Microsoft acusó a Sony de pagar “derechos de bloqueo” para que algunos juegos no estén disponibles en Xbox Game Pass

La pelea que surge de la adquisición de Activision por parte de Microsoft está más fuerte que nunca. Después de que Sony dijera que la compra era una “práctica anticompetitiva”, entre otras cosas, Microsoft redobló la apuesta y la acusó de pagarle a editores para que sus juegos no lleguen al Game Pass.

Si bien la adquisición de Activision por parte de Microsoft todavía sigue en veremos, en estos últimos días diferentes empresas compartieron si consideraban o no que habría una competencia después de que se efectuara la compra. La que más cosas tuvo para decir en contra de esta fusión fue Sony, pero Microsoft no se quedó callado y decidió sacar algunos trapitos al sol.

Hace unos días, el Consejo Administrativo de Defensa Económica (CADE) de Brasil compartió un documento en el que Sony había marcado que la compra de Activision por parte de Microsoft era “anticompetitiva“. El foco (y la preocupación) de la empresa japonesa gira alrededor de Call of Duty y Game Pass, ya que según dijeron “ningún otro desarrollador logró crear una franquicia que pueda rivalizar” con ese juego, el cual “es tan popular que influencia la elección de consola de los usuarios”.

Call of Duty

Además de eso, Sony también definió a la franquicia de CoD como “imprescindible para PlayStation” y que debe ser considerada como una categoría de juegos propia por su relevancia. Ante esto, Microsoft se arremangó y decidió responder y defender su compra ante el regulador de Brasil.

RELACIONADO  Call of Duty con Terminator: cómo es el evento crossover que incluye al T-1000 y al T-800 de Schwarzenegger

Si bien Microsoft aclaró que las declaraciones de Sony no son ninguna sorpresa, la empresa fundada por Bill Gates decidió enfocarse en remarcar que “los jugadores seguirán teniendo acceso a los contenidos de Activision Blizzard, incluido Call of Duty, a través de los canales tradicionales de compra para jugar, como la consola PlayStation“.

xbox Microsoft y Playstation Sony

Relacionado a esto, Microsoft también aseguró que no distribuir juegos como CoD en las tiendas de consolas rivales “simplemente no sería rentable” para ellos y que, en realidad, agregar contenido de Activision Blizzard a Xbox Game Pass aumentaría la competencia gracias al “contenido de alta calidad a costos inmediatos más bajos”.

RELACIONADO  Activision Blizzard perdió millones de jugadores en comparación con 2021, pero sigue contratando desarrolladores para sus estudios

Teniendo en cuenta que los acuerdos de exclusividad han sido una parte esencial de la estrategia de Sony para hacerse fuerte en la industria, y sabiendo que Sony lidera la distribución de juegos digitales, su preocupación ante la posibilidad de que los contenidos de Activision sean exclusivos es como mínimo incoherente”, explicó Microsoft. “Esto sólo revela su miedo a un modelo de negocio innovador que ofrece contenido de calidad a bajo precio a los jugadores, amenazando su liderazgo, más centrado en una única plataforma y sus exclusivas a lo largo de los años”.

Call of Duty Modern Warfare 2

En cuanto al argumento de Sony que sostiene que Call of Duty podría considerarse como una “categoría de juegos por sí misma“, Microsoft señaló que esa conclusión “es simplemente injustificable bajo cualquier análisis cuantitativo o cualitativo”. También agregó que la marca PS también tiene una gran base de usuarios leales, “sin embargo, esto no lleva a la conclusión de que PlayStation, o cualquier producto de marca con consumidores leales, sea un mercado separado de todas las demás consolas”.

Además, Microsoft también sugiere que Sony sobredimensiona la importancia de CoD de manera “radical”, ya que Call of Duty es “solo un juego más dentro de una amplia gama de los títulos más vendidos, muchos de los cuales ni siquiera están disponibles en Xbox por las estrategias de exclusividad de los competidores de Microsoft“.

playstation Microsoft

Pero esto no es nada comparado con lo que se viene. La pelea entre Xbox, de Microsoft, y PlayStation, de Sony, por el público y la mayor cantidad de jugadores llevó a fuertes acusaciones cruzadas sobre derechos de bloqueo y competencia desleal.

La capacidad de Microsoft para expandir Game Pass se ha visto obstaculizada por Sony y su deseo de frenar dicho crecimiento. Sony paga por los derechos de bloqueo para impedir que los desarrolladores agreguen sus juegos a Game Pass y otros servicios de suscripción de la competencia. No quieren que los servicios de suscripción amenacen su dominio del mercado. Se oponen a que nadie desafíe su modelo de negocio”, acusó Microsoft.

xbox

Microsoft dijo mucho más en contra de Sony, incluso remarcó que la compañía japonesa “critica la introducción de nuevos modelos de monetización capaces de desafiar su modelo de negocio“. Sin embargo, suponemos que esta disputa tiene para largo.

Estas acusaciones bastante fuertes tranquilamente podrían venir acompañadas de una respuesta del mismo nivel por parte de Sony. Tendremos que esperar y ver cómo sigue esta gran disputa entre ambas desarrolladoras, las cuales están en plena guerra por liderar la industria de los videojuegos.

Comenta!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.