Review Nintendo Labo: interactividad y manualidades para Switch

Conocé el nuevo Nintendo Labo, una propuesta innovadora para su consola Switch que involucra un costado digital… y otro de manualidades. En esta nota te contamos de qué trata, cómo es y todos los detalles ¡Lee todo, acá!

En el mes de enero, Nintendo anunció Labo como su nueva linea de experiencias interactivas con cartones plegables diseñadas para construir y jugar liberando la creatividad; apuntando a un publico familiar, la propuesta está basada en la diversión de armar cada pieza hasta ensamblarlas con los Joy-Con y completar todo el proceso de juego en la Switch.

Labo cuenta de dos sets; El robot Kit, con una serie de piezas ensamblables y un software para armar un robot, y el Variety Kit con cinco propuestas diferentes: Una caña, una casa, un androide, una moto y un piano. En Cultura Geek probamos este último kit y te contamos todo al respecto ¡No dejes de leer!

Crear

La primer consigna es clara y básicamente la más importante: Crear. La caja de Labo contiene cartones que están perfectamente señalizados y marcados para que el usuario no tenga chances de equivocarse. Cada cartón tiene troqueladas las piezas pertinentes para armar cada accesorio, mientras que el videojuego en pantalla señala los pasos a seguir con todo el detalle posible. Mediante un tutorial interactivo que permite girar la vista, retroceder e incluso avanzar rápidamente, quién esté encargado del armado, podrá tomarse su tiempo y ensamblar las piezas sin mayor dificultades. Además, el tutorial también tendrá una sección para explicar como arreglar incidentes y reparar piezas rotas o gastadas.

Además de plegar los cartones y doblar bordes, hay accesorios que necesitarán llevar pegados algunos stickers para que los Joy-cons hagan su trabajo con la cámara infrarroja, como así también utilizar banditas elásticas e hilo, que el kit de Nintendo Labo incluye.

Lo interesante del armado es que cada pieza encastra perfectamente, cada ranura tiene una razón e incluso piezas pequeñas que parecen inútiles, después demuestran ser casi las más importantes para que el mecanismo final funcione. Incluso hay pequeños recortes creados únicamente para que las estructuras hagan determinados ruidos. Otro punto destacable es que no se necesita ningún material adicional a lo que ya incluye el kit; no se usarán tijeras ni pegamento de ningún tipo.

Es remarcable como Nintendo pensó en cada detalle; en el tutorial se encontrarán soluciones para problemas de roturas, cartones gastados o doblados u otras opciones sobre qué hacer en caso de falla. Es importante aclarar que a pesar de que haya solución posible, quién juegue con los sets de Labo tiene que tener cuidado con su alrededor y evitar que los cartones se mojen o tengan contacto con cualquier superficie húmeda.

El tiempo de armado varía por kit y está señalizado en el modulo de Crear, para las estructuras más grandes se estima como mínimo una hora, y es recomendable armar las piezas entre dos o más; no solo es notoriamente más divertido compartir la experiencia -sobretodo porque hay mucho para armar- sino que además es más simple usar unas manos extra para manejar el Joy-Con y así seguir el tutorial al mismo tiempo que se ensamblan los recortes.

Otro detalle no menor, donde Nintendo hace mucho hincapié, es la personalización de cada pieza; Labo está hecho de un cartón semi duro, pensado de esta manera para que los usuarios puedan pintar, pegar y decorar como quieran sus sets; mismo, la empresa vende sus propios kits de decoración. Una vez realizada la pieza final, el tutorial interactivo, tiene una opción donde se podrán ver ideas para realizar sobre las estructuras. Es importante primero tener armado el Toy-Con para luego realizar cualquier tipo de customización, ya que de lo contrario las piezas podrían no encajar debidamente.

RELACIONADO: Super Smash Bros. llegará a Nintendo Switch en 2018

Jugar

Una vez armada la estructura elegida, se prueba la funcionalidad de cada pieza y botón armado, y luego el tutorial interactivo da la opción de seguir armando accesorios o de comenzar a jugar. Cada modulo tiene su propio mini juego, reaccionando a la interacción del usuario con el respectivo set y sus botones, manijas o hilos, pero además, más adelante se podrá experimentar con más opciones personalizables por el usuario.

  • Toy-Con Antenauta es una especie de androide que se mueve gracias a las vibraciones de los dos Joy-cons. Se puede jugar tirando postas, batiendo récords o mismo luchando contra otro Antenauta, para el cual se necesitará otro par de controles.
  • Toy-Con Caña, nos brinda la sensación de ir de pesca, en donde encastramos la consola y tiramos de un hilo para pescar los más exóticos ejemplares en el océano. La vibración de la caña y los efectos son muy realistas debido a la sensibilidad de los Joy-cons, además de la estructura perfectamente hecha para que la caña se estire y retraiga mediante la manivela que cuando gira hace el típico ruido de una caña genuina.
  • Toy-Con Casa es una de las estructuras más grandes. Cuenta de ranuras y ventanas donde se incrustarán botones intercambiables que cumplirán diferentes funciones; Al insertar la consola en la casa se ve a un simpatico animal sin raza aparente, que mediante los botones tendrá diferentes acciones y aventuras; por un lado el jugador deberá ayudarlo a recolectar comida para luego cocinarla y alimentarlo, y por otro, deberá lograr que haga ejercicio sin cansarse, junto a más posibilidades que se irán descubriendo.
  • Toy-Con Moto nos da la posibilidad de simular la conducción de una moto, donde hay que apretar el acelerador y el freno, mientras que el volante se maneja por control por movimiento. Se correrán carreras en un circuíto tipo profesional, pudiendo hacer derrapes y piruetas mientras que cada sonido acompaña al jugador para que viva una experiencia lo más real posible.
  • Toy-Con Piano es la estructura más intrigante debido a que además de ser la más trabajosa de armar, tiene muchas funciones que dependerán de la creatividad del jugador. El piano tiene diferentes ranuras donde se ponen botones que logran diferentes sonidos y efectos, además de tener palancas para vibraciones y el manejo del volumen. Por otro lado, tiene un lector de efectos y tonos, que también es customizable por el usuario; cada carton de tipo partitura tiene agujeros que al rellenar o tapar harán diferentes sonidos.

Cada uno de estos minijuegos no actúan por si solos; los games reaccionarán en función a lo que el usuario decida, sea con sus respectivos botones o palancas. A simple vista son juegos básicos  que entretienen pero no por mucho; el verdadero potencial se verá luego gracias a la función descubrir, donde se aprenderá exactamente qué hace cada juego y sus diferentes modos y funciones. Un dato no menor es que en Labo hay demasiado por hacer, pero no todo está a simple vista ni explicado; Una critica fuerte sobre esta propuesta de Nintendo, es que hay mucho más para jugar de lo que se ve, por lo cual ya Internet está lleno de sugerencias, tutoriales y descubrimientos de los usuarios.

 RELACIONADO: Football Manager podría llegar a la Nintendo Switch muy pronto

Descubrir

La sección descubrir es quizás la más importante e interesante de Nintendo Labo. En este modo, la empresa invita al usuario a dar rienda suelta a su imaginación para utilizar cada pieza a su gusto y crear lo que se le ocurra con las herramientas disponibles.

Desde nuevas configuraciones y funcionalidades, se podrá inventar nuevas especies de peces para pescar, circuitos para que el Antenauta recorra, aventuras para el habitante de la casa, como así también modalidades en la moto. Uno de los puntos más fuertes es el estudio musical, donde además de tocar el piano se podrán crear fondos de batería y otras melodías, pudiendo lograr canciones enteras que se pueden grabar y exportar de la consola. Por otro lado, desde el Taller, el jugador podrá poner a prueba su creatividad y crear nuevos instrumentos y juegos, como así también funciones para piezas de cartón que hayan construido.

Nintendo Labo fue creado para despertar la curiosidad y avivar la creatividad de todo aquel que quiera experimentar, apuntado a un publico familiar, esta propuesta es engañosa; si bien es un punto de diversión asegurada para los más chicos, sin dudas los más grandes podrán aprovechar el potencial que Nintendo propone en cada set interactivo y personalizable.

Labo es el comienzo de algo totalmente innovador, dándole herramientas a los jugadores para que creen y jueguen al mismo tiempo, pero es necesario aclarar que esto no se trata de un juego típico, sino más bien de un lugar de encuentro para, como bien indica la caja: Crear, Jugar y Descubrir.

El precio de venta del Kit Variado es de $69.99 USD, mientras que el Kit Robot tiene un costo de  $79.99 USD, aunque en Sudamérica aún no hay confirmación de los distribuidores para venderlo oficialmente.

Comenta!