Review Dragon Quest Builders 2: un modelo para armar que busca destronar a Minecraft

Dragon Quest Builders 2 es la nueva entrega de la saga de construcción basada en el querido JRPG nipón, y acá te contamos qué tiene de nuevo. Leé nuestras impresiones, ¡en estas líneas!

Dragon Quest Builders 2

La saga Dragon Quest es una de las más queridas del catálogo de Square Enix, y uno de esos JRPGs que esperamos jugar generación tras generación. Sin embargo, en los últimos tiempos, el gigante nipón decidió crear un spin-off basado en la construcción, que ahora tiene su propia secuela. Dragon Quest Builders 2 para PlayStation 4 y Switch nos volverá a permitir recorrer un mundo estilo sandbox, recoger recursos y armar lo que queramos.

¿De qué se trata?

Dragon Quest Builders 2 es un sandbox que se abre paulatinamente, y nos cuenta la historia de un mundo donde gobierna el rey del mal. Controlaremos a un constructor, una disciplina prohibida, que solo vive para hacer felices a las personas. Así, tras un naufragio terminaremos en una isla que deberemos convertir en un reino próspero. El problema: esta casi no tiene recursos, por lo que habrá que viajar a varias otras islas, y traer los conocimientos necesarios para crear este nuevo paraíso.

RELACIONADO – E3 2019: Square Enix presentó Avengers, Final Fantasy VII, Outriders y mucho más

Cuando juguemos Dragon Quest Builders 2, podremos recorrer las diferentes islas, y en ellas recoger recursos usando nuestra maza (el equivalente a la pica en el Minecraft). Combinando, podremos crear objetos que van desde muebles a muros, pisos, y todo tipo de estructuras. A medida que progresemos, los diferentes aldeanos nos pedirán misiones generales, y favores más particulares con los que obtendremos felicidad (sí, literalmente) para subir el nivel de nuestro pueblo y atraer más trabajadores.

Lo que diferencia a Dragon Quest Builders 2 de otros títulos similares de supervivencia es justamente que tiene una trama que ata todo el paquete. El juego, si bien permite exploración desde el primer minuto, desbloquea las recetas a medida que la historia progresa y nos las va dando de forma orgánica para que eventualmente las podamos llevar a nuestro reino. Del mismo modo, las islas se desbloquean cuando cumplimos ciertos objetivos, y cada una de ellas gira en torno a algo diferente. De este modo, se diferencia del primero ya que no hay capítulos, ni perderemos todo cada vez que completemos una sección.

RELACIONADO – Best of E3 2019: Final Fantasy VII es el gran ganador de los Game Critics Awards

El combate

El señor del mal ganó, así que no te sorprendas cuando te encuentres con que los mundos están bastante cargados de enemigos. La cuestión es que nuestro protagonista no es necesariamente un guerrero sino un constructor, pero para eso nos acompaña Malroth. Este es un personaje que perdió la memoria, pero está completamente fascinado por la construcción a pesar de no poder construir nada él mismo.

Sin embargo, no está falta de talentos y nos dará apoyo en combate peleando con un garrote. Este personaje hace muchísimo más daño que nuestro protagonista, y nos enseñará a defendernos de los peligros del mundo al enseñarnos técnicas de todo tipo, además de ser nuestro fan número uno. Con el paso de los niveles podremos construir mejores armas para nosotros y él, trajes, y aventurarnos por caminos más peligrosos en busca de nuevos desafíos. En principio, poco podremos hacer más que confiar en Malroth y repartir espadazos hasta que el enemigo caiga, pero la cosa mejora mucho en el tiempo.

La personalización

Dragon Quest Builders 2 no tiene personaje predeterminado, sino que podremos construir el nuestro. En este sentido, es una pena que haya tan pocas opciones de personalización, y que apenas se reduzcan a sexo, color de pelo (no el peinado), y color de piel, a pesar de que el diseño de personajes de Akira Toriyama se ve más adorable que nunca en este título. Con el tiempo, podremos también conseguir más y mejores ropas para nuestro personaje, pero lo cierto es que este es el único aspecto donde el juego nos deja con gusto a poco.

Más cambios

Otras mejoras respecto al juego original es que en esta versión podremos eventualmente volar sobre montañas o explorar bajo el agua, que da acceso a más lugares para obtener recursos. El otro gran cambio será que, fiel a su esencia de RPG, ahora podremos subir de nivel, que será el requerimiento para equipar mejores armas o armaduras, y ahora no volveremos a comenzar en nivel 1 cada vez que cambiemos de isla.

RELACIONADO – Review Crash Team Racing Nitro-Fueled: ¿qué hay de viejo y de nuevo?

El modo multiplayer

Si Dragon Quest Builders 2 quiere competir contra los Ark, Conan Exiles y Minecraft del mundo, necesita tener multiplayer online. En este modo, nos permitirá reunir a cuatro constructores en línea, visitar una isla vacía y construir juntos. Si les tenés miedo a los trolls, simplemente podés poner la traba de que ciertas cosas sean indestructibles. Eso sí – la campaña se juega solo. Multiplayer offline, por su parte, es solo posible en la Switch, y hay que tener dos copias del juego.

En conclusión

A Dragon Quest Builders 2 le sobra encanto, y la cantidad de cosas que podés hacer está apenas limitada por tu imaginación. La estética es increíble, la historia muy cómica y llena de juegos de palabras, y es fácil recomendar este juego para aquellos que gustan de los sandbox para construir, o juegos para disfrutar en familia.

Ficha técnica

FECHA DE LANZAMIENTO 12 de julio de 2019
DESARROLLADOR Omega Force
DISTRIBUIDOR Square Enix
PLATAFORMAS PlayStation 4, Switch

Comenta!