Review Dissidia Final Fantasy NT: del arcade japonés a nuestras casas

Dissidia Final Fantasy NT ya está entre nosotros para enfrentar a los héroes y villanos más reconocidos de la franquicia en un formato de juego de pelea de tres contra tres. Enterate de qué hace especial a esta entrega, ¡en estas líneas!

Allá por 2009, Square Enix tuvo una idea absolutamente loca: mezclar héroes y villanos de Final Fantasy en un juego de pelea con una historia que era una especie de secuela espiritual de Final Fantasy I de 1987. El resultado de esta demencia fue un frenético y adictivo juego de peleas con elementos RPG llamado Dissidia Final Fantasy que no se parecía a ningún título del mercado. Esto arrancó una serie de spin-offs que hoy reciben su tercer juego, un port del arcade japonés, ahora para PlayStation 4.

Dissidia Final Fantasy NT es un juego de pelea donde elegimos tres personajes de la saga (pueden ser héroes o villanos), y luchamos en diferentes modos. El campo de batalla es en 3D, y deberemos recorrerlo para acercarnos a nuestros enemigos y golpearlos. El sistema de pelea se parece un tanto a Smash Bros: si pegamos sin poner comandos, podremos usar un ataque, pero si sostenemos arriba, o abajo en el analógico, nuestro ataque cambiará y podremos comenzar distintos combos. A medida que nuestros golpes aciertan, juntaremos Bravery (‘valentía’) que podremos consumir en HP attacks, que dañan directamente al enemigo y le quitan vida. Era en serio cuando dijimos que no se parece a nada.

RELACIONADO – Dissidia: Final Fantasy Opera Omnia llega a iOS y Android

Lo primero que vas a notar, si venís de jugar los Dissidia anteriores es que todas las similitudes con los títulos previos son superficiales. Dissidia Final Fantasy NT lanzó en 2015 en locales selectos de Japón para llevar su peculiar estilo de juego a las calles, donde los fans podrían simplemente disfrutar del combate sin tener que meterse en la personalización, o con los niveles de cada personaje. Esta versión del juego mantiene eso, y tan solo nos permite elegir invocaciones, y algunos ataques, sólo una fracción de lo que se podía personalizar en títulos anteriores. Esto está hecho para que el jugador simplemente pueda lanzar el juego y entrar en combate, pero el juego se siente menos interesante por haberle removido tanto y dejar solo el combate.

El otro detalle que se ve resentido en Dissidia Final Fantasy NT es el modo historia. En vez de elegir los héroes de la saga y vivir aventuras con cada uno, esta vez tenemos solo una colección de cinemáticas. Para desbloquearlas, se debe jugar en Gauntlet (el equivalente a modo Arcade), y jugar batallas hasta que ganemos fragmentos de memoria para desbloquear escenas nuevas. Esto es bastante decepcionante porque convierte a toda la experiencia en algo bastante pasivo y lejano, a pesar de que veamos a nuestros personajes favoritos interactuando entre ellos. Aunque el juego sea una adaptación de un arcade y no necesite más que gameplay, esto se siente como una verdadera oportunidad perdida ya que poco y nada llegamos a ver de los sucesores de Cosmo y Chaos.

RELACIONADO – Tekken 7: Noctis de Final Fantasy XV se suma como personaje jugable

Dissidia Final Fantasy NT también da acceso a cuantiosos modos en línea para entablar combates contra otros jugadores de todo el mundo. Existen diversos modos, como el combate hasta derrotar 5 veces a un oponente, el combate por nucleos de cristal (se debe destruir cristales por puntos, y anotar más que el enemigo), o mezcla de ambas. A la vez, podés jugar peleas rankeadas o casuales, depende qué tan competitivo seas. Estos son modos tradicionales de cualquier juego de pelea, pero se nos haría raro ver a este juego de reglas complicadas y combate simple en un contexto de alta competición o eSport.

Las virtudes de Dissidia Final Fantasy NT pasan por tener un ciclo de juego frenético y adictivo, donde cada batalla importa, y es necesario prestar atención a lo que vemos en pantalla. A la vez, los gráficos, música de toda la franquicia remixada, y la posibilidad controlar a más de 26 personajes históricos (aún más con el DLC que vendrá) no es para nada despreciable. Las nuevas adiciones como Ace de Final Fantasy Type-0 o Ramza de Final Fantasy Tactics suman lo suyo, y siempre será un placer reencontrarnos con héroes como Cloud, Squall, Zidane o Tidus, que ya son históricos. Desde este punto de vista, el juego es un mimo al fan.

En definitiva, Dissidia Final Fantasy NT es un juego interesante, pero que se siente como su tuviera una crisis de identidad. Su combate lleno de números, sólo contar con tres tipos de combo por pelea y usar ataques que “no hacen daño” lo convierte en un candidato raro para considerarlo un juego de pelea puro. Sin embargo, el haber removido (casi) toda la personalización, exploración, e historia para dejar un juego tan pensado para el arcade y el online da poco que hacer a los fans del RPG, los que desean una vez más ver a sus personajes preferidos cruzar palabras, magia y espadas. La presentación de este game es increíble, y el espectáculo visual algo de otro mundo, pero… ¿para quién es?

Comenta!