El primer trasplante de cuerpo completo será en China

El neurocirujano italiano Sergio Canavero suscitó la polémica en la comunidad médica por su proyecto para realizar el primer trasplante de cuerpo completo. Ahora, el doctor reveló nuevos detalles que te contamos, ¡en esta nota!

Hace poco, en una entrevista realizada a la revista alemana Ooom, Canavero había asegurado que los trasplantes de cuerpo completo se harían “en menos de 10 meses” en la ciudad china de Harbin y no en Alemania, como se pensaba hasta ahora. El doctor Xiaoping Ren y su equipo serán los encargados de relizar este trasplante, para el que ya hay “numerosos candidatos“, según comenta Canavero.

También está confirmado que Valeri Spiridónov, un ruso con atrofia muscular espinal, no será finalmente el primer paciente que se someta a esta intervención, cuya mayor complejidad reside en volver a conectar la médula espinal y que el paciente recupere el movimiento del cuerpo y las extremidades.

RELACIONADO – Pure Genius: la medicina y tecnología se cruzan en un nuevo drama

El procedimiento es un problema que ya se resolvió en un experimento realizado con ratones, y cuyos resultados fueron publicados en septiembre de 2016 en la revista científica Surgical Neurology International. El doctor italiano comento que los transplantes de cuerpo completo serán el comienzo de en un nuevo camino en la medicina y dará esperanza a muchas personas. El encargado de anunciar el procedimiento será el doctor Ren en una rueda de prensa en China dentro de dos meses, donde se comunicará la fecha y la hora del trasplante. Se estima que la duración de este procedimiento será menor a 72 horas. A todo esto el doctor Canavero ya está planeando su próximo proyecto: el primer trasplante de cerebro del mundo, que calcula que podrá llevarse a cabo en tres años.


Canavero declaró el año pasado que ya había llevado a cabo un trasplante de cabeza en perros, pero ninguna revista científica ha avalado este hecho. El nuevo experimento sí cuenta con dicha garantía, pero no está tan claro que vaya a ser trasladable a humanos; entre otras cosas, la cabeza trasplantada sólo vivió 36 horas.

Consultado por este hecho el doctor en Neurocirugía Tipu Aziz, del John Radcliffe Hospital de Oxford, declaró a The Times que Canavero había perdido los papeles y que su experimento en ratas “no ofrecía nada nuevo” a nivel científico. “Se hizo en perros en los años 1950 y en monos en la década de 1970. Ambos fueron considerados antiéticos“, concluyó.