Mads Mikkelsen no era quien la NBC quería como Hannibal Lecter: ¿quiénes podrían haber sido el famoso asesino?

Mientras la NBC quería a John Cusack y Hugh Grant para interpretar a Hannibal Lecter, el productor Bryan Fuller luchó para que fuese Mads Mikkelsen.

Mads Mikkelsen

Fue un papel icónico y es difícil imaginarnos a otro actor en él, pero la verdad es que Sean Connery, Al Pacino, Robert de Niro y Dustin Hoffman fueron considerados, en su momento, para interpretar a Hannibal Lecter en El Silencio de los Inocentes. El papel se quedó en manos de Anthony Hopkins, quien hizo una interpretación realmente icónica, que le permitió ganar un Premio de la Academia. Pero nadie puede decir que lo que hizo Mads Mikkelsen con el personaje no es realmente increíble.

RELACIONADO  La Casa De Papel: la quinta temporada será la última y dejarán de robar

NBC, el villano

Mikkelsen asumió el papel durante las tres temporadas de la serie de NBC llamada Hannibal. Nos mostró una versión seductora y artística de Lecter que, en lo que a nosotros respecta, puede ser la representación definitiva del personaje para las nuevas generaciones. Es difícil, entonces, imaginar a alguien que no sea el actor danés en ese papel, en la serie. Sin embargo, en una reciente conversación con Collider, Bryan Fuller revela que NBC inicialmente no quería que Mikkelsen retome el papel, por no ser alguien que representara a los Estados Unidos.

Mads Mikkelsen

Hubo una discusión sobre a quién íbamos a elegir para Hannibal Lecter, y hubo choques de opiniones sobre lo que una cadena de televisión tradicional querría como protagonista y lo que querríamos como actor para que interpretara a Hannibal Lecter. Creo que NBC quería a alguien que fuera mucho más reconocible, mucho más convencional, mucho más estadounidense, por decirlo de alguna manera”, explica Fuller al sitio. ¿Y a quienes quería NBC para ese rol? A John Cusack y Hugh Grant.

RELACIONADO  Tenet se estrenará en 70 países antes que en los Estados Unidos

Bryan Fuller, el héroe

“Tratábamos con una empresa muy estadounidense, que quería que un actor muy estadounidense vendiera al público estadounidense. Todos los creativos en el programa querían a alguien que fuera la mejor persona para el papel“. Por suerte, Fuller finalmente se salió con la suya, y a las pruebas del éxito se remite. Afortunadamente, ciertas historias sí tienen finales felices.

Comenta!