Fake news y Coronavirus: Cómo saber cuales son noticias, remedios y datos falsos

Cuando la información sobra la desinformación y las fake news abundan. Por eso en Cultura Geek te contamos cómo cuidarte de las noticias falsas sobre el Coronavirus ¡En esta nota!

En épocas de pandemia lo más importante es la salud…y eso incluye la salud mental. Cada día somos bombardeados con noticias sobre el coronavirus: nuevos infectados, cifras que nos ponen tristes, tips sobre cómo hacer cuarentena…y por supuesto, un montón de información que no es real.

Si hay algo más contagioso que el coronavirus, son las fake news. Es muy simple enviar un mensaje, que se viralice y que en pocos minutos alarme a una buena cantidad de personas. ¿Cómo me cuido y cuido a mis amigos de las noticias falsas?

Informate siempre de fuentes oficiales

En épocas de aislamiento voluntario e incertidumbre, las únicas noticias y medidas válidas son las que informa el gobierno. Los comunicados oficiales, cadenas nacionales y el boletín oficial son las tres fuentes principales de información que nos hablarán claro de la situación.

Los grandes y medianos medios de comunicación toman la información directamente de allí, y vos también deberías.

No importa cuánto te gusten las teorías conspirativas, es hora de apagar el soundtrack de The X Files en tu cabeza y atender a quienes están tomando medidas para cuidarte. 

Nunca compartir una noticia solo leyendo el título

Muchas veces el título de una noticia es un gancho, una invitación a que la leas. Y por tanto, muchas veces el título puede ser mucho más contundente que la noticia real.

RELACIONADO- Lanzan una cama gamer para jugar a lo Wall-E y no levantarte jamás

Por ejemplo, hace unos días un medio nacional titulaba sobre el descubrimiento del primer caso autóctono de Coronavirus en el país. Leyendo la nota te enterabas que la paciente era una trabajadora de la salud y que, por tanto, no es atípico que pudiera haberse contagiado aún sin viajar a Europa.

Ignorar medios informales de comunicación

La regla es simple: “Si dice reenviado o te lo pasó tu mamá, probablemente es falso”. Especialmente… si te lo envió tu mamá. 

Facebook, Twitter, Instagram y Whatsapp son buenos canales para mantenernos en contacto, pero NO son fuentes de información. Cualquiera puede escribir cualquier cosa en una red social y, entre mejor la pluma del escritor, más verosímil parece. Pero eso no significa que sea real.

Y no, definitivamente cinco helicópteros de la fuerza aérea no van a rociar desinfectante a las 23 hs de hoy. No estamos seguros de que la fuerza aérea siquiera tenga cinco helicópteros. 

No prestar atención a rumores o ‘me dijeron’

“Tengo un amigo que trabaja en el gobierno” o “me dijo un amigo que trabaja en la salud” tampoco son fuentes confiables de información. Pensalo así…¿Vos sabes todo lo que pasa y con lujo de detalles dentro del lugar donde trabajas?

RELACIONADO- Papel higiénico: una página web te calcula cuánto te van a durar los rollos que compraste

No tomes todo lo que te cuentan tus amigos, familiares o colegas como verdad absoluta. Ellos pueden estar mal informados y estar siendo parte de un gran teléfono descompuesto.

El caso sospechoso que había en el hospital se convierte fácilmente en uno confirmado, luego en tres y de golpe el virus muta en una infección zombie que el gobierno está intentando tapar. 

No dar potenciales como hechos

Cuando un medio de comunicación no está seguro de la información que está publicando, porque aún no tiene la confirmación oficial, utiliza el potencial.

“Habría tres casos sospechosos en el hospital” significa “nos enteramos de esto, pero aún no podemos decir que es real”. Por lo tanto…vos tampoco tenés que dar esta información como cierta.

¡Cuidarnos es responsabilidad de todos…y eso incluye cuidarnos de las fake news!

Comenta!