Review Guardians of the Galaxy: el hijo no reconocido de Marvel y Uncharted

Guardians of the Galaxy, lo nuevo de Eidos Montreal, ya está entre nosotros para visitar el universo Marvel acompañado pero en single-player. Te contamos qué esperar y con qué te vas a encontrar, ¡en esta nota!

En el vacío del espacio, nadie te puede escuchar gritar… pero sí pueden oír cómo ponés Take on Me de A-ha mientras te ponés a liquidar aliens con tus camaradas a tu lado. Desde su debut en el MCU, los Guardians of the Galaxy pasaron de ser personajes no clase B sino clase J, al menos, a algunos de los héroes más queridos y carsimáticos del interminable panteón de Marvel. Por eso, tras el complicado Avengers, Square Enix lo vuelve a intentar con un título que pega un volantazo completo y es la antitesis más absoluta de lo que vimos antes.

RELACIONADO  Review LEGO Marvel Super Heroes: una pieza de colección

El contexto de trabajo conjunto de Marvel y Square Enix hace que sea particularmente útil explicar qué cosa no es Guardians of the Galaxy: no es un juego como servicio online de elegir héroes, comprar pases y jugar para nivelarlos a cada uno durante meses. Estamos frente a un juego pura y exclusivamente single-player donde tomamos el control de Star-Lord, y lo guiamos cual si fuera una especie de Uncharted a lo largo de niveles lineales donde le dispararemos a los enemigos, nos treparemos a plataformas y las cosas se romperán a nuestro alrededor en escenas de acción. Sin embargo, la diferencia clave es que nuestros aliados no nos darán misiones por la radio, o iremos con uno por vez sino que todos los personajes estarán casi siempre a nuestro lado, y así tendremos a Groot, Rocket, Drax y Gamora peleando a nuestro lado y comentando la escena en diálogos bastante cómicos fiel a lo que hoy son los personajes de los cómics y el cine.

El juego se llama Guardians of the Galaxy y no “las aventuras de Star-Lord“, por ejemplo, porque sería un título horrible, pero también porque esta es la historia de un grupo de héroes y sus aventuras. El juego empieza con, cómo no, un trabajo que sale mal y nuestros héroes buscando soluciones a problemas que ellos mismos causaron porque son adorables perdedores. En control de Star-Lord recorreremos los diferentes planetas, estaciones espaciales y naves por los que nos lleve la historia y resolver puzzles con habilidades que vayamos adquiriendo en el juego como botas para un doble salto o pistolas que pueden congelar para detener engranajes en posición. Cada tanto llegaremos a arenas donde nos enfrentaremos a grupos de enemigos o bosses, y donde deberemos abrirnos paso a los disparos mientras nuestros camaradas pelean.

Tanto en los puzzles como en las secuencias de acción tendremos un grado relativo de control sobre nuestros compañeros, y cada  uno tiene una especialidad. Rocket, por ejemplo, es el hacker que le podemos pedir que opere computadoras pero en combate maneja ataques explosivos de área para cuando los enemigos están juntos. Groot puede crear puentes con sus ramas y frenar a enemigos envolviéndolos en follaje. Drax puede levantar cosas pesadas y es un noqueador experto, ideal para bajarles los escudos a los demás. Finalmente, Gamora es la más ágil y letal y puede causar ataques a un enemigo singular por muchísimo daño o colgarse de lugares para cortar cuerdas o ayudarte a que llegues a algún punto difícil de acceder. Cada uno hace las cosas que los viste hacer en las películas y cómics, y aunque el estilo gráfico esté caricaturizado y no se parezca al MCU ni los cómics exactamente, todo se ve de la forma que debería y es perfectamente reconocible – un verdadero triunfo dado que la mayoría del público los conocemos más que nada por su paso por el cine.

Star-Lord puede disparar y hacer ataques melée, pero su trabajo principal es ser el líder de este grupo. Además de dar las órdenes con combinaciones de botones para cada personaje con un cooldown, vas a tener acceso a habilidades especiales estilo empezar a volar con tus botas y repartir tiros o abrir una ráfaga de fuego sobre los enemigos. Sin embargo, esto es Guardians of the Galaxy y nada de eso serviría sin la música. A medida que combatas y vengan los enemigos, se va a ir llenando una barra especial y cuando esté lista podés tocar L1 y R1 a la vez para reunir a tus camaradas para una charla técnica – ¡en el medio del combate! En esta instancia, los personajes van a empezar a bardearse entre ellos y mostrar que son un equipo disfuncional. Tu tarea va a ser elegir entre dos diálogos posibles con límite de tiempo que logre apaciguar las aguas y unirlos. Si sale mal, se te recarga la vida a vos solo y la partida sigue, pero si decís el diálogo correcto, tus camaradas también se recargan la vida y sus acciones, y de fondo empieza a sonar algún temazo de tu walk-man, con todo listo para que tu equipo en su mejor forma haga llover plasma, golpes, fuego y acero sobre tus enemigos. Es increíblemente simpático y funciona a la perfección para remarcar que Peter Quill es el pegamento que mantiene a estos tipos juntos.

Lo que más sorprende de Guardians of the Galaxy es lo bien que está el tono. Los personajes se comportan como si realmente fueran los que conocemos, y aunque no sean ni los del MCU ni los de los cómics, se siente como una historia de ellos. Casi todo el juego se trata de meterte de lugares, o la parte más difícil, salir de lugares tras hacer alguna estupidez impulsiva. Muchas veces, mientras exploras, vas a oir a los demás personajes que hablan y vas a tener opciones para meterte en la charla y responder. Por ejemplo, suponete que Gamora y Rocket pelean por alguna cuestión, vos podés intentar calmarlos, o tomar partido por uno u otro y seguir la charla. Muchas de estas decisiones alteran la historia y se ven reflejadas en cosas que pasan después, pero no te imagines que el juego vaya a volverse algo diametralmente diferente – más bien da color y te hace sentir que participas de la escena en la historia que te quieren contar.

Lineal pero con secretos

Este juego no tiene nada de mundo abierto, y los niveles son tan lineales como puede ser un Uncharted, o como ese primer nivel de Jedi Fallen Order que es quizás el mejor del juego: esto es simplemente una aventura para pasar tiempo con estos personajes en este mundo. El juego hace uso del espacio para esconder secretos tipo piecitas de chatarra que podes juntar para mejorar tus armas y desbloquear perks, pero nada que cambie fundamentalmente la jugabilidad. Además, como Peter puede esquivar con círculo, ni siquiera hay las clásicas barreras para tomar cobertura y alcanza con mantenerte en movimiento para seguir vivo. Sin embargo, cada tanto te vas a encontrar algún caminito paralelo que hace uso de alguna mecánica en particular para ocultar un diario, algún coleccionable, o skins de personaje. Imaginate eso, te dan skins solamente por jugar y encontrarlos, sin comprar ningún pase de batalla – ¡revolucionario!

RELACIONADO  Review Metroid Dread: la "metroidneta" no para de ganar

La historia de Peter Quill es clave y por eso varias veces vamos a ver flashbacks de cuando vivía en la Tierra y cómo era su vida antes de llegar al espacio. Estas escenas son un paraíso para quienes crecieron en los 80s y podés ver su walkman, la pieza del futuro Star-Lord, posters de películas de la época, la relación con su madre y más que ayudan a encariñarte con el personaje. Sin embargo, el juego arranca con los guardianes que ya se conocen desde hace tiempo por lo que no vas a tener que volver a experimentar toda esa parte – sería como un juego de Spider-man donde tenes que hacer que a Peter lo pique una araña y se muera el tío Ben, ya todos sabemos qué pasó, ¡queremos acción, y por suerte nos dan eso!

Las generaciones de hardware son lo de menos

Guardians of the Galaxy no se ve particularmente mejor o peor en consolas de esta generación o la pasada, ni hace cosas remarcables con el joystick DualSense en el caso de la PlayStation 5. Los escenarios son lo suficientemente amplios como para que tengas grandes combates, pero a la vez cosas en el fondo obstruyen la visión y los mapas son lineales por lo que si hay drama con las distancias de dibujo o cosas así, nunca te vas a enterar, el juego está diseñado para no tener que preocuparse por eso. Si notamos un par de bugs como bosses que se volvían invulnerables en alguna etapa del combate al no cambiar de fase o alguna caída a través del piso pero nada es grave, y si algo te interrumpe el progreso alcanza con resetear el checkpoint y volver a jugar el último par de minutos. Esperamos que estos errores mínimos se parcheen para el día de lanzamiento, de todos modos.

Párrafo aparte merece la selección de música del juego que es ni más ni menos que espectacular. En combate, los temas que suenen serán aleatorios, pero entre misión y misión, cuando estemos con los guardianes en nuestra nave, podremos ver la playlist completa y encontrarnos con joyas de los 80s mucho más rockeras que lo que vimos en el MCU. Blondie, Motley Crue, Def Leppard o Billy Idol conviven con Kiss, A-ha, Rick Astley o Tears for Fears. Es una lista que con o sin nostalgia te noquea a pura fuerza de calidad, y el momento que tu tema empieza a sonar mientras masacras enemigos con tu especial es realmente el que todo hace click y sentís que sos uno más de los Guardians of the Galaxy.

En conclusión

Guardians of the Galaxy es la panacea perfecta después de haber pasado por Avengers, y demuestra que Square Enix y Marvel son capaces de crear juntos, y que no necesitamos esperar al próximo Kingdom Hearts para que haya personajes de Disney en un videojuego. Eidos Montreal entendió a la perfección que esto no funciona como un juego de mundo abierto a lo Spider-man ni como un juego como servicio para farmear artefactos para Star-Lord: lo divertido de estos personajes es que bajo cualquier contexto son una bomba de tiempo y sus interacciones son lo que se roba el show. Lo único que un fanático podría querer es pasar tiempo con ellos, ver qué cosas hacen, y en qué clase de quilombos se meten, y lo que tenemos acá es un corte premium sin grasa de una dinámica que ningún otro equipo de superhéroes tiene.

FECHA DE LANZAMIENTO 26 de octubre de 2021
DESARROLLADOR Eidos Montreal
DISTRIBUIDOR Square Enix
PLATAFORMAS PC, PS4, PS5, Xbox One, Xbox Series X|S, Switch vía nube

Comenta!