitos y climas, ciclos de día y noche, y más. El juego viene a traer a los fanáticos más obsesivos y a los más casuales que sólo quieren disfrutar de la vibración de los motores uno de los mejores paquetes en lo que a contenido respecta.

Para quien no conozca la serie de juegos Forza, basta decir con que es una franquicia de juegos de carreras y simulación. Su gran diferencial es la obsesión que sus creadores ponen en cada detalle, al punto que sorprenderá hasta al más fanático de los fierrosForza Motorsport 7 en particular es el juego más vasto en la historia de la franquicia, y pone al jugador en control de todo tipo de vehículos. Desde camionetas completamente ridículas hasta geniales autos deportivos y de carrera para que todos los jugadores encontremos algo apuntado a nuestros gustos. Este puede ser un juego donde controlas la física, inercia, y aspecto de tu auto, o podés jugar a chocarte como si fuera un Mario Kart.

RELACIONADO: Forza Motorsport 7 tendrá 700 autos para elegir

Forza Motorsport 7 por primera vez deja las consolas para llegar también a PC, y ofrecer su paquete único y elegante. En meros minutos, y sin tener que desbloquear nada, podremos ponernos a conducir limusinas, un Audi, un Fiat, o un camión por diferentes y detallados escenarios. Cada auto se siente diferente, y cada jugador podrá perfeccionar las diferentes asistencias en los vehículos para poder manejar a gusto. Por ejemplo, podemos configurar los camiones para que desaceleren un tanto en las curvas y sea más fácil girar, o el detector de colisiones para evitar los golpes más pesados.

El jugador más serio aprenderá a controlar los diferentes vehículos y agarrar memoria muscular para poder jugar en la Forza Driver’s Cup, algo así como el modo campaña del juego con varios eventos alrededor del mundo y el tiempo. Como el juego tiene más de 700 vehículos jugables, lo más posible es que no llegues a probarlos a todos, pero el paseo por la historia que Forza nos da con los diferentes diseños, eventos, y más, está creado con pura pasión, al punto que es difícil no entusiasmarse. Autos más raros requieren diversas tareas para ser desbloqueados, lo cuál a su vez va a subir tu nivel de coleccionista, y darte acceso a nuevos eventos.

RELACIONADO: Forza Motorsport contará con vehículos Porsche desde su lanzamiento

Quienes hayan jugado juegos anteriores de Forza, van a reconocer algunas de las locaciones y circuitos (aunque Dubai es nuevo). El gran diferencial es el factor gráfico, los climas dinámicos, y el paso de las horas que hace que la luz varíe a lo largo de la competencia para traer una dosis extra de realismo. Los circuitos nocturnos son particularmente intensos mientras viajás en lo oscuro para, al final del trayecto vislumbrar el alba. Si sos un verdadero fan de la simulación, llegar al final de cada trayecto con una buen performance es un verdadero desafío y estos momentos son su propia recompensa.

A la hora de los cosméticos, Forza Motorsport 7 no complace tanto. Poder manejar el auto que querés del color que te gusta puede ser un proceso bastante largo y tedioso, pero que podés solucionar con el sistema de microtransacciones, adquiriendo Driver Gear. Este no necesita ser comprado (Forza no te pide plata real en ningún momento, hasta ahora, pero sí lo hará en el futuro) y lo vas a poder adquirir simplemente jugando, pero está ahí y te lo van a recordar seguido. Del mismo modo, también hay de las famosas “loot boxes“, que en esta edición se llaman Prize Crates (cajas de premios) y te permiten adquirir todo tipo de contenido al azar. A la vez, tampoco podés personalizar demasiado a tu corredor – sólo elegís género y traje.

Lo que no es tan cosmético es que las Prize Crates a veces incluyen mods, partes de autos, e incluso autos completos, y podés obtener mejores recompensas mientras más compres. Eso sí molesta un poco más porque muchas veces es cuestión de suerte, y conseguir todos los vehículos del juego se puede tornar una tarea bastante larga y frustrante. Lo que es más, algunos de estos modificadores de dificultad sirven para obtener mejores recompensas, pero en juegos anteriores alcanzaba con apagar las asistencias y correr mejor. Este quizás sea el único punto negro de un paquete que destaca en todo lo demás.

Al margen del detalle de lo aleatorio de algunas recompensas, Forza Motorsport 7 es todo lo que esperabamos que fuera. El juego es elegante, ajustable, formidable, y gráficamente impresionante. Con un sistema de manejo que le permite a cada usuario encontrar su zona de confort y jugar a gusto con todo tipo de vehículos, esta es una de las mejores experiencias de manejo creadas en el mundo de los videojuegos. Además, momentos como conducir tu Ferrari a máxima velocidad por una ciudad lluviosa que dejás atrás, y ves el sol asomarse entre las nubes genera momentos apoteósicos que nada ni nadie te pueden arruinar. El amor por los detalles se nota, y este es un juego verdaderamente hecho por y para fans.

Comenta!