Review Final Fantasy XII: The Zodiac Age – ¡El imperio contraataca!

Final Fantasy XII: The Zodiac Age es un remaster del legendario juego de PS2 que muy pronto estará entre nosotros, y que Cultura Geek pudo probar. Repasá todos los detalles que hacen especial a este título y conocé las novedades que vienen con esta edición, ¡en esta nota!

review final fantasy xii: the zodiac age

Final Fantasy XII: The Zodiac Age es uno de los últimos grandes triple A que lanzó para la PlayStation 2, la consola más vendida de todos los tiempos. Esto debería ser más que suficiente para convertirlo en un clásico histórico, pero llegó en un contexto complicado, donde la Xbox 360 ya había lanzado y el mundo esperaba la PlayStation 3. Esto le quitó potencia a un juego que por mérito propio tenía que llevarse al mundo por delante, y este es finalmente el relanzamiento para PlayStation 4 que le hace justicia. En esta edición se recupera la magia que muchos no tuvieron la suerte de vivir, e incluso se la mejora para convertirla en la versión definitiva.

Final Fantasy XII: The Zodiac Age toma lugar en la tierra de Ivalice (correcto, la misma de Final Fantasy Tactics), y cuenta una historia en el reino de Dalmasca, donde los imperios y reinos chocan con facciones rebeldes muy a lo Game of Thrones o Star Wars. La princesa Ashe se acaba de casar, pero su marido cae en combate, defendiendo su reino contra el avance del Imperio. Este ataque, gracias a la traición de Basch, el capitán de la guardia, eventualmente lleva a que la región sea anexada al Imperio, se asesine a su rey, y la princesa se suicide. Esa es la historia oficial – que no necesariamente es tan cierta. La trama mezcla las maquinaciones políticas de muchos personajes y grupos, mientras el equipo de héroes lucha por probar cuán reescrita está la historia, y por liberar a Dalmasca.

RELACIONADO: Final Fantasy XII The Zodiac Age: revelaron la edición de colección

Esta es una historia rara para un Final Fantasy, mucho más “realista”, y con menos seres místicos y amnesia. Sin embargo, y aunque el juego parezca cortado de una tela diferente, aún se juega como un título de la saga. El combate es por turnos, que podés automatizar o controlar a mano (aunque esto último es muy inefectivo) dando prioridades con un sistema de ‘gambits’. Estos establecen reglas para que tus personajes se comporten en situaciones de acción, estilo “personaje 1 ataca al enemigo más débil“, “personaje 2 apoya al lider“, y “personaje 3 cura cuando la vida es menos del 50%”. Si bien al principio parece que el juego se jugara solo, el nivel de estrategia se vuelve mucho más interesante con el paso de las horas, las condiciones se vuelven más extremas, y el jugador se va a tener que mantener en guardia todo el tiempo para no ser aplastado por los villanos.

Final Fantasy XII: The Zodiac Age es un juego de mundo semi-abierto, que salvando un par de barreras naturales, te permite ir a donde quieras, en el momento que quieras. Lo único que te para son poderosos enemigos mucho más fuertes que el jugador que aparecen en el mapa, pero si podés derrotarlos, podés explorar enormes porciones del mapa en la primer hora de juego. Eso sí, el juego se compone más de pequeñas areas interconectadas, largas cuevas que llevan de un mapa a otro, y pueblos esparcidos por todo el juego más que un único mapa enorme tipo Final Fantasy XV. Esto, sumado al componente estratégico y jugabilidad, le da al juego un aire a MMORPG offline que te va a encantar si venís de jugar Final Fantasy XIV o Final Fantasy XI especialmente.

RELACIONADO – Final Fantasy 12: The Zodiac Age ya tiene fecha de lanzamiento

Hasta ahora no revelamos nada nuevo si ya jugaste el juego original, pero lo cierto es que los cambios son muchos – tanto a nivel cosmético y de calidad de vida, como en contenido nuevo. El detalle más obvio son los gráficos en alta definición que hacen que este juego de PS2 pase por título moderno, con banda de sonido reorquestada para darle mayor calidad. Además, como esta versión está basada en Final Fantasy XII: International Zodiac Job System, se podrá asignar un ‘trabajos’ a cada personaje para especializarlo en algo en particular – daño, mejoras, atacar a distancia, ser un tanque, etcétera. La gran novedad en esta edición es que se pueden elegir dos trabajos por personaje, entonces podés hacer que Vaan sea monje y pelee con los puños, pero que también sepa magia blanca para curar. Hay 12 trabajos y 6 personajes principales, por lo que vas a poder probarlos a todos.

Otros cambios incluyen mayor control sobre los personajes no principales que se te unen (por ejemplo, podés modificar sus gambits y que finalmente Vossler ataque a quien vos querés, pero ya no tienen pociones infinitas en el caso de Larsa), y un modo que cuadruplica la velocidad del juego. Esto es ideal si necesitas volver a recorrer un área para ganar un par de niveles o puntos de experiencia, y corta el tiempo de “entrenamiento” que tanto molesta a varios de los jugadores más casuales de JRPGs. Además, como los enemigos se ven en el mapa, es más fácil elegir rutas, o tomar decisiones momento a momento. Finalmente, el último gran cambio es el regreso de “Trial mode“, un modo exclusivo de Japón que te permite luchar a lo largo de 100 peleas seguidas para enfrentarte a los bosses más poderosos del juego, y desbloquear un modo completamente nuevo donde podés jugar la historia principal sin ganar niveles – un desafío puro y duro para los más cebados.

RELACIONADO – Review: Final Fantasy XV Episode Prompto DLC

Final Fantasy XII: The Zodiac Age sigue siendo Final Fantasy XII, pero es la mejor versión del juego lanzado hasta ahora. Gracias a los nuevos agregados no sólo es la versión más completa del juego hasta ahora, sino también la que mejor se ve, mejor se escucha, y es más cómoda para jugar con todas las mejoras de calidad de vida que ofrece. Ya sea que hayas jugado el juego allá por 2006, o lo estés descubriendo ahora por primera vez, te vas a encontrar con un título que es mucho mejor de lo que las reviews de la época marcaron y que cuenta con una historia madura, bastante alejada del drama existencial usual de la saga. Eso sí, Vaan y Penelo siguen siendo insoportables, y por más que el juego insista, son Balthier, Ashe, Basch y Fran quienes se cargan la historia al hombro y te van a mantener al filo del asiento como si de una epopeya fantástica al estilo Star Wars se tratase.

 

Comenta!