Don’t Look Up: ¿ficción o una posible realidad? Las similitudes de la película de Netflix con la vida real

Don’t Look Up, la nueva película de Netflix, dio de qué hablar, no sólo por su temática y elenco, sino también por las similitudes y claras referencias a algunos personajes de la vida real. Enterate en ¡esta nota!

Don't Look Up - póster

Se podría decir que la nueva película de Netflix, Don’t Look Up, revolucionó las redes. Protagonizada por Leonardo DiCaprio y Jennifer Lawrence, la comedia satírica de ciencia ficción nos muestra cómo el gobierno de Estados Unidos, los medios y hasta varios usuarios de las redes sociales no le dan la importancia necesaria a la amenaza de un meteorito que destruirá la Tierra. Muchos de los personajes que vemos a lo largo de la película pueden compararse y hasta estar inspirados en alguna personalidad de la vida real. Si no la viste ojo que quizás tenés algún spoiler en este texto.

Los astrónomos Randall Mindy y Kate Dibiansky descubren un meteorito del tamaño del monte Everest que impactará en el planeta Tierra en seis meses, lo que significaría el fin de la humanidad. Ante el ridículo y la indiferencia por parte de la Casa Blanca, los astrónomos comienzan a ir a varios medios para advertir a la humanidad de la gran amenaza que se aproxima. Sin embargo, ni las autoridades, medios o usuarios de las redes sociales les dan la importancia debida al peligro que les espera.

Primero hablemos de la inspiración que tuvo el director de la película, Adam McKay (SNL, Anchorman, The Other Guys, The Big Short, Vice), a la hora de llevar a llevar Don’t Look Up a la pantalla. Mckay juró que escribió el guion (junto a David Sirota) antes de la pandemia y que fue una de las experiencias más raras que tuvo… a pesar de las similitudes.

Hubo un momento en el que me di cuenta de que todo giraba en torno a cómo hemos ensuciado, roto, aprovechado y pornografiado nuestras líneas de comunicación, la forma en la que realmente nos hablamos. Ese fue el momento en el que me dije: ‘Oh, definitivamente tenemos que hacerla’, y escribí a todo el reparto, y todos dijeron: ‘Oh, sí… Ahora más que nunca'”, explicó McKay durante el panel de Deadline Contenders Film: Los Angeles, el 14 de noviembre. “Independientemente de lo que hayas votado, creo que todos tenemos que admitir que ver al Presidente de los Estados Unidos con la idea de ingerir lejía para hacer frente a una emergencia médica es una situación inusual. Cuando eso ocurrió, enseguida mandé un mensaje a mi productor, Kevin Messick, y otro a Leo y Jen dijo: Ok, vamos a hacer esto un poco más loco’“, comentó.

Don't Look Up

A la hora de ver en quién se inspiraron a la hora de darle vida a la Presidenta de los Estados Unidos, Janie Orlean (Maryl Streep), el director dijo: “Tomé un poco de cada uno, así que tienes el traje vacío de Reagan. Tienes al vendedor de coches usados de Bill Clinton… y tienes al peligrosamente poco cualificado George W. Bush. Y luego tienes – yo voté por él, pero como afrontémoslo, Barack Obama (es) terriblemente suave y acogedor con el gran dinero. Y luego, por supuesto, el narcisismo de Trump“.

La presidenta de los Estados Unidos, junto a su hijo Jason (Jonah Hill), quien también es el jefe de Gabinete, representan a los políticos que usan temas importantes y críticos para el futuro de la sociedad para beneficiarse de manera electoral o incluso para ocultar escándalos propios.

Pasemos a otro personaje. En Don’t Look Up, Peter Isherwell (Mark Rylance) es un multimillonario que nos recuerda a otros magnates tecnológicos como Steve Jobs, Mark Zuckerberg o más que nada Elon Musk. Dueño de la compañía de tecnología Bash, Isherwell quiere volar en pedazos el asteroide para sacarle un rédito económico, ya que descubrió que está compuesto por minerales que no abundan en la Tierra. Se introduce en asuntos gubernamentales y se postula como el que puede salvar a la humanidad con su tecnología, pero simplemente quiere tener más plata. Tampoco nos olvidemos de que usa su tecnología para rastrear información personal de quien quiera, hasta tal punto de saber cómo van a morir.

La película de Adam McKay claramente critica el accionar de los grandes medios, el de los políticos, los empresarios megalómanos y también a la sociedad. Pero lo que se puede ver más que nada en Don’t Look Up es como esa situación de ficción puede pasar a realidad si cambiamos la problemática del asteroide por el cambio climático.

El film es una gran metáfora a cómo se trata la problemática del cambio climático. Hay causas y consecuencias claras de esta gran problemática y todavía hay gente que niega que es real o prefiere sacarle provecho para beneficiarse a sí mismo.

Don't Look Up

Con un elenco súper tranqui (léase el sarcasmo), en la película vemos a Leonardo DiCaprio, Jennifer Lawrence, Meryl Streep, Jonah Hill, Cate Blanchett, Mark Rylance, Timothée Chalamet, Ariana Grande y más. Si todavía no la viste, está en Netflix.

Comenta!