PUBG le inicia juicio a Fortnite por infringir su propiedad intelectual

PUBG y Fortnite se enfrentan en un battle royale distinto que involucra a la corte de Corea del Sur por un problema de propiedad intelectual. ¿Solo uno quedará en pie? Enterate, ¡en estas líneas!

PUBG batallará en las cortes de Corea del Sur contra Epic Games, donde lo acusa de copiar y robar propiedad intelectual para la creación de Fortnite Battle Royale. Los representantes del primer fenómeno masivo del género explicaron a Bloomberg News que esta es una medida para “proteger sus derechos“. El caso continúa de acusaciones previas donde se indicaba que Fortnite copió detalles que van desde el diseño de armas a la interface.

Ambos juegos comparten una serie de características – por ejemplo, 100 jugadores aparecen en distintos puntos de un mapa y deberán batallar a muerte hasta que solo uno quede con vida. Sin embargo, quedarnos con esto sería como decir que Dark Souls y The Witcher son lo mismo porque recorres el mapa y le pegas a la gente o bichos con espadas. Por su parte, Fortnite cuenta con mecánicas de construcción para que el jugador arme una base y se defienda, mientras que PUBG prioriza la tensión del minuto a minuto.

RELACIONADO – Cultura Geek 346 ¡cobertura Arg Comic Con, entrevista Westworld, Fortnite, Battlefield V, review Han Solo y más!

Fortnite tuvo un excelente 2018 hasta ahora y no para de crecer, mientras que PUBG no solamente está más atrás en la curva, sino que da señas de empezar a caerse, con migraciones de jugadores a otros juegos. Hasta ahora, Fortnite alcanzó el record de ser el juego más visto en Twitch, de acuerdo a TwitchMetrics, y está camino a ser un fenómeno de masas que se mantiene en el tiempo como LoL o Counter-Strike.

El detalle de toda esta situación es que tanto Fortnite como PUBG corren en Unreal Engine de Epic Games. Los desarrolladores en concreto ya vivieron una situación similar cuando los creadores de un juego llamado Too Human les hicieron juicio, también por un problema de assets y el engine, allá por 2008. Epic contestó con una contra-demanda por romper los términos de servicio de su motor gráfico, la cuál ganó, y terminó con que los creadores deban destruir todas las copias del videojuego.

Comenta!