Chanchos Gamer aprendieron a jugar videojuegos y dejaron de bañarse

Dicen que los chanchos son los animales más parecidos a los humanos, y este experimento nos muestra cuánta verdad hay en el dicho. Te contamos todos los detalles, ¡acá!

Chanchos

Como adolescentes recién salidos de un ciber a fines de los 90s, un grupo de chanchos gamer de a poco se volvieron más capaces de jugar a los videojuegos en un experimento. Por primera vez en los casi 20 años que llevan investigando este proceso, se publicó un paper en Frontiers in Psychology, donde explicaron el experimento y los resultados. Básicamente, a pesar de que los joysticks y videojuegos están preparados para la anatomía humana, los cerditos podían entender objetivos y completar metas en juegos simples. Sí, los experimentos se ponen cada vez más raros.

RELACIONADO  Lo metieron preso por vender un pokémon hackeado

Lo que pudieron hacer es desempeñarse por encima de la casualidad para dar con objetivos“, explicó Candace Croney de la Universidad de Purdue, principal autora del paper. “Y lo suficientemente bien como para demostrar que tienen una comprensión conceptual de lo que se les pide que hagan“. Es que la investigación siguió las vidas de dos chanchos Yorkshire, Hamlet y Omelet, y dos microcerdos Panepinto, Ebony y Ivory, a medida que movían un mouse en una pantalla de PC. “Nos pedían jugar“, explicó Curtis al Seattle Times en 1997, “quieren salir del corral y subirse a la rampa a jugar“.

Los controles estaban preparados para pruebas con primates por lo que las pezuñas de los chanchos no se adaptaban a su anatomía. Sin embargo, los animalitos decidieron usar su boca y hocico para jugar. Se enfrentaron a montones de desafíos producto de sus limitaciones anatómicas pero claramente aprendieron a usar el joystick, y entender su consecuencia en la pantalla, según los científicos. “Lo más interesante de esto es que los cerdos en este estudio demostraron tener agencia, es decir, la capacidad de reconocer que las propias acciones hacen una diferencia“.

Chanchos

RELACIONADO  Una empresa japonesa te permite comprar máscaras hiper-realistas de tu propia cara

La parte graciosa es que, al igual que el adolescente promedio, a medida que los chanchos aprendían más sobre videojuegos, menos se ocupaban de su higiene personal. Los investigadores llegaron al punto de tener que enseñarles a limpiarse mejor para que el experimento no se convierta en una guardería. Tras concluir con la parte científica, los cerditos fueron adoptados por diferentes familias y, aunque el estudio no dice nada, estamos seguros que frecuentemente desafían a los humanos a partidas de Pong y Space Invaders.

Comenta!