Baterías 4680 de Tesla: qué cambios ofrecen y cuáles son sus diferencias con las baterías de estado sólido

Tesla presentó las nuevas baterías 4680 con mejoras interesantes frente a las baterías tradicionales. Pero, ¿Qué pasó con las baterías de estado sólido?

Con las nuevas baterías 4680 de Tesla y las baterías de estado sólido en desarrollo hace varios años, la industria de la mecánica parece que tendrá cambios importantes en la distribución y fuente de energía en maquinarias y automóviles eléctricos. En esta nota te contamos qué cambios aportará cada tecnología y cuáles son sus diferencias.

Un poco de historia: 40 años de experimentación con baterías de estado sólido

Investigaciones recientes afirman que, a pesar de que la tecnología de las baterías de estado sólido podría lograr mejores tiempos de carga y una mayor eficiencia, todo apunta que su instalación en el mercado será más de nicho que de otra cosa (con mucha suerte). Se trata de una batería que lleva en desarrollo más de 40 años, de la mano de fabricantes como Duracell, y que aún no lograron “dar en el clavo”.

Las baterías de estado sólido se crean con la sustitución del electrolito líquido en las baterías de Li-ion tradicionales por un electrolito “sólido”, de modo que se pueda integrar un ánodo de metal de litio de manera completa, en vez de usar el ánodo de grafito en las baterías tradicionales. Y sí, todo este proceso debería bautizar a las baterías como “Baterías con ánodo de metal de litio”, pero es mejor decirles “de estado sólido”.

RELACIONADO  Xiaomi ahora quiere meterse en el negocio de los autos eléctricos y va por Tesla

Con cuarenta años de desarrollo, si las baterías no llegaron al mercado es porque causan dolores de cabeza en los fabricantes que lograron baterías de estado sólido, pero aún así no pueden garantizar la seguridad en su uso: el litio tiene una propiedad que hace que se adhiera a los puntos altos en lugar de los bajos cuando se deposita en un conjunto de electrodos. De esta manera se forman picos de litio llamados dendritas en el ánodo y conlleva perforaciones en el separador, cortocircuitos y en el peor de los casos, un desbordamiento térmico catastrófico en la batería. En resumen: es una tecnología que puede romper todas las barreras de seguridad de las baterías y causar daños irreparables.

Las baterías 4680 de Tesla son el futuro más cercano de la empresa

Si Tesla, una de las empresas de tecnología más importantes del mundo, integró baterías 4680 en sus automóviles en vez de baterías de estado sólido, es porque esta última aún no ha llegado a buen puerto como para lanzarlas al mercado. No obstante, las nuevas baterías de Tesla implementan cambios significativos en comparación a las baterías tradicionales (conocidas como “AA” o “2170” de la empresa): son más grandes en tamaño, pero también en energía (cinco veces más de almacenamiento de energía) y funcionan con la mitad del costo de baterías tradicionales. La compañía espera producir e integrar las 4680 en automóviles eléctricos durante los próximos años hasta 2030.

Por ahora, con las baterías de estado sólido sin demasiadas posibilidades de instalarse en el mercado próximamente, las nuevas baterías de Tesla parecen la solución más efectiva en términos energéticos para los siguientes años.

RELACIONADO  Tesla: los autos de Elon Musk ahora pueden correr The Witcher 3 en su hardware

Comenta!