Review Sniper: Ghost Warrior 3 – Sí a los disparos, no al mundo abierto

Sniper: Ghost Warrior 3 ya está disponible para ponernos en la piel de un francotirador que  dará vuelta el curso de una guerra. Lee nuestra review, ¡en esta nota!

Sniper: Ghost Warrior 3

No todas las guerras se pelean en el frente, y si hay algo que el cine nos enseño es que un francontirador puede dar vuelta una batalla por sí solo. Esa es la fantasía que te permite vivir Sniper: Ghost Warrior 3, un competente simulacro de disparos y algo más… El juego ya está disponible en todo el mundo, y desde acá te contamos sus pros y contras.

Sniper: Ghost Warrior 3 tiene una mezcla entre el clásico y divertido FPS de snipers, y un mundo abierto que por momentos recuerda al fallido Ghost Recon Wyldlands. Este mundo abierto donde el sigilo es siempre la mejor opción pero te permite solucionar situaciones en secuencias de acción a lo Michael Bay te va a hacer acordar a juegos también como Far Cry 3 o Just Cause. La gran diferencia es el énfasis en las mecánicas de francotirador, donde lo mejor del juego es lejos la mecánica de disparos y lo bien que se siente el rifle en tus manos.

RELACIONADO: Sniper Ghost Warrior 3 se retrasa hasta fines de abril

Si bien la mecánica de disparos es excepcional, lo cierto es que este juego no necesitaba ser mundo abierto. Las misiones en sí son bastante lineales y cortas, y generosas con los checkpoints. Esto sería un mejor juego episódico que mundo abierto, porque las misiones están bastante bien hechas y son variadas. Por ejemplo, hay una donde tenés que robar un camión de vino para infiltrar un casamiento, u otra más clásica donde tenés que cubrir a un aliado a la distancia con tu arma. El problema es que, entre misiones, te encontrás con un mundo abierto con objetos para coleccionar, prisioneros para rescatar, y objetivos opcionales para eliminar que no están a la altura del tramo principal. Deja mucho que desear la interacción con el ambiente y algunos detalles que a pesar de ser mínimos, tiran abajo la experiencia. Por ejemplo, si entre misiones, entramos a un campo donde hay obreros trabajando, no es perdonable que a los desarrolladores no hayan notado que absolutamente todos los obreros sean la misma persona. Misma cara, mismo pelo, ropa distinta.

La campaña principal es corta, y sería raro que sus 26 misiones te tomen más de 15 horas de juego, por lo que se aprecia la intención de dotar al juego de más contenido. Sin embargo, este es insípido por momentos, y aunque sea opcional, es molesto tener que viajar de un lado a otro en el jeep cuando la mecánica de manejo dista de ser ideal. Por suerte, hay un sistema de viaje rápido, y cuando te encontrás en el medio de la acción, te olvidás de todos estos pesares.

Lo mejor del juego es lejos la mecánica de disparos. Es genial lograr que el tiro vaya exactamente a donde querés usando herramientas de precisión como contener el aliento (que reduce el paso del tiempo y te pone en cámara lenta), o tener que controlar factores como el viento y la elevación y hasta la distancia del foco de nuestra mira. Cuando el tiro sale bien, se ve la bala en cámara lenta, y el resultado es espectacular. Las secuencias de acción no tienen ese mismo dejo de satisfacción, pero sí son una forma válida de completar misiones cuando los tiros precisos no te salen bien. No es un juego particularmente dificil, pero sí uno que se siente bien al jugar.

RELACIONADO: Sniper Ghost Warrior 3 tendrá su beta abierta para PC

Ghost Warrior flaquea además cuando te das cuenta que no podés interactuar con la mayoría de los objetos en el mundo abierto. Casi todos los autos están cerrados, y no podes tomarlos prestados como en todos los demás games. Vas a manejar el mismo vehículo por toda la campaña, lo mismo con muchos edificios. A la vez, aunque tenés muchos rifles de francotirador, armas de asalto, pistolas y granadas, vas a encontrarte con que ninguna cambia particularmente tu estilo de juego – más todavía si usas mods, casi que podés ganar el juego con tu rifle inicial.

Sniper: Ghost Warrior 3 es por momentos víctima de su propia ambición, y da la sensación de que sería mejor si hubiese tenido el coraje de ser un juego más chico. Los elementos de acción y sigilo son de lo mejor, y te va a hacer sentir un auténtico héroe de acción. Sin embargo, la historia un tanto cliché y lo repetitivo que es  fuera de las misiones principales (más la completa ausencia de multiplayer) hace que muchas veces se sienta que sobra espacio.