Científicos recrearon animales extintos con impresoras 3D

Profesores e investigadores de la Universidad de Chicago recrearon a través de impresión 3D de alta calidad, criaturas extintas con todo el nivel de detalle que requieren. Mirá las increíbles obras de arte, en esta nota.

En las ciencias que estudian el pasado como la paleontología, a veces cuesta darse una completa idea de cómo se veían ciertos seres vivos de los que en la actualidad no se encuentran muchos fósiles completos. Hoy en día se utilizan representaciones artísticas en forma de dibujo, renderizadas por computadoras o hasta en esculturas hechas a mano, pero las impresoras 3D le dieron una nueva vuelta de tuerca a esta ciencia y lograron traer al mundo físico algunas de estas extrañas criaturas extintas, para sostener en nuestras manos. Así es como el profesor asistente Dr. Allan Drummond revivió criaturas antiguas en la Universidad de Chicago gracias al uso de impresoras 3D de avanzada.

RELACIONADO: Review Horizon Zero Dawn – Cazar robosaurios a los flechazos

Drummond es un bioquímico investigador de genética humana que tomó interés en los trilobites, unos seres que habitaron nuestros océanos hace unos 250 millones de años y llegaron a diversificarse en más de 17.000 especies, pero que sus fósiles no siempre están completos, y aunque lo estén en huesos, casi nunca incluyen las antenas, cartílagos u otras partes blandas de estos organismos que se perdieron a medida que se fueron fosilizando. Una vez que Drummond se propuso avanzar con la idea de recrear un trilobita tuvo que sumergirse en literatura y foros online para ver la mayor cantidad de tipos posibles para elegir el mejor para su proyecto. Sobre esta etapa Drummond comentó: “Siempre ame los fósiles, pero el momento en el que se transformaron de fosiles a organismo vivos, para mi, fue cuando vi una preparación del Chicago Field Museum. En mi mente los trilobites eran criaturas primitivas planas, pero ver esas preparaciones de nueva generación para el museo me dejó en claro lo no primitivas y lo no planas que eran.”

Entre los distintos tipos que analizó Drummond, terminó eligiendo el Ceraurus, un trilobita que habitó la tierra hace unos 450 millones de años, el cual según él lo eligió porque: El Ceraurus es ideal, tienen unas largas pero substanciales antenas, espinas, una armadura toraxica compleja, y unas bellas curvas. Son una forma de trilobites inconfundible, que aunque llenas de detalles como para exigir una impresion 3D, tienen una forma lo suficientemente solida como para sobrevivir el proceso de creación.” El paso siguiente fue ir dibujando a la criatura con diferentes técnicas para luego moldearla en la impresora 3D. Así fue como primero pasó por dibujo en lápiz, luego por el software Inkscape, y desde allí a generar guías para luego modelar en Blender. “Fue laborioso, un trabajo orientado al detalle de muchas, muchas horas. En varios momentos del proceso me preguntaba para que estaba haciendo esto, y que si no hubeira sido más divertido tan solo leer un libro o mirar un video en youtube al respecto”, dijo Drummond.

RELACIONADO: Ford imprimirá piezas y accesorios de autos en 3D

Cabe destacar que la impresión 3D no se realizó con una impresora típica de uso hogareño, sino que el modelo se realizó con una impresora de la marca Form, que son de las más avanzadas en su tipo, ya que funcionan con un plástico resinoso y láser para lograr detalles impresionantes, luego, una vez que la criatura era lo suficientemente solida, Drummond la hizo pasar por un proceso que le agregó bronce al exterior, y finalmente un toque de plata para los detalles finales que cerraron con un pulido que oxidó los metales para darles los colores rústicos que se aprecian en las fotos. Sobre el resultado final Drummond reflexionó:Estoy muy contento con el resultado, cuando lo sostienes en tu mano prácticamente puedes sentirlo que quiere moverse y puede imaginar a la criatura explorando su mundo, analizando con sus antenas, y buscando presas o pareja.”

Imágenes de Allan Drummond/Instagram y The Fossil Forum. Fuente: Nerdist.