Review Ghost Recon Wildlands: Bolivia, narcos y un mapa gigante para explorar

Ghost Recon Wildlands, el más reciente título de Ubisoft, está a punto de ser lanzado. Cultura Geek ya pudo probarlo y te contamos todas nuestras impresiones. Conocé más de este título, ¡en esta nota!

Ghost Recon, la sub-franquicia de videojuegos de Tom Clancy, tiene su primer entrada en casi 5 años desde Ghost Recon: Future Soldier.  Esta nueva entrega es Ghost Recon Wildlands, y en oposición a las anteriores, se trata de un juego de mundo abierto donde vas a cumplir una multitud de objetivos. Este título estará disponible en PlayStation 4, Xbox One y PC a partir del 7 de marzo de 2017.

En Ghost Recon Wildlands vas a recorrer una Bolivia alternativa, sumida bajo el control de los carteles de México, y dedicada al tráfico de drogas. La historia del juego puede sonar un poco insultante al país sudamericano, que lo pinta como un paraíso de drogas donde todo vale. Esta desidia en la narrativa también se nota en lo básica que es la historia, que en los primeros minutos ya sabés cuál es tu objetivo final (eliminar al narcotraficante “El Sueño”), pero si sabés pasar este detalle por alto, hay un gran juego por detrás. Cuando estás volando helicópteros, rescatando rehenes y derrotando enemigos, te das cuenta que la historia es una excusa para el gameplay y no una declaración de principios.

RELACIONADO: Bolivia reclama por su representación en Ghost Recon Wildlands

El juego se divide en misiones principales y secundarias, con todo el mundo abierto lleno de marcadores de objetivos. Incluso, mientras vas de objetivo en objetivo pueden pasar cosas en el medio como toparte con patrullas enemigas o las fuerzas de seguridad locales. Podés abordar cada objetivo con sigilo, muy a lo Metal Gear Solid, o repartiendo balas y granadas a lo Rambo – eso queda a discreción del jugador, pero ambas opciones son divertidas y viables. Lo divertido es que el mapa está separado en facciones del cartel de Santa Blanca, y podés trabajar en objetivos chicos estilo debilitar generales para de a poco derrotarlos.
 

Cuando juegues Ghost Recon Wildlands solo, vas a tener 3 compañeros controlados por la computadora que te van a acompañar en las misiones. Aunque son efectivos, se nota mucho que el juego está pensado para jugar con aliados humanos, y por eso ni bien un jugador se te una, los aliados computarizados desaparecen. Vas a poder armar un escuadrón de hasta 4 jugadores que hacen que el juego sea mucho más divertido porque el potencial para el caos se cuadriplica. Además, como podés crear tu propio personaje y personalizarlo con muchísimas opciones, tu personaje es en serio una representación de lo que vos quieras que sea, en su ropa, armas, y hasta estilo de pelo – completamente lo opuesto a la monotonía de The Division.

RELACIONADO – Review: Ghost Recon Wildlands beta – ¡A explorar los paisajes de Bolivia!

Como el juego tiene armas variadas, vas a tener que adaptarte a diferentes situaciones – todas son útiles, pero seguramente muy rápido vas a encontrar preferidas. Sin embargo, vas a necesitar el apoyo de tus compañeros cuando estés atrapado entre francotiradores y sólo tengas una escopeta para defenderte, o estar dentro de un edificio con armas largas. Si preferís un estilo a otro, podés desbloquear nuevas habilidades y proficiencias con puntos de experiencia no sólo con tus armas sino también con tus habilidades pasivas, salud, y más. Estas van a ser particularmente útiles porque el mapa es tan grande que a veces entre objetivo y objetivo vas a necesitarlas para planear tu próximo movimiento.

El detalle a remarcar es la enorme dimensión del mapa en Ghost Recon Wildlands, por momentos parece incluso que le sobrara territorio. Este es uno de los juegos de mundo abierto más grandes jamás creados, tanto así que por momentos el jugador puede desear un poco más de foco. Esto se hace más evidente cuando aparece algún glitch que molesta el correcto desempeño del juego, que claramente no estaría ahí si el mapa fuera más acotado y organizado. Sin embargo, estas son quejas que no opacan los logros de este juego, una auténtica caja de sorpresas donde lo impredecible está a la orden del día. El juego está lleno de detalles, y cosas para que hagas, y si sos de los que siente que el gameplay en cualquier experiencia siempre es rey, te vas a encontrar con una de las mejores experiencias de Ubisoft.