Just Dance World Cup: Turquía se corona campeón por segundo año consecutivo

La Just Dance World Cup, llevada a cabo en París, tuvo a  Umutcan Tutüncü, el concursante turco, como claro vencedor. Este es el segundo año consecutivo que el joven levanta la Copa. Chile y México fueron los dos países latinoamericanos con mejor puntuación.

Turquía volvió a coronarse campeón de la Just Dance World Cup tras una reñida final en el París Esports Arena. Umutcan Tutüncü se llevó el bicampeonato tras vencer en muerte súbita al francés Jordan Boury.

El evento, transmitido en vivo por el canal de YouTube de Ubisoft, contó con la participación de Kimberly Wyatt, integrante de Pussycat Dolls y Zack Reece, coreógrafo de Janet Jackson, quienes oficiaron como los jueces del campeonato. En sus propias palabras, premiaron al competidor que puso toda la pasión en las rutinas de baile ejecutadas.

Los 18 competidores originarios de diferentes partes del mundo se enfrentaron en una doble ronda de eliminación de las que Tutüncü y Boury salieron victoriosos. Si bien fueron eliminados en las rondas preliminares y playoffs respectivamente, la mexicana Ariadna Ramírez y el chileno Pedro Morales tuvieron una destacada participación en el certamen.

La gran final estuvo cargada de energía. Las vibrantes coreografías al ritmo de I’ve Got a Feeling de Black Eyed Peas, Despacito de Luis Fonsi y Daddy Yankee, Footloose de Top Culture y Tumbum de Yemi Alade, fueron el cierre perfecto para la Just Dance World Cup.

Relacionada: Just Dance World Cup: Latinoamérica estará presente en el gran evento de Ubisoft

Cabe destacar que al haber llegado invicto a la gran final, Umutcan tenía un punto extra a su favor, ventaja que lo mantuvo a la cabeza tras conquistar la primera canción de la partida. Sin embargo, Jordan lo venció en los dos siguientes temas con una interpretación apasionada y, en palabras de los jueces, “llena de sensualidad y entusiasmo”, por lo que ambos competidores tuvieron que darlo todo en la pista de baile en muerte súbita con Tumbum. Los ritmos africanos jugaron a favor de Turquía y Tutüncü se alzó, una vez más, con la Copa.

Comenta!