Red Bull juntó a los mejores pilotos de drones del mundo en una carrera épica

A fines del mes pasado se corrió la Red Bull Dr. One en Austria, una espectacular carrera de drones que se destaca por reunir a algunos de los mejores pilotos. Leé los detalles, mirá las fotos, y videos, ¡en esta nota!

El 29 y 30 de septiembre se reunieron en Austria algunos de los mejores pilotos de drones del mundo para un evento único. Red Bull Dr. One es una competición que contó con participantes de 14 países, 18 pilotos en total que se presentaron para demostrar sus capacidades. Las carreras de drones son cada vez más populares en todo el globo, y esto es sólo una muestra más de la importancia que ya tienen y continúan adquiriendo.

La marca Red Bull se trata de velocidad, y con un slogan como “Red Bull te da alas“, es lógico que la compañía mire este tipo de eventos con interés. Así, con el apoyo de la bebida energizante, el autódromo de Spielberg, Austria, fue el escenario de una carrera con algunos de los obstáculos y trayectos más únicos que se hayan visto. Los drones debieron esquivar llamas, cataratas, túneles de viento, y más, y se trató de estrategia y creatividad antes que nada. Cada máquina estaba limitada a 1.5 kg de peso, y al ancho de los obstáculos en el circuito (50 cms.).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

RELACIONADO – Saltando sin parar: Red Bull presentó el Slackline en Buenos Aires

El gran ganador de estos dos días de carreras fue el austríaco, Bastian Hackl. En sus declaraciones, Hackl, dijo: “traté de mantener la cabeza fría al principio, porque empecé después que los demás y me dediqué a seguirlos por el circuito. Intenté presionar más con cada vuelta para alcanzarlos y pasarlos. ¡Haber ganado es increíble!.” El piloto polaco Max Poschwald agregó: “el circuito fue excepcional. Nunca vimos algo así, com fuego, agua y viento, era una locura. La carrera final empezó agresiva, y fue muy intensa, una carrera muy buena.”

Las carreras de drones se encuentran al borde de convertirse en un fenómeno de masas, y el involucramiento de Red Bull potencia todo esto. De a poco, la disciplina se convierte cada vez más en algo que atrae espectadores de todo tipo, y seguramente continuará creciendo con el paso del tiempo. Después de todo, ¿a quién no le atrae la idea de ver pequeñas máquinas desplazándose por el aire a más de 150 millas por hora, no?

Comenta!