Review Ghost of Tsushima Director’s Cut: una versión mejorada, aumentada y expandida

Ghost of Tsushima Director’s Cut nos trae la mejor versión de la aventura del samurai Jin Sakai, y con más contenido que nunca. Conocé todos los detalles, ¡en esta nota!

Ghost of Tsushima Director’s Cut es la versión mejorada, aumentada y expandida del genial juego de 2020 que nos sorprendió a todos con su mundo abierto y guiños al cine de samurai. En este nuevo paquete, el juego relanza para PlayStation 5 con todo tipo de mejoras técnicas en cuestiones de performance y control respecto a la versión de PS4, pero también suma una isla completamente nueva, Ikishima, que está disponible para ambas consolas. En esta, continuaremos nuestra lucha contra los invasores mongoles como una secuela directa de la trama del juego base pero también nos meteremos en un lado muy personal de la historia de nuestro héroe.

RELACIONADO  Review Hades: el roguelike de Supergiant Games ya tiene su versión en Playstation y Xbox y lo probamos

El “Director’s Cut” es un DLC pago, en oposición al multiplayer de Legends que fue absolutamente gratis. Si compraste el juego en PS4 y querés acceso a Ikishima, te va a costar $20 dólares, pero si querés hacer el salto a PS5 desde PS4 y disfrutar todos los beneficios de la nueva generación como performance, uso del Dualsense, carga rápida y demás, te va a costar $10 USD más, un total de $30 USD. Así, podremos visitar una locación que tiene aproximadamente el tamaño de uno de los tres “segmentos” del juego base, y encontrar ahí nuevas armaduras, mejoras, enemigos, campamentos mongoles, y nuevas oportunidades para volvernos más poderosos.

La trama de la invasión mongola continúa, pero esta vez el enemigo no es Khotun Khan, sino una extraña mujer conocida como El Águila. Esta desarrolló un veneno o droga con propiedades alucinógenas que es capaz de doblegar o matar a cualquier persona que lo ingiera, y por eso Jin visitará la isla donde ella y sus mongoles se asentaron. El detalle es que Jin ya estuvo antes en Ikishima – es la isla donde su padre cayó en batalla, y de este modo deberemos continuar defendiendo a la población de los invasores extranjeros pero también hacer frente a situaciones increíblemente personales para nuestro avatar.

Ghost of Tsushima Director’s Cut no viene a cambiar la jugabilidad, sino a darte más contenido del que ya eras fanático. El foco del juego sigue estando en la exploración y combate en tercera persona con cuatro posiciones de ataque para lidiar con enemigos con espadas, con escudos, con lanzas, o brutos. Sin embargo, vas a tener acceso a un nuevo set de habilidades que mejora el combate montado, y vas a poder realizar acciones como cargar a alta velocidad contra tus enemigos al pulsar R1, y así enfrentar a grandes grupos. Se siente super satisfactorio dispersarlos como si fueran palitos de bowling y luego tirarte encima de ellos con tu katana en mano para que sangren como chancho fresco.

RELACIONADO  Preview Back 4 Blood: lo predecible es refrescante y el zombie es una coca fría en verano

La otra novedad es que, por supuesto, como es una nueva isla hay nuevas opciones de personalización y objetos para recoger. Hay más pilares del honor, más bambú para practicar y subir tu resistencia, y más haiku para escribir. Lo más simpático es que Jin empieza a tener más onda con los animalitos de Ikishima, y ahora habrá locaciones donde podés tocar tu flauta para que vengan monos, gatitos, o más animales que son increíblemente adorables. No será Spider-cat, pero no está nada mal. El minijuego para esto implica subir y bajar nuestro dualsense o dualshock 4 y seguir así la melodía de la flauta que nos muestran en pantalla.

Si de algo peca Ghost of Tsushima Director’s Cut es que se siente como una expansión natural del juego base, y si no jugas hace un tiempo o no estuviste con el modo legends, no te vas a encontrar con tutoriales ni nada que te ayude a ponerte al día. Por ejemplo, a nosotros nos pasó que no nos acordábamos qué pose servía contra lanzas, cual contra espadas, y los primeros encuentros con enemigos nos pasaron el trapo. Para sumar a esta sensación justamente hay un nuevo tipo de enemigo, los chamanes, que cantan y hacen que los oponentes no puedan ser “quebrados” con triángulo, por lo que eliminarlos es tu primera prioridad. De no hacerlo, te enfrentas a enemigos que atacan constantemente y la única forma de enfrentarlos es con contraataques en el momento exacto o serán impenetrables.

Del lado técnico lo que tenemos que decir es que el juego no titubea, y anda a la perfección en PlayStation 5, donde lo probamos. El Dualsense aporta lo suyo, y ayuda a sentir el peso de la espada o tensión del arco en momentos clave, que son detalles muy simpáticos, a la vez que oír las voces de las alucinaciones desde tu control genera una sensación de disconfort que funciona a la perfección con lo que plantea el juego. Sin embargo, este juego brilla porque su estilo de arte es impecable, estés en la plataforma que estés, y aunque en PS5 es la mejor forma de experimentarlo por lejos, tampoco te cambia la vida – ya era genial en PS4.

RELACIONADO  Review: Sims 4 Vida en el Pueblo - Tengo una vaaaaaca lecheeeeeeera...

En conclusión

Ghost of Tsushima de Sucker Punch Productions fue una de las grandes sorpresas de 2020 al proponer un triple A de altísima calidad diseñado para homenajear al cine samurai y al gameplay estilo Assassin’s Creed por igual. La nueva Director’s Cut suma contenido que es espectacular, necesario, y de precio apropiado si te encontrás en el grupo de quienes disfrutaron del juego la primera vez, y que no te va a decepcionar si todavía no lo probaste y te interesan estas temáticas. Sin embargo, si bien la nueva Director’s Cut es la mejor forma de experimentar este contenido, especialmente en PS5, no es que sea esencial. Nos encontramos frente a una continuación lógica de todas las cosas que ya había hecho bien la primera vez.

FECHA DE LANZAMIENTO 20 de agosto de 2021
DESARROLLADOR Sucker Punch Productions
DISTRIBUIDOR PlayStation
PLATAFORMAS PlayStation 4, PlayStation 5

Comenta!