Entrevista a Henry Winkler, Gene en “Barry”: “si la temporada 1 te pareció oscura preparate, necesité una linterna para la segunda”

Barry, la serie de HBO arrancó su segunda temporada y uno de sus co-protagonistas, el gran Henry Winkler, habló con Cultura Geek sobre lo que significa para él este papel y por qué cree que ha tenido tanto éxito entre el público. ¡Todo en esta entrevista!

Henry Winkler es uno de los co-protagonistas de “Barry”, la serie de HBO que narra la historia de un sicario (Barry / Bill Hader) que viaja a Los Ángeles por un contrato y se une a una clase de actuación impartida por nuestro entrevistado. Winkler, también conocido como Fonzi en “Happy Days”, se pone en lo más alto de la actuación en la TV actual con un personaje gracioso y arrogante que se roba capítulos enteros y se queda grabado en nuestra memoria. 

Cultura Geek habló con Henry Winkler sobre lo que representa para él estar vigente a los 73 años, y de cuáles son, a su entender, las claves del éxito de esta comedia oscura creada por Alec Berg y el mismo Bill Hader. 

Cultura Geek: La primera temporada de la serie fue un éxito rotúndo. ¿Te esperabas esa reacción por parte del público?

Henry Winkler: No tenía ni idea. Hacés algo creyendo que es lo mejor, das el salto y te encontrás empantanado, el público no lo compra. No lo ven ni lo sienten. Lo único que podés hacer es dar todo, y a partir de allí la situación mejora, y empezás a ganar tracción en esas arenas movedizas.
Pero permítanme decirles, este pantano es espeso y atractivo, y en él crecen
flores que forman un precioso manto colorido, esa es la verdad. Es glorioso.

CG: ¿Qué creés que tiene esta serie que le llegó tan profundo al público?

H.W: Sé exactamente lo que es. Está increíblemente bien escrita, por lo que es original. Incluso, si las historias ya han sido contadas antes, estos dos chicos tienen una visión. Y su visión es clara. El elenco. Seleccionaron a la perfección a cada uno de los integrantes. Nuestros co-protagonistas, los actores invitados, cada uno de ellos es un acierto. Mi clase. Esos niños. No hacen mucho, pero son increíbles. Y volviendo a la visión de los creadores, son libres justamente por ser estructurados.

C.G: Siguiendo con este tema, cuando aceptaste el papel, ¿cuánto estaba escrito y cuánto margen tuviste que te permitiera aprovechar algo de esa libertad?

HW: Mucho estaba escrito y, luego, la forma de interpretarlo es parte del trabajo de actor. Pensaron que él (Gene) iba a ser malo. Que iba a rebajar a los demás. Y a mí me salió un poco diferente. Y se quedaron como “Oh, mira eso”. Se puede hacer de esta manera también. Bueno, “lo escribiremos para Henry” dijeron. Para mí, ése fue uno de los mayores elogios de mi carrera.

C.G: ¿Qué significa tener un papel como este ahora, en esta etapa de tu carrera?

H.W: Es indescriptible. No hay palabras. Hay gente de mi edad, de 73 años, que está sentada en su casa esperando a que suene el teléfono. O que inclusive ya lo ha desconectado. ¡Y aquí estoy yo! También creo que, si no te mantenés activo, si no sos relevante acabás secándote como una pasa. Te colocarán en una caja de cereal. Estaré allí, junto a las Zucaritas.

C.G: Pero, ¿cómo se hace? ¿Cómo te mantenés vigente?

H.W: Con voluntad. Pura fuerza de voluntad. Yo quería algo y no me rendí.
Con tenacidad. Creeme, ése podría ser uno de los principales ingredientes,
aparte de la empatía y la gratitud, para un ser humano. Estoy dispuesto a ser lo suficientemente insolente como para decirlo.

C.G: ¿Y cómo te sentiste por haber sido invitado a una entrega de premios nominado por esta serie?

H.W: Bueno, gané dos premios de cuatro. No está mal. Con el Emmy, incluso dijeron todos los nombres. Yo estaba saludando a Kenan Thompson, quien estaba sentado en la misma mesa y también estaba nominado. Es más, nos estrechamos las manos, porque habíamos trabajado juntos en un espectáculo animado. Entonces dijeron mi nombre, y de pronto me encontré subiendo las escaleras. Y me di cuenta de que, oh Dios, los actores (que entregaban el premio) eran los protagonistas de The Crown, que tanto amé. Me acerqué a ellos y les dije: “déjenme decirles que la segunda temporada…” y entonces me di cuenta de que tenía que hacer un discurso.

No te miento. Yo estaba a punto de comentarles: “oh Dios, en la serie, cuando nos enteramos de tu familia…” y cuando me di la vuelta, vi que me quedaban 37 segundos. Así es que para cuando empecé el discurso, enseguida me dijeron que, por favor, fuera terminando. ¡Termine de una vez! me decían. Y pensé, tengo que mencionar a mi esposa, porque sino la vuelta a casa en limusina va a ser difícil… Así que lo hice. Y desde entonces el Emmy ha estado exhibido en la mesa del comedor. Justo frente a la puerta delantera. Así que, si alguien llega a hacer una entrega, ve el Emmy. Cuando la farmacia me trae el medicamento para el colesterol, el repartidor ve mi Emmy. Si abro la puerta lo suficiente, lo pueden ver.

C.G: Para los que aún no arrancaron la serie y la ven por HBO GO ¿Adónde encontramos a Gene al principio de la segunda temporada? ¿Avanzamos mucho en el tiempo?

H.W: No avanzamos mucho en el tiempo. Pero si la primera temporada te pareció oscura, dejame decirte que necesité una linterna para leer el guión de la segunda. Creo que el tema de fondo es ¿se puede cambiar la naturaleza humana? Y a lo largo de esta temporada, con mi personaje, creo que nos alejamos unos doscientos grados por lo menos… así que todavía quedan unos 160 grados de margen para cuestionamientos. Pero hay que darle un mazazo a lo que se quiere controlar, o nunca sucederá.

RELACIONADO: HBO: cuáles son las cinco mejores series para aprovechar tu suscripción después de Game Of Thrones

C.G: Entonces, ¿qué es lo que Gene quiera cambiar en tu opinión? ¿Y qué es lo que los demás quieren cambiar en él?

H.W: No sé qué querrían cambiar los demás, pero creo que él quiso cambiar a partir de la toma de conciencia de que necesitaba hacerse cargo y asumir su humanidad. Vio que él era en parte un fraude, con la posibilidad de ser profesor, y ahora necesita ver qué es capaz de hacer. Ya sabés, en el mundo real, busca su lugar en el fondo de la lista. Su audición es para ser un extra en el fondo del escenario. Eso es lo que dice el guion. Él quiere presentarles tres opciones diferentes, y los alumnos se lo agradecen. Pero en la clase de actuación, se transforma en la versión masculina de Cleopatra. Sus alumnos prácticamente lo llevan en andas.

RELACIONADO – HBO Upfront: Game of Thrones, Big Little Lies y todo lo que se viene en 2019

C.G: La clase de actuación de Gene y el modo en que presenta Hollywood, ¿te parece que representan con bastante exactitud la realidad?

H.W: Es realista en cualquier estado que se te ocurra, en cualquier ciudad…
siempre hay alguien como Gene. Hay grandes estrellas y actores excelsos que me han dicho: “Yo tuve un maestro así, conozco a ese tipo”. Porque algunos profesores, no sé exactamente por qué, pero creen que pueden sacarte las malas costumbres convirtiéndote primero en un charco de gelatina derretida.

C.G: Bill escribe, dirige y protagoniza la serie; ¿hay muchas personas que puedan hacerlo todo como él?

H.W: Claro que no. Es increíble.

C.G: ¿Cómo es ser dirigido por él?

H.W: Déjame mostrarte. Te lo voy a mostrar. Ahora estás conmigo.
Y estamos hablando. Estoy articulando tus diálogos con la boca. Es lo que él hace. Está tan involucrado que a veces tenemos que decirle: Bill, estás en la escena ahora, no estás en el monitor. Y en nuestro set no hay ningún drama salvo que sea parte del guion. Él es amable, intenso, gracioso. Está atento a cada detalle. Todo lo consensúa con Alec -se consultan todo-. Son un equipo asombroso. Y tan relajado. Alec dirá simplemente sí, cómo no, hagámoslo de nuevo. Bill Hader es increíble. Él es una persona adorable, que me encanta haber conocido. Me encanta tenerlo en mi vida. Él, junto con Alec, me dieron un regalo. 

Comenta!