Review Tony Hawk’s Pro Skater 1+2: si sos punk, hay tabla

Directamente desde 1999 nos llega Tony Hawk’s Pro Skater 1+2, el remaster de los dos mejores juegos de skate, aggiornados para esta generación. El espíritu punk sigue vivo, y te contamos todo ¡en esta nota!

Si tenías más de 10 años en 1999 y había una PlayStation en tu casa, lo más posible es que Tony Hawk no necesite presentación y sepas exactamente qué tenés al frente. Pero, en caso que no, Tony Hawk’s Pro Skater 1+2 es una versión arcade del skate, más actividad que deporte, y que a fuerza de carisma, punk y una promesa de eterna juventud que no resultó cierta, nos enamoró previo al lanzamiento de la PS2. Ahora estamos viejos, cansados y gordos y todos los videojuegos son juegos como servicio donde pagás suscripciones o “matás tipitos” en un battle royale… pero acá llega tu amigo de la primaria o secundaria a visitarte, y se ve como si nunca le hubiesen pasado los años.

RELACIONADO  Preview Tony Hawk's Pro Skater 1+2: el boomer está felí

Como te contamos después de jugar la demo de Tony Hawk’s Pro Skater 1+2, este juego de Vicarious Visions es un viaje al pasado. En control de nuestro skater de elección y a bordo de una tabla podremos recorrer montones de escenarios con un par de minutos para realizar cuantos trucos podamos y subir el nivel de nuestro combo. Con un control hiper intuitivo que se comporta como si estuviera conectado directamente a tus neuronas y tus manos tradujeran cada movimiento que pensás que podes hacer, navegaremos los ambientes improvisando, sin objetivos, y con punk rock y metal alternativo de fondo.

Tony Hawk’s Pro Skater 1+2 no es el típico remaster sin alma donde se tunean un poco los gráficos. Esta vez, el motor gráfico es el potente unreal engine retocado para replicar las físicas del juego original, que sigue siendo una maravilla. Si te preguntabas por qué no hubo juegos de skate a la altura en la última década, el motivo es que el combo de banda de sonido, control y escenarios no volvía a funcionar, y no es que “la fórmula se agotó” como acusaron tantas veces algunas empresas sino que nunca la volvieron a hacer así de bien.

RELACIONADO  Review Iron Harvest: la primera guerra mundial + Mechas + RTS

Si sos un purista del primer par de juegos, posiblemente notes algunos cambios en el control o las físicas como que por ejemplo los skaters se mueven sobre la tabla para hacer equilibrio en vez de estar duros como en PS1. Sin embargo, a nivel jugabilidad no pudimos encontrar cambios notables y las pocas cosas que son distintas no fueron un problema. Esto parece más un tributo al original donde es más una cuestión de adaptarse que algo que haya mejorado o empeorado.

Si bien el juego te permite jugar como todos los protagonistas originales en versión jóven y geronto, una de las cosas más divertidas es crear tu propio avatar y subirlo de nivel. Así, podés terminar saltando como si fueras un superhéroe a alturas imposibles o crear un personaje que simplemente te cueste tirar de la tabla. Eventualmente, si acomodas los puntos a tu gusto vas a terminar con un personaje que se siente como un ninja capaz de medir cada movimiento, como un experto en aikido usando la fuerza del universo para lograr cosas imposibles, y esos momentos de magia son el corazón de Tony Hawk’s Pro Skater 1+2.

Los escenarios están cuidadosamente recreados en sus diseños  originales pero ahora se ven mucho mejores. Por ejemplo, la oficina o el hangar están colmados de detalles que la pobre resolución de la PS1 no nos permitía apreciar, y hasta es cómico pensar que si andas en skate por un shopping hoy en plena pandemia, posiblemente se vea como el del juego. Es la fantasía de que podés ser skater y punk sin que te duela caerte, ser rebelde sin levantarte del sillón, y sin decir una pavada de la que después te arrepientas en redes sociales.

RELACIONADO  Review Hellbound: el juego argentino con alma criolla, estilo retro y una tormenta de sangre

El juego no tiene un modo historia o free-roam en un mundo abierto, sino que más bien elegís niveles para jugar libremente, o los jugas por objetivos cumpliendo metas en cada uno. Hay movimientos que se incorporaron en entregas posteriores y métodos de control alternativos para que ajustes la experiencia a tu gusto, y todo sea tan clásico o moderno como prefieras. Básicamente, navegar las opciones te puede ayudar a corregir casi cualquier cosa que te moleste del juego, ya sea que se siente “demasiado viejo” (¡oiga!) o que algo no es fiel a una visión más purista del original.

Conclusión

El mundo cambió de 1999 a ahora, y seguramente si hablaste de este juego en los últimos años alguien te dijo que esta fórmula es imposible, que está quemada por los años de juegos mediocres, o que ya no se puede hacer. Sin embargo, Tony Hawk’s Pro Skater 1+2 demuestra que no estabas equivocado: el juego siempre fue brillante, y las entregas posteriores no funcionaron porque perdieron el alma. Este juego es un artefacto cultural que recrea un poco cómo era ser “teen” a la vuelta del milenio y cómo andar en skate por donde estaba prohibido o escuchar punk te iba a ganar las miradas de desaprobación de alguna vieja del barrio. Hoy, que todo esto está todavía menos de moda y es más nicho incluso que en 1999, se siente más rebelde todavía. La fantasía es perfecta: prendés el juego y huele a espíritu adolescente.

FECHA DE LANZAMIENTO 4 de septiembre de 2020
DESARROLLADOR Vicarious Visions
DISTRIBUIDOR Activision
PLATAFORMAS PS4, Xbox One y PC

Comenta!