Final Fantasy VII Remake: ¡Conocé las diferencias entre el remake y el original!

Final Fantasy VII Remake es uno de los juegos más esperados del año, y pudimos pasar por las oficinas de Square Enix en Los Ángeles para adelantar detalles y jugarlo tres horas. Encontrá todo lo que tenés que saber, ¡a continuación!

Final Fantasy VII Remake es la gran apuesta de Square Enix para 2020, con el regreso adaptado a la nueva generación de uno de los más queridos videojuegos de todos los tiempos. Este nos permitirá revivir la aventura de Cloud y el resto de  Avalanche en exclusiva para PlayStation 4 con fecha de lanzamiento oficial para el 10 de abril de 2020. Desde Cultura Geek pudimos pasar por Los Ángeles para adelantar detalles de lo que se viene, y traerte los primeros comentarios de los cambios que podés esperar.

Como si hiciera falta aclararlo, los juegos de PlayStation 1 y PlayStation 4 se ven fundamentalmente diferentes. Final Fantasy VII en su versión original era todo un hito técnico por sus espectaculares gráficos durante las cinemáticas imposibles de saltear, y su gameplay donde controlábamos héroes poligonales que exploraban el mapa sobre fondos estáticos pintados a mano. El caso en la remake es bastante diferente pero hace un espectacular trabajo a la hora de preservar la estética del original reinventada a la tecnología actual.

RELACIONADO – Final Fantasy VII Remake: te contamos las diferencias con el original de la cinemática de apertura

Final Fantasy VII original, mirado incluso desde la nostalgia, está profundamente desactualizado y tiene una estética que puede alienar a los jugadores más exigentes en lo que a gráficos respecta. Por eso, la remake esta vez recrea los looks de los personajes manteniendo la fidelidad respecto a los diseños originales. Por ejemplo, el traje de Cloud no es simplemente un bloque violeta sino que la tela tiene textura, se pliega, y cuenta con varios detalles, totalmente reimaginado. El look de Tifa, por su lado, también fue expandido y mejorado para parecerse más a algo utilizable por una artista marcial, pero siempre respetando el aspecto original, y ocurre lo mismo con casi todo el cast principal.

Final Fantasy VII Remake brilla también en los detalles. Por ejemplo, a cosas naturales como el movimiento del cabello (que para los que venimos de la versión original es una gran cosa), también hay emblemas en los cinturones o armaduras. Sin embargo lo que más nos llamó la atención es que la Buster Sword, la enorme espada de Cloud, ahora tiene dos aperturas visibles donde el rubio ubica su materia tal cuál el juego original nos daba a entender que ocurría sin mostrarlo realmente. El nivel de cariño y respeto por el original no tiene precedentes.

RELACIONADO – Final Fantasy VII: Remake estrena otro alucinante trailer y lo analizamos por completo

En lo que a los fondos respecta, estos no son estáticos sino que recorreremos una ciudad completa en tres dimensiones. Midgard ahora se parece mucho más a la imponente urbe futurista que nos imaginábamos, y si bien el gameplay lineal nos lleva a grandes rasgos por las mismas áreas exquisitamente recreadas, también hay espacio para nuevas habitaciones, ramas en el camino y nuevos NPCs con quienes hablar. Esto no es realmente un título open-world, pero sí vas a tener mucho más espacio para circular que en el original.

El otro aspecto que a nivel gráfico cambia mucho es que el combate esta vez no es estático desde un menú. El juego original tenía sus modelos más “realistas” como personajes altos que realizaban las acciones, pero ahora los podremos controlar en campos semi abiertos como juego de acción, posicionándolos en diferentes puntos de un espacio tridimensional. Este será un factor a tener en cuenta dado que cada uno tendrá su estilo de combate particular y si bien Tifa o Cloud, por ejemplo, son más útiles a corto rango, Barret puede usar su ametralladora para castigar a los enemigos desde lejos.

RELACIONADO – Final Fantasy XIV: seis motivos por los cuales deberías jugarlo

Los recordados Limit Break (movimientos o ataques especiales) funcionan parecido al original en el sentido de que también deberemos llenar una barra para poder ejecutarlos. Una vez que esta esté completa, podremos liberar ataques especiales que de alguna forma recrean lo que se veía en el juego original, ahora con detallados y espectaculares gráficos que permiten sentir el peso de los golpes y lo destructivos que resultan.

En definitiva, Final Fantasy VII Remake es completamente distinto al original. Sin embargo es increíble el nivel de cariño que Square Enix puso en los detalles, a pesar de las diferencias gráficas y el poder de las consolas, para que la experiencia evoque lo mismo que sentías al jugar el original de 1997 en tu PS1 pero totalmente adaptado a la manera de consumir entretenimiento en el 2020, también abriendole la puerta a los que por primera vez probarán un Final Fantasy.

Por Federico Lo Giudice, Augusto Finocchiaro Preci y Cesar Suárez.

One Comment

  1. Pingback: Juegos dentro de juegos: cuatro éxitos de consola con grandes "easter eggs" - Cultura Geek

Comenta!