Review Cobra Kai – The Karate Kid Saga Continues: golpea primero, pero no tan fuerte

Flux Games Studios presenta Cobra Kai: The Karate Kid Saga Continues, un beat´em up que trata de adaptar la serie de Netflix a los videojuegos. Lo probamos en Nintendo Switch y el resultado no fue el mejor, pero te contamos de qué se trata en esta reseña.

Cobra Kai: The Karate Kid Saga Continues

Cobra Kai: The Karate Kid Saga Continues llegó al mundo de los videojuegos gracias a la adaptación que hizo el estudio indie Flux Games Studios, pero no pegó primero, ni fuerte. Ante exponentes actuales en el mundo de los beat´em up como Streets of Rage 4, el título queda algo tosco y oxidado. Sin embargo, cuenta con cualidades interesantes aunque no innovadoras. ¡Lo testeamos en Nintendo Switch y en esta review te dejamos nuestras sensaciones!

El camino del estudio indie

Flux Games Studios se muestra como una desarrolladora independiente en expansión. En su repertorio tiene juegos como Overkill´s The Walking Dead, Get Over Here, Guts y Trenga, entre otros. La empresa brasilera está ubicada en São Paulo y fue fundada en 2012, fecha desde la cual han creado más de 70 proyectos para varias plataformas. Se autoproclaman como apasionados y les encanta trabajar con propiedades intelectuales (IP) interesantes. Crean juegos que agregan valor, profundidad y diversión.

Dato curioso: se describen como grandes organizadores fiestas y dicen que sus celebraciones a la luz de las velas se han hecho mundialmente famosas. ¿Habrán festejado con este lanzamiento?

Cobra Kai: The Karate Kid Saga Continues

¿La historia se repite?

Como es de esperarse, la trama mantiene la esencia de la serie que Netflix llevó a las plataformas de streaming como exclusiva. Ni bien comenzamos la aventura, nos harán optar por formar parte del dojo Miyagi-Do Karate o del de Cobra Kai. Esto incluirá habilidades específicas basadas en hielo o fuego, respectivamente, o stats que pueden variar como el daño y la salud. Así, se denota cierta libertad en cuanto a lo que en realidad se muestra en TV.
En total, en este beat em up callejero en 3D y con vista lateral, podremos manejar cuatro personajes por bando, que se desbloquearán gradualmente para intercalarlos en los combates. Daniel Larusso, Robby, Sam y Dimitri conforman el equipo de los “buenos”, mientras que Johnny Lawrence, Miguel, Hawk y Tory integran el de los “malos”.

Cobra Kai: The Karate Kid Saga Continues

¡Sin piedad!

Como todo juego del género, la idea es vencer a todos los enemigos que se nos crucen en los 28 niveles que componen el mapa situado en Los Ángeles, solo o con un acompañante en modo cooperativo. Para ello habrá que usar el factor más interesante de este beat´em up: los combos. Se contará con diferentes técnicas para encadenar a gusto: desde la grulla de Larusso y muros o estacas de hielo hasta explosiones o patadas voladoras con fuego, junto a una especial más poderosa. Cuanto mayores sean las secuencias de golpes acertadas, la puntuación conseguida al final de cada instancia será mejor.

RELACIONADO  Review Gnosia: un Among Us con otra receta

Sin embargo, habrá más herramientas para poder superar cada etapa. El entorno se hace crucial muchas veces, ya que podemos impactar a los contrincantes contra estructuras como automóviles o tachos de basura. Además, hay bates de baseball o latas de gaseosa que se pueden emplear como armas, vestimenta que sirve de equipamiento para beneficiarnos en algún aspecto o comida que restablecerá la barra de vida.
La cantidad de adversarios y su dificultad se incrementará conforme nuestro progreso, lo que tornará en algo clave cada decisión que tomemos a la hora de atacar, esquivar o defender.

Cobra Kai: The Karate Kid Saga Continues

Como un bonsai, pero más grande…

Para poder habilitar diferentes técnicas o cualidades, habrá un árbol de habilidades al que se accede mediante el correspondiente dojo. Para ello, se requerirán monedas que se obtienen al cumplir misiones específicas o al derrotar los villanos que se crucen y cuya recompensa varía según su dificultad. Asimismo, es posible mejorar tanto los ataques que poseen individualmente los personajes como su daño, resistencia, salud y más.
Algo parecido ocurre con el dojo, al cual perfeccionaremos gradualmente y sumará otros movimientos aplicables a todo el grupo de pelea.

Cobra Kai: The Karate Kid Saga Continues

Un arte al que le faltó encerado y pulido

Si bien las cinemáticas son más bien al estilo cómic con una gran calidad de dibujo, el juego en sí muestra una animación estilo cel shading que no se destaca. Con aires a la generación pasada, el movimiento de los personajes se nota algo tosco, al punto, en nuestro caso en la Switch, de sufrir lag al momento de usar algún movimiento especial o el entorno para colisionar a los matones. Los escenarios se ven simples, pero eso quizás va más de la mano con el estilo en el que se encasilla el juego.

Los diálogos reflejan el mismo estilo de historieta, con las figuras involucradas en el ya mencionado diseño de sombreado plano, aunque con gesticulaciones repetitivas y algo erráticas. Lo que sí vale destacar es el doblaje de las charlas, que en varios casos está hecho por sus actores originales de la serie. 

¿Cobra Kai como Beat em Up vale la pena?

Cobra Kai: The Karate Kid Saga Continues se queda sin fuerza para los jugadores que no buscan específicamente vivir peleas sumándose al Dojo Cobra Kai como fans de la serie que disfrutarán las referencias, los  personajes y las voces. Dicho esto, los combates escalan en su dificultad y hacen que el desafío sea más que interesante, con muchas variantes para encararlo y obtener las mejores recompensas. El mantener la esencia de la serie de Netflix es otro ingrediente positivo. Pero al jugarlo sentimos que esto ya lo vivimos varias veces y los problemas que sufre visualmente hacen que la experiencia no sea del todo agradable, en comparación a otros exponentes actuales de su mismo género.

FECHA DE LANZAMIENTO27 de octubre 2020
DESARROLLADORFlux Game Studios
DISTRIBUIDORGameMill Entertainment
PLATAFORMASNintendo Switch, PS4, Xbox One y PC

Comenta!