Review F1 2018: la adrenalina y velocidad se cruzan en la simulación oficial

F1 2018 llega a toda velocidad con una propuesta totalmente licenciada para que sientas el vértigo de las carreras sin tener que salir del living de tu casa. Todo lo que tenés que saber de este título, ¡en estas líneas!

Lo mejor que se puede decir de F1 2018 es lo bien que captura la adrenalina de la pista, el peligro y el vértigo, y este game es el que mejor lo logró hasta ahora. A lo largo de su modo carrera vas a poder simular no sólo lo que ocurre en la pista, sino también lo que hablés con tus managers, equipo, y división de tecnología para mejorar tu auto. Vas a poder elegir tu escudería, cada una con sus propias metas. Por ejemplo, si elegís Ferrari, más te vale que ganes, pero si elegís Williams, capaz las metas sean menos exigentes. Así, va a ser tu nivel general el que te permita ir por desafíos más grandes.

RELACIONADO – Games with Gold: Xbox anunció los juegos gratis de agosto

El modo carrera ahora incorpora diálogos donde podés elegir opciones y rolear a tu corredor como quieras. Por ejemplo, podés ser todo un caballero y profesional, o un conductor más agrandado que destaca por su ego. Esto no produce cambios tan grandes en la jugabilidad, pero sí le da un poco de color a las interacciones y al juego. Esto es raro para un juego de este tipo, y es la primera vez que vemos un sistema así en esta clase de juegos, por lo que hay algunas cosas para pulir – sobre todo animaciones, dado que lo que ocurre fuera de la pista no se luce tanto visualmente como lo que ocurre dentro.

La parte más jugosa del juego es, obviamente, la que ocurre sobre el asfalto de las pistas. En los juegos de carreras, se suele sentir que los autos son duros, y que dan una sensación no del todo natural, pero no es el caso de F1 2018. Esto es un mérito doble, dado que hacerlo en un gabinete de arcade o con un joystick de volante es una cosa, pero lograrlo con solo un joystick es merecedor de muchísimos aplausos. El juego simplemente se siente bien, tanto en la vibración como el aspecto visual y auditivo para generar la sensación de velocidad, y es en este aspecto donde le saca vueltas de ventaja a sus competidores. Ninguna vuelta te va a salir perfecta, pero la habilidad requerida parece real y aprender a corregir tus errores sobre la marcha te va a ayudar muchísimo para mejorar tus tiempos.

RELACIONADO: Sony lanza una PS4 azul translúcida para celebrar las 500 millones de unidades vendidas

F1 2018 logra bastante bien lo que nos imaginamos que se siente al estar en la cabina de estos poderosísimos vehículos. Si tenés hardware que te acompañe, es aún mejor, pero el joystick básico de por sí ya aporta muchísima información por medio de la vibración, y además de saber manejar, vas a tener que ser estratégico para juzgar cuánto más podes exigirle a tu coche antes que empiecen a fallar las gomas, por ejemplo. El otro aspecto es la velocidad que empuja al conductor contra el asiento, y bajan el ángulo de la cámara para simular presión. Del mismo modo, los objetos al costado de la ruta aportan lo suyo para generar vértigo, y esto es algo que pocas veces se hace con calidad.

Los jugadores más exigentes querrán apagar todos los sitemas de asistencia para sentir la experiencia completa, que devienen en un juego bastante difícil donde la habilidad es clave. Sin embargo, los jugadores más casuales podrán disfrutar también de una experiencia ultra veloz pero menos demandante gracias a las muchísimas opciones de dificultad dinámica.El juego permite que te metas tanto como quieras para planear cómo se desempeñará tu auto, las gomas que querés usar (tema crucial en la F1 actual), el combustible, y demás, o dejar que la inteligencia artificial se encargue de esto para que solo te dediques a jugar. Lo bueno es que, no importa qué quieras, el juego te va a permitir que la experiencia se ajuste a lo que buscás.

Otro aspecto a destacar es la ausencia de microtransacciones – todo se puede desbloquear con habilidad y paciencia, o una mezcla de las dos. Así, F1 2018 se convierte en un excelente simulador con un modo de carrera que engancha y permite tanto a los novatos como a los más fanáticos poder ocupar la cabina de conductor para sentir la adrenalina de la pista.

Comenta!