Review Xenoblade Chronicles: Definitive Edition – ahora sí, en su mejor forma

Xenoblade Chronicles: Definitive Edition prueba que la tercera es la vencida, y que ahora sí podemos experimentar la aventura de Shulk como corresponde. Leé el curioso caso de este nuevo exclusivo de Switch, ¡acá!

Xenoblade Chronicles tuvo bastantes problemas a la hora de llegar a occidente, y fue un título aclamadísimo en Japón pero que sus creadores consideraban que no resonaría con las audiencias locales. Cuando la demanda de los fans finalmente lo trajo a la Wii, parecía que ya era demasiado tarde dado que ya había nuevas consolas en el mercado, a pesar que específicamente estaba diseñado para llevarla al límite. Lo intentaron una vez más con la 3DS, pero por impresionante que haya sido el port, tampoco estaba a la altura del mundo que proponía y se merecía más.

Ahora Nintendo posee no solo la única portátil del mercado, sino una de las consolas más exitosas de la generación, y la saga se volvió increíblemente popular gracias a la presencia de Shulk en Smash Bros y el genial Xenoblade Chronicles 2. Por eso, el escenario es perfecto, y Monolith Soft aprovechó la situación para lanzar Xenoblade Chronicles: Definitive Edition. Esta versión es la que los fans se merecían, con el juego visualmente llevado al límite, música regrabada y remixada, montones de mejoras de calidad de vida, nuevos epílogos, y más.

RELACIONADO  Review The Outer Worlds para Switch: el espacio exterior en la palma de tu mano

Xenoblade Chronicles es un RPG de mundo abierto que toma lugar en un mundo creado a partir del duelo de dos titanes, Bionis y Mechonis. Ambos dos terminan su duelo en el oceano donde aún están sus cuerpos en la pose que se mataron mutuamente, y cada uno dio vida a algo diferente – la vida orgánica, y los Mechon, una forma de vida mecánica, que están en conflicto constante. Shulk, nuestro protagonista, vive en un pueblo que es atacado y destruido como todo RPG, pero él se salva gracias al poder de una espada conocida como Monado, y que le da acceso a diferentes habilidades que usará para luchar contra los Mechon.

Así, deberemos recorrer un enorme mundo lleno de locaciones memorables para progresar la trama, cada uno con su estética, objetivos, y música. Si jugaste la versión original o de 3DS del juego, vas a notar que esta nueva no solo se ve mejor sino que hace gala de un estilo de arte que impresiona a pesar de haber salido en el ocaso de la Wii. Los nuevos modelos de personajes son menos clásicamente anime que su secuela, pero mucho más naturales en su movimiento que en el original.

RELACIONADO  Review Maneater: ¿Mami qué tu quiere'? Aquí llegó tu tiburón...

Si jugas más que nada en portátil, vas a notar algunas caídas en la performance, pero solo si la pantalla está muy, muy cargada. Así, vas a notar cosas en fondo que te invitan a salir del camino principal, explorar, y ver que hay montones de secretos ocultos y posibilidades de enfrentar enemigos únicos, obtener puntos de habilidad, o hacer crecer a tus héroes. Si te metés en algo que no podés manejar, siempre podés usar el sistema de fast travel y volver a un área donde estés más seguro, y puedas revivirte o curarte.

Otro factor a tener en cuenta cuando explores este enorme, enorme mundo, es el ciclo de día y noche, o el clima, que regula los enemigos que encontraremos. Cada uno de ellos responde de formas diferentes y no todo lo que encuentres es agresivo u hostíl, pero sabé que si los atacás van a defenderse, y si te pasa eso vas a entrar en combate con un sistema que se parece un tanto a Final Fantasy XII o a algún MMO, donde se generan campos de batalla abiertos donde te movés libremente pero elegís también las acciones desde un menú.

RELACIONADO  Review Mortal Kombat Aftermath: El tiempo vale oro

Cada personaje tiene distintas habilidades como atacar con su arma característica, o usar Arts, comandos especiales con un cooldown que podés usar en batalla para causar daño extra, buffear, curar, y más. Estos son los que mejoras con los puntos de habilidad que obtenes a medida que juegues. Así, a pesar de que tenés acceso a más personajes a medida que los reclutes, vas a poder llevar a tres a combate cada vez para que cumplan distintos roles.

El protagonista, que no tenés por qué usarlo si te cae mal, es Shulk, y suma una mecánica única. Como portador de la Monado, él tiene visiones del futuro y si un monstruo está por liquidar a alguien, podés tomar acción para evitarlo como curarlo con magia, decirles que se corran, y más. Este es un toque maestro de unir jugabilidad y narrativa y es uno de los aspectos más únicos de lo que es un JRPG más que competente.

RELACIONADO  Review Daymare 1998: la remake de Resident Evil 2 que encontró su identidad

En conclusión

Xenoblade Chronicles es aún hoy el más interesante de la saga gracias a sus carismáticos personajes e inspirada historia, y es una compra obligatoria si no lo jugaste en sus versiones anteriores y te gustan los JRPGs. Sin embargo,  por más mundo abierto, táctica, y buena historia que haya, no te vas a encontrar con un juego que enganche si este estilo no es el tuyo porque se permite ponerse indulgente como solo los juegos japoneses saben hacerlo. Si ya eras fan de esta entrega en particular, el contenido nuevo quizás no justifique la compra, pero los remixes de la música, mejoras en performance y gráficos, modelos y texturas… quizás hagan que lo pienses.

FECHA DE LANZAMIENTO 29 de mayo de 2020
DESARROLLADOR Monolith Soft
DISTRIBUIDOR Nintendo
PLATAFORMAS Switch

Comenta!