Preview Elden Ring: cómo se siente jugar a este soulsborne de mundo abierto

Elden Ring estrenó su versión de prueba para adelantarnos qué es lo nuevo que FromSoft tiene entre manos y es un proyecto absolutamente único. Te adelantamos los detalles, ¡acá!

From Software, el legendario estudio detrás de Dark Souls, Sekiro y Bloodborne, está listo para su ansiado regreso con el que quizás sea su proyecto más ambicioso hasta ahora. Se trata de Elden Ring, que una vez tiene a Hidetaka Miyazaki a la cabeza escribiendo en un mundo creado por George RR Martin, y si bien vamos a tener que esperar al 25 de febrero de 2022 para jugarlo completo en Xbox One, Xbox Series X|S, PC, PlayStation 4 y PlayStation 5, ya tuvimos acceso a la primer beta cerrada. Esto es lo que tenemos para contarte de las primeras horas de juego tras probarlo en las consolas de nueva generación de Sony.

RELACIONADO  Review Just Dance 2022: La cita de baile de cada año (switch)

Elden Ring es familiar y extraño a la vez, y ni bien arranca la aventura te vas a encontrar con un Souls que rompe convenciones pero construye los cimientos de sus predecesores. En un principio, prácticamente te engaña para parecer un Dark Souls 4 al hacerte elegir una clase cada una con sus estadísticas, atributos, y equipamiento inicial. Una vez que tomás el control de tu héroe o heroína te vas a encontrar con controles similares a lo que estás acostumbrado – R1 y R2 para ataques rápidos o potentes, L2 para usar el escudo, e inventario que activas con cuadrado. El área inicial te guía por un pasillo corto directo a un ascensor que lo tomás y te permite salir de la cueva a un mundo abierto, que es de donde salen casi todas las imágenes del trailer.

En Elden Ring controlas al ‘tiznado’, un héroe o heroína manchado de cenizas que con la ayuda de una doncella y a cambio de la sangre de sus enemigos puede volverse más fuerte. Además de esto, podés ver delgados hilos que salen de los puntos de descanso y te marcan la zona general donde está el próximo fragmento del anillo titular del juego. Como la idea es recuperarlos a todos, podés ir por ahí para progresar… o ponerte a explorar. Sin embargo, este es un mundo peligrosísimo. Por ejemplo, al bajar del primer monte, vimos un enorme guerrero a caballo con armadura que pintó el piso con nuestros sesos. Como no le pudimos ganar, nos fuimos para el costado y nos metimos a un pantano. Matamos un par de bichitos hasta que eventualmente un dragón descendió sobre nosotros y nos calcinó como incendio en un cotolengo.

La cuestión con Elden Ring es que cuando arrancás sos débil. Esto es un Soulslike donde la historia es que nuestro héroe debe sobreponerse a posibilidades cuasi imposibles y sus únicas herramientas son la perseverancia y la habilidad. Así, eventualmente logramos escabullirnos o derrotar algunos enemigos para finalmente conocer a la doncella que nos permite subir de nivel, quien además nos otorgó un caballo para poder viajar grandes distancias… y huir de los peligros que (aún) no podemos enfrentar. Es que el mapa no tiene “misiones”, sidequests, ni nada que se le parezca: es un enorme mundo abierto donde nos sugieren buscar las piezas del dichoso anillo o simplemente explorar a gusto, y si bien en esta prueba cerrada vimos solo una pieza, seguramente el juego completo enfatice aún más este sentido de la curiosidad y hacer las cosas a tu modo.

RELACIONADO  Review Shin Megami Tensei V: Un oasis en el desierto

Uno de los cambios más radicale de Elden Ring con respecto a los Souls es que ahora podés saltar, algo que muchas veces es necesario para moverte por el mapa. No es que vaya a haber secciones de plataforma, pero hay irregularidades en el terreno donde el salto te hace más sencilla la navegación. Además, tampoco vas a tener daño de caídas por lo que la libertad para crear rutas alternativas es aún mayor. Sin embargo, si te atenés al camino principal vas a encontrar un mundo lleno de detalles con fragmentos de ejércitos rotos, campamentos, bestias míticas perdidas como dragones, trolls y demonios, y más. Uno de los momentos más interesantes ocurrió cuando mirando al costado del camino empezó a pasar una procesión con dos gigantes arrastrando un carruaje, y atrás un montón de soldados cansados, diezmados, con un tipo en un caballo que los comandaba, y que prácticamente te hacía preguntarte “¿querés enfrentarlos y ver qué tesoros traen, o preferís conservar la vida?“.

Elden Ring permite personalizar tu build con un montón de variables, y así enfatizar la magia o el daño físico. Por ejemplo, al principio del juego tenés dos pociones azules y dos rojas, para reponer mana y vida respectivamente, pero si jugas como un guerrero y no tenés uso para el mana, podés directamente cargar cuatro pociones de vida. También es posible alterar tu arma con elementos en el campo de batalla y así dotar a tu instrumento de muerte de elección con daño de trueno, cortante, contundente, y demás que se beneficia de distintos modificadores. Es una invitación a experimentar a largo plazo, algo que en la prueba cerrada no tuvimos mucho tiempo de explorar, pero que muestra tanta promesa como tuvo en Dark Souls.

Finalmente, la diferencia más grande con respecto a la saga Souls es que esta vez no hay penalizadores tan duros por morir o cosas por el estilo. Sí, tenés que ir a buscar tus almas o perderlas, como siempre, pero entrar a los modos cooperativos no requiere ítems consumibles ni es necesario que tengas un “cuerpo“. Es más, los jugadores online ni siquiera te pueden invadir y si querés jugar cooperativo o PvP vas a tener que elegir específicamente hacerlo en una de las fogatas donde descansas y subís de nivel. Para bien y para mal, en tu mundo estás solo y vas a jugar a tu ritmo, eludiendo a caballo los peligros que no quieras enfrentar, o yendo de frente para taclear aquello con lo que te sientas capacitado… hasta que llegas a las áreas cerradas.

RELACIONADO  Review Mario Party Superstars: tu y yo a la fiesta, tu y yo... el silencio loco

La primer pieza del anillo se encuentra dentro de una pequeña fortaleza al borde de un risco, y una vez que derrotas al primer boss real del juego, recién ahí podés acceder a ella. Una vez dentro te vas a encontrar con un souls mucho más tradicional, con espacios cerrados, enemigos escondidos a la vuelta de la curva del pasillo, y la exploración usual. Esto convive lado a lado con el mundo de afuera completamente abierto y seguramente debas recorrer muchas áreas así para obtener las piezas del anillo en el juego completo.

En conclusión

Elden Ring quizás se parezca más al primer Zelda de NES que el propio Breath of the Wild. Este es un verdadero mundo abierto, y no una historia lineal en un mapa grande, donde lo que guía tu experiencia es tu propia curiosidad y qué tanto te aferres a tu objetivo. No te vas a encontrar con marcadores de objetivos, puntos del mapa a visitar para desbloquear habilidades, ni cosas por el estilo, sino que es mucho más libre. Si bien la jugabilidad te va a recordar mucho a Dark Souls, del que es un digno sucesor en el sentido más estricto de la palabra, este es un título donde lo que brillan son los detalles, las cosas que puedas encontrar, y la el sentido de asombro o terror que puedas sentir al descubrir algo que puede ser desde un tesoro a un enemigo formidable.

FECHA DE LANZAMIENTO 25 de febrero 2022
DESARROLLADOR From Software
DISTRIBUIDOR Bandai Namco
PLATAFORMAS PC, PlayStation 4, PlayStation 5, Xbox One, Xbox Series X|S

Comenta!