Kissenger: el gadget para mandar besos a distancia

Este accesorio para smartphones tiene un propósito bastante particular, con Kissenger podremos enviar besos a distancia a nuestras parejas o familiares. Mirá cómo funciona, acá.

Las relaciones a distancia son difíciles, así sean de pareja o tengamos familiares que viven del otro lado del mundo, y el chat o las conversaciones por video no tienen el mismo efecto que el contacto físico, un abrazo o un beso. Con esto en mente, un grupo de investigadores del laboratorio Imagineering de la Universidad de la Ciudad de Londres creó el Kissenger, un accesorio que detecta la presión de los labios del emisor en una superficie de silicona y la transmite a la del receptor. No es un sustituto muy amigable para el contacto humano (además, por ahora, no funciona con besos de lengua), pero… peor es nada, ¿no?

El Kissenger se… ¿aparea? Bueno, digamos que se acopla a una app de mensajería para conversar con esa persona que está lejos y realizar videollamadas. En las imágenes que se difundieron se ve a una pareja usando la cámara frontal para ver la cara del otro al momento del beso. Por ahora, los prototipos existentes sólo funcionan con iOS y se conectan al puerto de auriculares de nuestro smartphone, pero es de esperar que, si este proyecto tiene éxito, llegue también a Android, no sólo para no dejar a esos usuarios sin besos sino también porque el iPhone 7 ya no cuenta con jack para auriculares.

RELACIONADO: XXX y realidad virtual: Salió la cola robot sexual que hace twerking

Se trata de una idea bastante ingeniosa para reemplazar al contacto entre personas y, aunque tiene muchas limitaciones, es simplemente un paso más hacia la estimulación física a distancia. La mente humana es maravillosa y, además de los besos, una web de entretenimiento para adultos llamada CamSoda (Absolutamente NSFW) creó un programa de sexo oral on demand directo de las actrices al usuario, por medio de un visor de realidad virtual y un simulador especial en ambos extremos.