Review Assassin’s Creed Oddysey: Como Troya pero sin Brad Pitt

Una de las sagas más icónicas de los últimos 11 años es sin duda Assassin’s Creed, y en Cultura Geek le entramos duro y parejo a su última entrega ¡Entrá y te lee nuestra odisea!

Después de varios problemas debido a las entregas anuales de los ambiciosos títulos de la franquicia Assassin’s Creed, Ubisoft se tomó un respiro para re evaluar dónde estaban con la saga, a donde querían ir, y como querían hacerlo. Y así llegó el excelente Assassin’s Creed Origins que debutó en octubre del año pasado. Ahora un año después de su salida tenemos un nuevo capítulo en la historia de asesinos, templarios, y aquellos que vinieron antes para PS4, Xbox One y PC.

Assassins Creed Odyssey fue anunciado “por accidente” gracias a un llavero de casco espartano varios días antes de su anuncio oficial en el marco de la E3. Obviamente que esto trajo mucho revuelo ya que la compañía que había tomado notas de los problemas que generó con los años volvía a traernos una entrega anual, aunque por supuesto por parte de Ubisoft aclararon que ambos títulos habían sido desarrollados en paralelo por dos estudios diferentes, Origins por Ubisoft Montreal y Odyssey por Ubisoft Quebec.

Ahora que en Cultura Geek finalmente pudimos jugarlo te contamos todo lo que necesitas saber sobre la aventura de Kassandra y AlexiosUno de los primeros puntos a los que hay que referirse tiene que ver con el elefante blanco en la habitación. Sí, en muchos aspectos Origins y Odyssey se parecen pero tras extensas horas de juego podemos asegurar que si bien comparte mucho con la entrega de Egipto, Odyssey agrega y profundiza muchas más cosas. Además esta nueva entrega recoge muchos aspectos que se vieron en otros Assassin’s Creed en el pasado, como el combate naval que se vio por primera vez en Assassin´s Creed 3, o la liberación de distritos vista en Assassin’s Creed Syndicate (aunque de forma bastante diferente y sobre lo que vamos a hablar más adelante).

Un nuevo antiguo mundo

Odyssey nos lleva de viaje por el mundo Griego y como marco histórico nos suelta en medio de la guerra del Peloponeso (431 A.C – 404 AC) que tuvo como protagonistas a la Liga de Delos (con Atenas a la cabeza) y la Liga del Peloponeso (con Esparta a la cabeza), aunque el juego se limita a Esparta Vs Atenas. En medio de este conflicto Kassandra (o Alexios), un mercenario de la isla griega de Kefalonia (Cefalonia) se embarca en un viaje personal que nos va a poner en ambos lados de la guerra según la moneda o la campaña dicten. El juego comienza con Layla Hassan nuevamente como protagonista donde deberemos elegir con que descendiente queremos jugar, Alexios o Kassandra, y está elección no solo va a ser definitiva sino que está integrada a la perfección con la historia, y no es meramente elegir hombre o mujer

Exploración y combate naval

La exploración y el combate naval regresan para Assassin’s Creed Odyssey, y el mapa del mundo griego antiguo no puede ser más perfecto para esta ocasión. Vamos a tener a nuestra disponibilidad las islas griegas y el juego nos invita a explorarlas todas por completo. Además muchos de los NPC que nos encontremos en misiones, o que derribemos explorando el mundo pueden ser invitados a formar parte de nuestra tripulación, y traen consigo mejoras adicionales.

Una experiencia RPG más profunda

Es claro que Assassin’s Creed Origins cambió por completo una formula que con los años había querido volverse un poco más RPG y Odyssey va un paso más allá siendo más parecido más a un Mass Effect o a un Witcher que a otro Assassin’s Creed. Uno de los aspectos que se agregan es la posibilidad de elegir diferentes respuestas que influyen en el desarrollo o desenlace de una misión. Como si fuese un sistema de karma podemos elegir mentir, decir la verdad, o eliminar directamente sin mayores reparos a un individuo pero no sin consecuencias.

Por ejemplo durante una tarea que se nos encomienda tenemos que eliminar una manada de lobos, si en lugar de realizarlo vamos y decimos que la tarea está terminada vamos a perder la quest por nuestra falla en la honestidad.

Así mismo dejar vivir o no a una persona pude tener consecuencias en el futuro, y desde el comienzo del juego se nos informa que muchas acciones van a tener consecuencias incluso si el juego no nos lo dice. No porque las respuestas sean ambiguas sino para apelar a nuestra buena fe recompensándonos o no en base a nuestras acciones, pero sin ser necesariamente blanco o negro. Pero a pesar que en ocasiones los diálogos que podemos elegir para profundizar una conversación u obtener información sobre una tarea nos presentan mucha información nueva, muchas veces repiten cosas que ya van a ser reveladas al seleccionar la opción de dialogo que nos permite avanzar sin contemplar las opciones anteriores.

Ahora no hay solamente elementos que podemos lootear como normalmente y sin consecuencias, sino que si nos acercamos a las pertenencias de algún mercader o dentro de un domicilio, ¡que están marcadas en rojo! en lugar de loot dirá steal, y el robo tiene consecuencias si alguien nos ve. Como ocurría en anteriores entregas de la saga, más concretamente a partir de Assassin’s Creed 2 si alguien nos veía haciendo lo indebido los guardias empezaban a buscarnos. En Odyssey no van a ser los guardias quienes nos busquen sino los mercenarios, que como los Phylakes de Assassin’s Creed Origins rondaran el mapa buscándonos y van a ser bastante duros de combatir. Aunque también podemos eliminar o pagar a quienes piden nuestra cabeza, y olvidarnos de los problemas.

El sistema de Mercenarios

Como el sistema nemesis que debutó en The Lord of the Rings: Shadow of Mordor, Odyssey cuenta con Mercenarios, que como su nombre indica se trata de guerreros que ofician de policía mundial a cambio de valiosos Drachmae (moneda local). A lo largo del juego vamos a encontrarnos con muchos mercenarios repartidos en todo el mundo, y no vamos a identificarlos hasta que no los encontremos explorando. Pero desde el menú vamos a poder ver los mercenarios que hayamos descubiertos y a que “tier” mundial pertenecen, y como nuestros protagonistas son mercenarios también en que categoría estamos nosotros, con el objetivo de subir a lo más alto.

RELACIONADO – Assassin’s Creed Odyssey tendrá mercenarios como los jefes de Shadow of War

A medida que cazamos mercenarios vamos subiendo el nivel de Tier mundial en el que nos encontramos y vamos a poder enfrentar así a enemigos más formidables y peligrosos. Por supuesto podemos no enfrentar a los mercenarios pero implicará que si están en la región y tenemos que eliminar un objetivo o limpiar una zona nos va a buscar en todo momento, lo que puede complicarnos mucho la tarea de infiltración y eliminación. Y como los recursos humanos son finitos trabajar cómodos para eliminar algunos enemigos nos puede significar la diferencia entre el éxito y el fracaso al planificar una vía de escape.

Los objetivos de asesinato

Sí hay algo que no cambia ni va a cambiar, al menos mientras hablemos de esta franquicia, es que vamos a tener que asesinar personas, lo que cambió y mucho es el como obtener nuestros objetivos. Hay varios objetivos que vamos a tener que eliminar a lo largo de nuestra aventura desde objetivos al azar que hay que eliminar a cambio de dinero (no olvidemos que Kassandra y Alexios son mercenarios), u objetivos que están en nuestro camino, y también esos cuya figura es central.

Mucho tiempo pasó desde Masiaf y Al’muahlim asignando nuestros objetivos en Assassin´s Creed y como en Odyssey no hay una hermandad de asesinos nosotros mismos vamos a tener que identificar a nuestros objetivos, buscar pistas ayudando a los locales, e identificar quienes se esconden en las sombras para finalmente eliminarlos.

Será guerra…

El juego nos presenta diferentes tipos de misiones y actividades que van desde simples tareas a misiones secundarias, y principales. pero una de las grandes adiciones a Odyssey tiene que ver con un aspecto presentado previamente en Syndicate.

A diferencia de la liberación de los distritos de Londres por los hermanos Frye en el mundo griego vamos a ir directo a la guerra. Nuestro papel como mercenario puede cambiar en función del flujo de drachmae o el botín. como si de un TEG (juego de mesa de Tácticas y Estrategias de Guerra) se tratara vamos a poder elegir que región atacar o defender y enfrentarnos en combate ocupando un lugar en las filas atenienses o espartanas. Cuando llegamos a una región alguna facción va a tener su control, y cierto grado de control también, y para poder entrar en combate vamos a tener que forzar un poco el clima político en la región eliminando generales o soldados de alto rango, robando las arcas, o quemando suministros.

Una vez desestabilizamos la influencia en la región vamos a poder tomar parte en el combate donde si elegimos atacar la dificultad va a ser mayor pero también mayores las recompensas, mientras que defender siempre va a ser más fácil pero con menos recompensas. El combate es simple ambas facciones tienen una barra que representa la cantidad de soldados que tienen en combate, y a medida que eliminamos guerreros la barra se va reduciendo. Llegar a cero la barra del oponente antes que la nuestra lo haga implica la victoria, en la región.

Este sistema no es meramente para entretener sino que algunas misiones de historia requieren que tomemos parte en uno u otro evento bélico (Como en Assassin’s Creed 3 pero sin forzarnos a un solo bando), incluso vamos a necesitar desestabilizar alguna que otra región para forzar a un objetivo a salir a la luz, o ganar el favor de algún aliado temporal.

Perro viejo y nuevos trucos

Otro de los cambios fundamentales que llegan a Odyssey son las habilidades, si bien algunas de las habilidades son las mismas que las que veíamos en Origins otras son nuevas, como la patada espartana, y en este caso van a reemplazar los ítems.

A diferencia de títulos anteriores no vamos a tener ítems como las bombas de humo, sino que vamos a tener habilidades que se pueden emplear en combate, o para distraer. Para seguir el ejemplo de las bombas de humo una habilidad es tirar una pequeña bomba que deja temporalmente ciegos a los oponentes que nos rodean. Y todas las habilidades tienen cooldown, por lo que no vamos a poder usar repetidamente una habilidad haciendo que pensemos dos veces cuando y como utilizarlas. Además vamos a tener que asignar las habilidades desbloqueadas a un slot que corresponde a alguno de los 4 botones del control (cuadrado, circulo, x, y triangulo en PlayStation4) y que en combate activamos apretando con L1. Por otro lado también vamos a tener habilidades pasivas como utilizar a Ikaro, nuestra águila, para identificar los enemigos en el terreno.

Las 3 ramas de habilidades son Cazador, Guerrero y Asesino y dependiendo de cual rama desarrollemos, además de las partes de armaduras que equipemos van a subir y multiplicar los puntos de combate. Esto acentúa aún más nuestra clase de preferencia, por ejemplo con aumentos en el porcentaje de daño como asesino y desarrollando nuestras habilidades en este aspecto vamos a poder eliminar con un ataque de asesinato a un enemigo mientras que si no tenemos gran daño solo vamos a herirlo (dependiendo de su nivel). Y, si nuestro nivel de cazador y los porcentajes que sumamos son bajos no vamos a infligir mayor daño con el arco aunque tiremos a la cabeza (por supuesto todo depende también del nivel del oponente)

Para finalizar

A pesar de algunos inconvenientes en lo que respecta a los diálogos y a algunos bajones de FPS que sufrimos durante algunos diálogos con NPC, nos encontramos frente al juego más completo de la saga de los asesinos. Si bien toma muchos aspectos de otras entregas los amalgama a la perfección para mantener coherencia con el periodo histórico y ofrecernos un juego muy extenso en todo momento divertido e intrigante que rápidamente hace que las dudas sobre otra anual se disipen ya que se trata de un juego con fuerte identidad propia y que va a encantar a los viejos jugadores y a quienes se acerquen por primera vez.

2 Comments

  1. Gracias man te ganaste un sub 3andy kaufman character tony

  2. Pingback: Review Assassin's Creed Valhalla: te están buscando, matador - Cultura Geek

Comenta!