Review Gran Turismo Sport: volver a empezar a toda máquina

Gran Turismo Sport es la más reciente entrega de la franquicia exclusiva de PlayStation que corta con la numeración para ofrecer algo un poco distinto. Conocé qué tiene de diferente esta versión, ¡en esta nota!

Gran Turismo siempre fue uno de los grandes exclusivos de la marca a la hora de mostrar el poder de su consola y entregar la mejor simulación posible de automovilismo. Gran Turismo Sport es el heredero natural de este impresionante legado, pero que deja de lado la numeración para ofrecer algo ligeramente diferente. Este es, primero y antes que nada, un simulador de carreras exclusivo de PlayStation 4 donde el elemento principal es el online.

Lo primero que va a pasar ni bien arranques el juego es que los gráficos te van a parecer increíbles, y cuando por fin tengas el control de los autos, vas a sentirte un piloto real. Gran Turismo Sport es una belleza por donde lo mires, a pesar de no contar con efectos de clima, o tener (muchos) menos autos que ofertas de la competencia. El modo single-player te va a poner a completar pruebas, escenarios de carreras, carreras de velocidad, y todo tipo de situaciones donde constantemente comparan tu tiempo con el de tus amigos u otros jugadores. El juego técnico está de regreso, y obtener el rango de oro en cada prueba te va a motivar a repetir pruebas hasta que salga todo bien.

RELACIONADO: Gran Turismo Sport lanza el bundle más caro e impresionante

La presentación del juego y la falta de un modo campeonato donde desbloquees autos como siempre ocurrió en la serie Gran Turismo es chocante para los fanáticos. Sin embargo, siendo que este año salieron tantos simuladores de carreras quizás intentar algo diferente no sea una mala idea después de todo. El modo Single Player te va a enseñar qué tiene de diferente este nuevo título , y lo precisa que es su simulación donde el peso, tracción, y tu conducción pesan más que nunca. Sin embargo, si lo que buscabas es algo más tradicional, este juego quizás te deje con las ganas.

Como comentamos antes, el foco del juego está puesto en el modo online, y acá es donde palea todo lo que le falta al modo single-player. Gran Turismo Sport es a los juegos de carrera lo que Destiny 2 es a los FPS – un juego sorprendentemente social donde los creadores proponen actividades rotativas a completar por las mejores recompensas. Las carreras rotan cada hora, e incluso se van a desarrollar grandes campeonatos (el primero arranca el próximo 3 de noviembre), y vas a competir exclusivamente contra oponentes humanos, lado a lado, para demostrar quién es el mejor y el más rápido. Antes de cada evento vas a correr una clasificación que te pone con un grupo de jugadores de tu nivel, aunque tenés que tener tiempo para correr clasificación, carrera, y jugar a la par de otros veintipico oponentes.

Competir contra oponentes humanos hace que las carreras sean generalmente más agresivas, y los choques sean moneda corriente. Gran Turismo Sport tiene un indice de competitividad con el que separa a los jugadores más propensos al vandalismo de los más adeptos a la simulación, pero primero vas a tener que jugar con quien te toque para ganarte tu lugar. Eso sí, si el vándalo sos vos, van a haber repercusiones y tu índice va a ir disminuyendo. Esto está lejos de ser óptimo porque se penalizan las colisiones seas el chocador o el chocado (está como para sacar un seguro de auto con ellos…), por lo que vas a tener que cuidarte permanentemente.

RELACIONADO – Gran Turismo Sport: Porsche confirmó su licencia para el juego

Si por alguna razón no tenés acceso a PS Plus, el juego te da acceso a modo arcade. En este podés disfrutar de las funciones de PlayStation VR, y si a estas le sumás un manubrio, te vas a encontrar con un simulador que sorprende. Es superior en todo sentido a DriveClub VR, sobre todo porque no te hace temblar la cabeza de modo predeterminado. Por lo demás, necesitas estar conectado a internet como si fuera un MMO (que hablando mal y pronto, lo es), y la contraparte es que por suerte la competencia es pareja y amigable, sin hackers arruinando la diversión.

En Gran Turismo Sport hay 17 locaciones de todo el mundo que suman 40 pistas, incluyendo trayectos en reversa. El juego está apuntado al público de los eSports, por lo que es entendible querer recorrer pocas pistas y conocerlas bien para ganar práctica y aprender cómo tomar cada curva de forma óptima. Las pistas oficiales (Willow Springs, Interlagos, Nürburgring, Brands Hatch, Suzuka, y Bathurst) son las más interesantes y las que mejor se ven, llenas de detalles para el fanático. Eso sí, es medio inexplicable que no hayan diferentes horarios o climas para darles variedad. El resto de las locaciones son llamativas, pero de a momentos se sienten poco realistas – a veces demasiado anchas, otras demasiado estrechas, como para promover algún de juego en particular. Eso sí, la autopista de Tokyo se siente hiper-real, aunque es una invitación al caos.

Con respecto a los autos, hay 160 modelos oficiales de 33 marcas, todos reproducidos hasta el más ínfimo detalle, aunque algunos son variaciones de un mismo modelo preparado para diferentes terrenos. A estos se suman los treinta-y-un-poco-más Vision GT, modelos de fantasía que vienen a ser como la realización de la visión de cada compañía, el sumun de lo que aspiran. Se trata de autos con un look futurista que dejan de lado el realismo para mostrar una posible evolución que deleitará a los más adeptos. En contraparte, lo que no hay son modelos retro, y el auto más viejo es recién del 2009. Quizás sea una cuestión de poner calidad en vez de cantidad, pero esta dirección posiblemente no siente del todo bien con los fans históricos de la serie.

Gran Turismo Sport es el simulador más realista del mercado, y cuenta con gráficos, sonido, y jugabilidad de primer nivel en todos los aspectos. Cada detalle en el juego destila pasión por los autos y esto se nota en cada decisión de diseño. Sin embargo, este título no es el equivalente a Gran Turismo 7 que algunos esperaban, en especial por su foco en el modo online. Quienes busquen un juego para coleccionar coches, y llevarlos a montones de diferentes pruebas tendrán que decantarse por algunas de las alternativas, porque GT Sport busca otra cosa: convertir a los simuladores de carreras en una verdadera experiencia online que no debería sorprender a nadie si se vuelve eSport.

Comenta!