Review Skyrim: el Dragonborn renace en la Switch

Skyrim, una de las experiencias que definió la última década en materia videojuegos, llega a la Switch para que lo lleves con vos a todos lados. Conocé cómo se traslada la icónica experiencia de Bethesda a la híbrida portátil de Nintendo, ¡en esta nota!

¿Cuántas veces va Bethesda a relanzar Skyrim? La respuesta es clara – todas las que se pueda para que nadie se quede sin vivir esta experiencia que definió los RPGs de la última década. The Elder Scrolls V: Skyrim (tal su nombre completo) es uno de los títulos más jugados y vendidos de los últimos años, con versiones para PC, PS3, PS4, Xbox One, Xbox 360, PlayStation VR, y ahora Switch, donde acaba de lanzar en un paquete que incluye todos los DLC.

Skyrim para Switch es el juego que ya jugaste tantas veces en otras plataformas, pero ahora con la posibilidad de ser portátil. La historia es ya conocida: nuestro personaje despierta en una carreta, camino a su ejecución, pero antes de que esta ocurra, un dragón aparece de la nada y destruye el pueblo. Al intentar descubrir de dónde salieron los dragones nos encontramos con la profecía del Dragonborn, un ser capaz de absorber las almas de estos, y usar sus poderes a voluntad en forma de gritos. Lo que es más, nosotros somos la reencarnación de este, y con ello podemos hacer lo que queramos.

RELACIONADO – E3 2017: Skyrim llega a Nintendo Switch con guiños a Legend of Zelda

Skyrim es un RPG de mundo abierto donde podés unirte a diferentes organizaciones (buenas, y malas, de colegios de magos y gremios de aventureros a clanes de ladrones y asesinos), recorrer parajes helados, tundras, y senderos por bosques llenos de enemigos, bandidos, y pintorescos personajes que repiten las mismas 4 líneas todo el juego. Hay que tener consideración de un título que lanzó en 2011, porque lo que antes era increíble hoy no lo es tanto: el mapa no es tan grande como GTAV, la historia no es tan buena como la de Witcher 3, el combate no es inteligente como Dark Souls, y el diseño de niveles se vuelve monótono con el paso de las horas, pero llevar la experiencia en las manos, en una portátil, cambia todo para siempre.

El juego base es tal cuál lo recordás, aunque con menos opciones gráficas (es curioso pero hay menos opciones de barbas), y se incorporaron un par de usos creativos para los JoyCon. Por ejemplo, ahora podés usarlos para abrir puertas, blandir tu espada, o disparar flechas. Por lo demás, el juego corre a 1080 en casa, 720 en modo portátil, y siempre a 30 FPS (vale la pena remarcar que estos 30 son sólidos y casi no notamos caídas). La única otra adición es un traje alusivo a Legend of Zelda: Breath of the Wild, simpático, pero que no reemplaza la posibilidad de usar infinitos mods en la versión PC.

Skyrim está lleno de glitches que no necesariamente tienen que ver con la performance de la Switch si no con el estilo de diseño ultra-abierto de Bethesda. El juego es un parque de diversiones con un par de atracciones icónicas (las quests principales) pero que se presta para que salgas a explorar y hacer tus propias aventuras, sin seguir ningún camino pre-marcado. Este es el punto donde recordás por qué este título fue un éxito tan grande – a pesar de que Lydia o el perro Barbas se mueran cada tres minutos y tengas que cargar la partida, o a pesar de que el caballo legendario del gremio de los asesinos se haya trabado contra la pared y no pueda salir. La libertad es absoluta, y supo capturar la imaginación de todos los jugadores del mundo, y ese factor aún está presente.

Pasó muchísima agua bajo el puente desde el 2011, cuando Skyrim se lanzó por primera vez en PS3, Xbox 360 y PC. Lo que antes era impresionante e increíble, ya lo vimos en otros juegos y mejor hecho, creado por otros autores que incluso citaron al propio Skyrim como inspiración. Seguramente ya le dedicaste incontables horas en cualquier otra plataforma y esta misteriosa tierra ya no oculta tantos misterios para vos. Sin embargo, tener un juego tan grande como TESV con vos en modo portátil es una cosa difícil de concebir, pero los magos de Bethesda y Nintendo lo lograron y esto ya es mérito suficiente. Vale la pena recomendar este juego porque sigue siendo un clásico, sigue siendo divertido, y la posibilidad de llevarlo con vos a todos lados lados todavía nos hace que no podamos creer lo que vemos ante nuestros ojos.

Comenta!