El desafío de traducir y adaptar un videojuego para varias regiones

En una época donde salen cada vez más juegos de alto calibre el desafío de mantener el producto fiel en todos los idiomas es cada vez más difícil. ¡En esta nota te contamos los detalles más curiosos e interesantes a la hora de localizar un juego!

Hay 2 nociones bastante interesantes a la hora de traducir juegos:

-El idioma original siempre es el que determina cómo va a ser la traducción.
-En general, es más simple traducir un juego de idioma occidental a un idioma oriental.


Esto se debe a que las cajas de texto de los juegos están diseñadas con el tamaño de sus frases originales en mente. Por este motivo, los juegos de origen asiático no suelen ser amigables para los traductores. Frases enteras que se resumen en unos pocos kanjis tienen que ser resueltas en apenas unas pocas palabras.

Este desafío es aún más grande con los juegos que presentan lenguajes ficticios. Final Fantasy X es un claro ejemplo de esto. En este juego se presenta un lenguaje ficticio cifrado hablado por los Al Bhed. En el caso de su idioma original -el japonés- el Al Bhed reemplazaba el alfabeto silábico japonés por ideogramas de sonido similar. Sin embargo, en la versión occidental del juego el Al Bhed reemplaza las consonantes de forma que suene a un idioma lejano o perdido europeo. En casos como estos, las traducciones directas no son posibles debido a las diferencias estructurales propias de cada lengua.

Otra complicada tarea del traductor es la de optimizar la percepción del jugador para la sociedad en la que vive. Hay estudios que buscan que su obra sea idéntica en todo el mundo: sin cambios preventivos. Entre estos productos encontramos en general juegos adultos como The Last of Us o Death Stranding. Sin embargo, muchas empresas japonesas consideran que sus juegos, frases o temáticas no serían comprendidas o aceptadas por occidente. En este caso se tiende a modificar preventivamente el producto para evitar problemas.

A veces, esta censura es solo gráfica, bajando los niveles de sexualización de los personajes. En otros casos, como en varios juegos de Atlus, se le pide al traductor que utilice frases más adecuadas al lugar de publicación. En muchos casos, ciertos personajes terminan teniendo personalidades completamente distintas de una región a otra. A diferencia de los libros, donde el traductor busca ser lo más fiel al texto original, en lo que a videojuegos refiere suele muchas veces responder al público objetivo.

RELACIONADO – Persona 5 The Royal: el RPG de Atlus tendrá una nueva edición con más personajes

También tenemos las traducciones un poco más libres. En estos casos el traductor tiene la libertad de interpretar el juego o el texto a su manera. Un caso muy popular de esto es con Ultima Weapon o el hechizo Ultima en muchos Final Fantasy. En la versión en español se puede ver al jefe nombrado como “Ente Artema” (Eliminando el concepto de arma) y reemplazando Ultima por su representación fonética del japonés: a-ru-te-ma.

Este método está en declive en los últimos años debido a que en general ya se trabaja con lanzamientos mundiales en mente pero no dejan de ser datos muy curiosos para cualquier interesado en traducir y localizar videojuegos.

Comenta!